El poder de la prensa en la guerra ruso-japonesa.


El poder de la prensa se manifestó como decisivo en varios momentos de la guerra ruso-japonesa. Veremos el caso de los artículos del Capitán de Fragata Nicolas Klado en el periódico Novoyé-Vrénia y como influyeron en la estrategia naval rusa. ¿Cuál fue el objetivo de esta campaña de prensa? ¿A qué intereses servía el Capitán Klado? El asunto fue muy controvertido en su momento y aún en la actualidad se sigue discutiendo.

El Segundo Escuadrón del Pacifico se encontraba camino de Vladivostock, había partido del Báltico en octubre de 1904. En este momento es cuando el Capitán de Fragata Nicolai Klado publicó, bajo el seudónimo ‘Surf’, una serie de artículos en el periódico Novoyé-Vrénia, que demostraron la fuerza del tercer poder al trastocar la estrategia naval rusa a medio conflicto.

Nikolai Lawrentjewitsch Klado (1862–1919)

Nikolai Lawrentjewitsch Klado (1862–1919) (Fuente : Wikipedia)

Nicolai Klado no era lego en la materia, fue Instructor de Estrategia Naval en la Academia Naval desde 1895. A comienzos de la guerra con el Japón fue nombrado jefe de Estado Mayor de la Flota del Pacifico bajo el mando del Almirante Skrydoff. En septiembre de 1904 fue enviado como asesor, por sus conocimientos de la realidad en Extremo Oriente, a la Escuadra de Rozhensvensky. Embarcado en la flota que iba a dar la vuelta al mundo, fue dejado en tierra en Vigo tras el ‘affaire’ de Dogger Bank. El escribir estos artículos le costó una retirada del servicio de 5 años.

A lo largo de una serie de publicaciones exponía y desarrollaba su pensamiento sobre el planteamiento militar ruso de la guerra. Todo se circulaba alrededor de una sencilla hipótesis:

La estrategia militar rusa no podría alcanzar nunca sus objetivos.

La razón principal eran las pésimas rutas de comunicación de Manchuria que obligaban a los ejércitos rusos ser completamente dependientes del Transiberiano para estar aprovisionados. Las tropas estaban obligadas a estar próximas a la vía férrea, bajo la pena de quedar rápidamente cortas de víveres y de municiones. Por igual razonamiento no se podían lanzar ofensivas nada más que siguiendo éste eje, y los japoneses podrían detenerlas fácilmente simplemente destruyendo las instalaciones del ferrocarril.

Ataque al Transiberiano

Ataque al Transiberiano por tropas japonesas

Para liberar Port Arthur (aun no había sido conquistado por los japoneses) y cazar al enemigo en la Península de Corea era necesario el crear nuevas líneas de suministro utilizando la vía marítima. El rol de la marina era esencial, solamente ella podía desbloquear la situación, permitiendo al ejército pasar a la ofensiva.

Era necesario conquistar el control del mar. Si bien este era un paso previo y, sólo solucionaba una parte del problema. A medida de que el avance se fuera produciendo, los ejércitos rusos deberían de progresar siguiendo la línea de la costa donde se pudiera ir aprovisionando a las tropas. Las líneas de abastecimiento se irían estirando peligrosamente, lo que las haría vulnerables a ataques japoneses (pequeños desembarcos tras las líneas rusas  podrían acabar con el necesario suministro de grandes ejércitos). La marina debería de garantizar la necesaria protección de estas líneas de abastecimiento.

Sería necesario pues, no sólo la destrucción de la flota de combate enemiga, sino ejercer el absoluto control del Mar Amarillo y del Mar del Japón. Con este razonamiento la Segunda escuadra del Pacífico por sí sola no sería suficiente para realizar todas las funciones encomendadas. Sería necesario reforzarla con todas las unidades disponibles.

Flota Rusa en Tsushima

Flota Rusa en Tsushima (Fuente : firedirectioncenter.blogspot.com.es)

La publicación de esa serie de artículos tuvieron una gran repercusión en las altas esferas de San Petersburgo. La presión pública obligó al Gobierno Ruso a formar una nueva escuadra para enviarla a Extremo Oriente. Si bien Klado pensaba en la escuadra del Mar Negro, los tratados internacionales le impedían salir de este mar, por lo que las unidades que la formaron debieron ser las que se encontraban en el Báltico, ya descartadas unos meses antes por Rozhensvensky.

En menos de una semana se tomó la decisión y el 16 de diciembre, se ordenó preparar al viejo acorazado Imperator Nicolai I, al crucero acorazado (verdaderamente era una fragata blindada reformada) Vladimir Monomakh, y a los monitores (buques de defensa costera)  Admiral Seniavin, Admiral Apraxim y Admiral Ouchakoff. Esta fuerza tomó el pomposo nombre de Tercer Escuadrón del Pacifico, y fue puesta bajo el mando del Contraalmirante Nebogatov.

Contraalmirante Nikolai Nebogatov

Contraalmirante Nikolai Nebogatov (Fuente : Wikipedia)

Las publicaciones de Klado siguieron apareciendo con gran repercusión en los periódicos de San Petersburgo. Tras la caída de Port Arthur, centró sus postulados en la inferioridad de fuerzas de la flota de Rozhensvensky frente a la escuadra japonesa y, pregonó la necesidad, más perentoria aún si cabe, de enviar todos los buques posibles a Extremo Oriente. Con el cínico fin de multiplicar los objetivos posibles ante los cañones japoneses y, así dar una mayor oportunidad a los buques capitales rusos.

Klado no consideraba que los buques puestos bajo el mando del contraalmirante Nebogatov fueran la solución a todos los problemas, era consciente de su pobre valor militar. Insistía en que Rusia debía de obviar cualquier tratado que impidiera que la flota del Mar Negro se uniera a las fuerzas en camino.

Acorazado Imperator Nikolai I

Acorazado Imperator Nikolai I (Fuente : Wikipedia)

En sus escritos también se criticaba la posible llamada a puerto de la flota rusa, esta no era una opción viable, pues la humillación que supondría sería superior a la derrota de la escuadra. Una aplicación al ‘estilo ruso’ de la máxima española: ‘más vale honra sin barcos que barcos sin honra’.

La oposición de Rozhensvensky y de varios al tos mandos de la Armada no fue suficiente. El poder de la opinión pública interior y exterior doblegó al Gobierno ruso y, el Tercer Escuadrón del Pacifico fue enviado para encontrarse con el resto de la escuadra y con su trágico destino en Tsushima en mayo de 1905.

Como corolario a esta entrada indicaré que todas estos artículos no fueron impermeables a la marinería, la cual tomó consciencia de que era enviada deliberadamente a la muerte. En estas condiciones las faltas de disciplina se multiplicaron, llegando la dotación del Almirante Nakhimov a amotinarse el 23 de enero.

Crucero Almirante Nakhimov

Crucero Almirante Nakhimov (Fuente : Citiofart)

Si quieres saber más :

  • KLADO, Nicolai. The Russian navy in the Russo-Japanese war. London: G. Bell, 1905
  • PIOUFRE, Gerard. La guerre ruso japonaise sur mer, Nantes: Marines édition, 1999
Anuncios

Un pensamiento en “El poder de la prensa en la guerra ruso-japonesa.

  1. Pingback: La flota rusa en Madagascar | La Guerra Ruso-Japonesa (1904-1905)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s