La batalla de Ulsan (14 de agosto de 1904)


El 11 de agosto de 1904 tres cruceros rusos se encontraban en Vladivostock reabasteciendo y reparando sus averías tras el exitoso raid en la bahía de Tokio <enlace>. Se recibió la noticia de que la flota de Port Arthur había partido para intentar ganar Vladivostock <Enlace> y, junto a esta, la orden de partir a su encuentro. La salida de los cruceros suponía una misión suicida, pues la información recibida era correcta, aunque no completa: la batalla del Mar Amarillo ya había tenido lugar con funestas consecuencias para las armas rusas.

Vladivostok cruisers in 1903. From left to right you have the Rossia, Bogatyr, Gromboi and Rurik  by Valery Shilyaeva

Vladivostok cruisers in 1903. From left to right you have the Rossia, Bogatyr, Gromboi and Rurik by Valery Shilyaeva

La pequeña escuadra estaba aparejada en la tarde del día siguiente (12 de agosto); el Contraalmirante Iessen arboló su insignia a bordo del crucero Rossiya, le acompañaban los cruceros Gromoboi y Rurik. El plan inicial era ir a esperar el encuentro a la altura del Estrecho de Corea, como era probable que Witheft hubiera ya entrado en el mar de Japón, se desplegaron los buques en una linea que abarcara la máxima superficie de exploración posible. Durante el día 13, a 15 nudos y rumbo sur, se escudriñó el horizonte en busca de sus compañeros sin resultado. Al caer la noche se redujo la marcha, se encontraban a la altura de Fousan donde se decidió esperar a la escuadra de Port Arthur.

Durante este tiempo  el vicealmirante japonés Kamimura que volvía de su expedición en el mar Amarillo atravesó el estrecho de Corea. Durante la noche las dos escuadras se cruzaron sin apercibirse, cuando al alba Kamimura descubrió con estupefacción que la flota rusa se encontraba detrás de él. La comparativa de fuerzas estaba a favor de los japoneses que contaban con 4 cruceros acorazados frente a los 3 rusos.

Vicealmirante Kamimura

Vicealmirante Kamimura

Los primeros intercambios de disparos se realizaron a las 0520 a una distancia de 9000 metros, el Idzumo e Iwate concentraron su fuego en el Rurik, el Adzuma en el Rossiya, y el Tokiwa en el Gromoboi.

A las 0545 las escuadras, que siguieron una ruta convergente, se encontraban a unos 5000 metros. Los impactos japoneses se sucedían y comenzaron a desencadenarse incendios a bordo de los buques rusos, debiendo reducir su marcha, sobre todo el Rurik que era el que más sufría.

Batalla de Ulsan

Batalla de Ulsan

A las 0550 Iessen realizó un cambio de rumbo a estribor para ganar distancia, esta maniobra hizo que el fuego de los cuatro cruceros japoneses se concentrara en el Rurik. El crucero ruso se encontraba en un estado desesperado a las 0600 cuando se ordenó un nuevo cambio de rumbo.

A las 0617 la distancia es de 9000 metros y los rusos seguían intentando alejarse de la escuadra japonesa. Kamimura maniobró intentando cortar la linea, cuando el Idzumo recibió un impacto directo que destruyó su torreta de proa, y el Adzuma se distanció. Se produjo un momento de impas en la batalla mientras que los japoneses volvían a tomar su formación.

Durante una dura lucha el crucero Rurik es hundido y otros dos seriamente dañados por nuestro Segundo Escuadrón (autor: desconocido)

Durante una dura lucha el crucero Rurik es hundido y otros dos seriamente dañados por nuestro Segundo Escuadrón (autor: desconocido)

A las 0624 la escuadra japonesa ya se encontraba nuevamente formada con rumbo NW y su mayor velocidad hacía que se recortara rápidamente la distancia, se encontraban a unos 8500 metros cuando se reinició el fuego, concentrado nuevamente sobre el Rurik. En pocos minutos encajó dos proyectiles bajo la linea de flotación y uno de ellos le destrozó el timón, por lo que su velocidad se redujo considerablemente, debiendo de gobernar con las hélices.

Al las 0640 el Rurik se encontraba aislado, y un nuevo impacto lo dejó ingobernable, con su popa prácticamente sumergida y describiendo círculos. Aunque sus cañones no dejaban de disparar. Iessen maniobró de nuevo a las 0643 intentado distraer el fuego enemigo, una maniobra valiente, aunque inútil viendo el estado en que se encontraba en crucero, pues acercaron a las escuadras a menos de 5000 metros.

Cubierta del Rurik en la batalla de Ulsan

Cubierta del Rurik en la batalla de Ulsan

A las 0820 Kamimura recibió el refuerzo de los cruceros (Naniwa y Takachia), Iessen decidió entonces que ya no era posible continuar la lucha, señalando al Rurik que ponía rumbo a Vladivostock con sus dos cruceros restantes.

A las 1000 los cruceros japoneses perseguidores informaron que sus reservas de municiones estaban muy bajas tras 5 horas de combate, mientras que los buques rusos no aminoraban su marcha. Kamimura decidió abandonar la persecución.

A las 1050 el Rurik se hundió, de los 805 hombres de su dotación 625 fueron recogidos por los japoneses.

Hundimiento del Rurik

Hundimiento del Rurik

Si quieres  saber más:

  • PIOUFRE, Gerard. La guerre ruso japonaise sur mer, Nantes: Marines édition, 1999
Anuncios

9 de febrero de 1904: Segundo ataque a Port Arthur.


Al amanecer del 9 de febrero de 1904  ya se encontraban de vuelta las torpederas que habían realizado el primer ataque a la flota rusa anclada en la rada exterior de Port Arthur y que desencadenaría la guerra <enlace>. Togo, almirante japonés, no tenía noticia del resultado del combate por lo que ordenó al almirante Dewa que, con 4 cruceros rápidos, hiciera un reconocimiento del lugar.

Ukiuo-e Ataque a Port Arthur  (Fuente : Massachusetts Institute of Technology © 2006 Visualizing Cultures)

Ukiuo-e Ataque a Port Arthur
(Fuente : Massachusetts Institute of Technology © 2006 Visualizing Cultures)

Sobre las 0800 la pequeña escuadra de observación nipona se encontraba en las proximidades de Port Arthur, y pudo observar como la flota enemiga aún estaba anclada fuera de puerto. Se apreciaban una docena de grandes navíos de guerra, de los cuales tres o cuatro estaban escorados, y uno de ellos parecía hundido. Los rusos no parecían tener otra actividad aparte de los torpederos que patrullaban en las inmediaciones. Dewa comunicó por radio la situación a Togo, manifestando su opinión de rematar el trabajo iniciado la noche anterior. En los planes iniciales japoneses no se contemplaba un segundo ataque, aunque la ocasión era demasiado buena para dejarla escapar. Togo dio la orden :

Rumbo de ataque a las fuerzas enemigas. La victoria o la derrota dependen de nuestra acción. Que cada uno cumpla con su deber.

Acorazado Mikasa

Acorazado Mikasa

Lamentablemente Dewa, hizo sus observaciones a muy larga distancia, y no permaneció el tiempo suficiente para observar que los buques de la escuadra rusa se encontraban con las calderas prestas y aparejando para entrar en combate. Los cruceros Boyarin y Askold. habían sido mandados en descubierta y habían detectado a los buques de Dewa. A las 1015 el mismo Boyarin detectó al grueso de la escuadra japonesa, dando la alarma “El enemigo se aproxima”. Al poco tiempo llegaban noticias del Askold “El enemigo avanza con una gran fuerza”. Los fuertes y los puntos de observación también dieron la alarma. El almirante ruso Stark dio la orden de “formar línea de combate”, y a las 1100 la flota rusa se dirigió directamente contra el enemigo.

El acorazado japonés Mikasa fue el primero en abrir fuego a 8000 metros de distancia, siendo respondido por las baterías de costa, y seguido por el resto de buques. Pronto se desató un nutrido fuego cruzado.

Flota Japonesa en las inmediaciones de Port Arthur

Flota Japonesa en las inmediaciones de Port Arthur

A las 1120 la situación era crítica para los japoneses, su escuadra se dirigía directamente al desastre, adentrándose cada vez más en el rango de tiro de las baterías de costa. Togo decidió dar media vuelta, una maniobra muy peligrosa en esta situación pues exponía su flanco al enemigo. La operación se desarrolló con numerosos impactos, sobre todo en los buques que componían la formación de cruceros acorazados de Kamimura. Al ver que los japoneses les enseñaban la popa, los rusos se lanzaron en persecución del enemigo que huía, aunque al poco tiempo, viéndose fuera de la protección de los cañones de tierra regresaron a su base sin éxito.

bttl-pa

Batalla de Port Arthur (9/2/1904) Fuente: russojapanesewar.cm

 

De vuelta a puerto era el momento de hacer recuento: del lado ruso se habían sufrido 150 muertos, siendo alcanzados levemente los cruceros  Askold, Diana, Bayan y Novik. Del lado japonés hubo 90 muertos y, todos los buques principales fueron tocados aunque ninguno de ellos con daños serios. El resultado pudo haber sido mucho más grave, calificándolo como milagroso por Togo.

Vice almirante Togo

Vice almirante Togo

En resumen, los dos ataques realizados por los japoneses a la base rusa de Port Arthur el primer día de la guerra, no cumplieron su objetivo principal de destruir la flota enemiga, aunque sí la dañaron lo suficiente para conseguir una superioridad temporal en el teatro de operaciones que favoreció las operaciones de desembarco de tropas en la península de Corea.

Si quieres  saber más:

  • PIOUFRE, Gerard. La guerre ruso japonaise sur mer, Nantes: Marines édition, 1999

La toma de la colina 203 y el final de la flota de Port Arthur


A finales de noviembre de 1904 los restos de la flota rusa del Pacífico se encontraban encerrados en Port Arthur, tras la batalla del Mar Amarillo de agosto. Sus medios eran escasos y no disponían ni de capacidad, ni de moral, para enfrentarse a la que se había demostrado como muy superior escuadra japonesa.

Pero un hecho podía cambiar completamente las condiciones en que se estaba desarrollando la guerra en el mar. Una segunda flota rusa había partido del Báltico en octubre de 1904, si esta llegaba a las inmediaciones del mar del Japón, el almirante Togo debería de debilitar la vigilancia sobre Port Arthur para enfrentarse a este nuevo enemigo. Si ambas lograban unirse la supremacía naval cambiaría.

Batalla del mar amarillo

Batalla del mar amarillo

La flota japonesa no estaba completamente reparada después del enfrentamiento de agosto y no lo estaría completamente hasta enero o febrero de 1905. La situación era pues bastante complicada para Togo. El futuro de la guerra pasaba por la rápida rendición de la plaza y la eliminación de los buques que en ella se cobijaban.

Para miles de soldados japoneses esta situación supuso su sentencia de muerte, pues el general Nogi ya no tenía tiempo para economizar vidas humanas. Se debía hacer el trabajo que se había resistido seis meses en apenas dos (el asedio que se inició en mayo de 1904).

Todos los esfuerzos del ejercito nipón se centraron en la conquista de la colina 203, la cual les permitiría tener toda la rada del puerto a sus pies. Los rusos conscientes de la importancia de esta posición no se la iban a ceder gratuitamente, deberían pagar un muy alto precio en sangre.

Colina 203

Colina 203

El 3º Ejercito japonés, reforzado por la 7ª división inició el ataque el 27 de noviembre, pronto se convirtió en una gran carnicería. Tras dos asaltos infructuosos, los japoneses se apoderaron de una trinchera cercana a la cima, la cual consiguieron mantener tras varios contraataques rusos. Los ataques japoneses se reiniciaron en la noche, logrando hacer cima de la que fueron rápidamente desalojados. Cada metro de terreno se peleó con saña, llegando las más de las veces al cuerpo a cuerpo.

A la mañana siguiente se reiniciaron los combates, cada vez más furiosos y sangrientos. Estos continuaron hasta que el 1º de diciembre los japoneses consiguieron una vez más apoderarse de la cima de la colina 203, pero esta vez rechazaron todos los contraataque rusos.

En una trinchera soldados rusos de pié y multitud de japoneses muertos.

En una trinchera de Port Arthur, soldados rusos de pié y multitud de japoneses muertos.

Togo cablegrafió a Nogi:

La flota combinada le presenta sus calurosas felicitaciones por la gran victoria que su Ejercito viene de conseguir tras una lucha encarnizada de una posición a partir de la cual podremos golpear de muerte a la flota de Port Arthur. Le expresamos nuestra profundo respeto por las numerosas pérdidas en oficiales y hombres que ha sufrido.

Port Arthur bajo el fuego de la artilleria japonesa

Port Arthur bajo el fuego de la artilleria japonesa

Los rusos continuaron realizando contraataques que fueron rechazados, hasta que definitivamente abandonaron las posiciones sobre la colina 203 y toda su línea de defensa el 4 de diciembre. Comenzó entonces lo que el ingeniero diseñador del sistema defensivo ruso, y alma de la resistencia, general Kondratenko, denominó la lenta agonía de Port Arthur.

Sobre la cima se estableció un puesto de observación de artillería. En la tarde del 5 de diciembre comenzaron a caer sobre los buques anclados en la rada los primeros proyectiles, su objetivo el acorazado Poltava que fue alcanzado. El 7 fue hundido el Retvizan. El 9 se pudo observar como se encontraban tocados de diversa gravedad el Pobieda, Pallada y Gilyak; el Perestviet era un amasijo de hierros y el Bayan se encontraba en llamas. Sólo estaban más o menos operativos el acorazado Sebastopol y la cañonera Otvashni, que se pusieron al abrigo en la dársena del este, al abrigo de la colina del lobo.

Flota Rusa en Port Arthur

Restos de la flota rusa en Port Arthur

El 9 de diciembre el Sebastopol salió fuera de la rada y se posicionó al abrigo de las baterías del costa fuera del alcance de la artillería japonesa. Se rodeó de redes antitorpedos. Noche tras noche, entre el 9 y el 16 de diciembre, fue atacado por torpederos japoneses, que le lanzaron 98 torpedos, de los que 3 le llegaron a alcanzar sin conseguir hundirlo. De los 30 barcos japoneses que participaron en el ataque 2 torpederos fueron hundidos, así como, indirectamente, el crucero Takasago, que colisionó con una mina mientras cubría los ataques.

El Sebastopol permaneció a flote hasta la rendición de la plaza. El 2 de enero fue conducido a aguas profundas y hundido por su tripulación para no caer en manos enemigas.

Oficiales japoneses tras la captura de Port Arthur

Oficiales japoneses tras la captura de Port Arthur

Existe una película Japonesa sobre este hecho de armas: ‘203 kochi’