Reparaciones de la flota japonesa tras la batalla del mar amarillo.


Tras las batallas navales de agosto de 1904 muchos de los buques capitales de la flota japonesa quedaron bastante tocados. Los ingenieros encargados de las reparaciones tendrían un grave problema si toda la escuadra se presentara para su reparación en un corto periodo de tiempo, es por lo que se solicitó al Estado Mayor que se enviaran en pequeños grupos para evitar el colapso de los talleres.

Daños del Acorazado Mikasa tras la batalla del mar amarillo

Daños del Acorazado Mikasa tras la batalla del mar amarillo

La toma de la colina 203 a principios de diciembre de 1904 terminó con la amenaza de la flota rusa embotellada en Port Arthur, y liberó a la escuadra japonesa que estaba encargada de su bloqueo. Únicamente se dejó una fuerza simbólica compuesta por 7 cruceros, 3 cruceros auxiliares, 5 destructores, 4 torpederos y 9 cañoneras, bajo el mando del almirante Kataoka, con la misión de impedir que la plaza fuera reavituallada por mar y asegurando el apoyo naval del Ejercito. El resto de buques fueron enviados a los arsenales para su puesta a punto en espera de la nueva amenaza para el Imperio que suponía el 2º Escuadrón de Rozhensvensky.

Puerto de Yokosuka en 1904

Puerto de Yokosuka en 1904

Los encargados de la puesta a punto de los navíos enviaron a cada buque donde las reparaciones fueran realizadas en mejores condiciones, teniendo en cuentas los siguientes condicionantes: la importancia del buque en la línea de batalla (criterio principal) y, el tamaño del buque y las averías identificadas. Así los acorazados y cruceros acorazados gozaron de una prioridad absoluta. Solamente dos arsenales disponían de diques lo suficientemente grandes para acoger a estos barcos, por lo que fueron enviados a Kure y Yokosuka. Los navíos con menos averías fueron a Tokyo o Sassebo. Los destructores y torpederos son revisados y reparados en los astilleros de Nagasaki, Takeshiki, Ominato, Kobe o Maitzuru.

Acorazado MIkasa

Acorazado MIkasa

 Los trabajos realizados a cada uno de los buques consistieron en:

  • Les fueron desmontadas las calderas y máquinas para ser revisadas.
  • Sus cañones fueron reparados o cambiados
  • le fueron añadidos nuevos pañoles de munición para aumentar su autonomía de combate

A la salida del astillero se encontraban en mejores condiciones que al comienzo de la guerra. Los obreros, técnicos en ingenieros eran conscientes de lo que estaba en juego, por lo que trabajaron sin descanso, día y noche. Y consiguieron el milagro de reparar una flota en un tiempo record, así como al mismo tiempo fueron capaces de botar tres nuevos destructores, un torpedero y poner en servicio el buque capturado Reshitelny, rebautizado como Akatzuki.

Flota Japonesa camino de Tsushima

Flota Japonesa camino de Tsushima

El 1º de abril de 1905 la flota japonesa al completo se reunió en el puerto de Masampho, solamente el Akashi faltó a la llamada por encontrarse aún en reparaciones en Japón (ya estaría dispuesto y participaría 50 días después en la batalla de Tsushima)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s