La flota rusa en Madagascar


El segundo escuadrón ruso del Pacífico tardó 7 meses en dar la vuelta al mundo que le llevó a su destrucción en la batalla de Tsushima. De este tiempo más de dos meses estuvo fondeado en Madagascar esperando refuerzos y decidiendo cual sería su destino.

A finales de 1904 la flota rusa al mando del almirante Rozhensvensky ya se encontraba de camino al Lejano Oriente. No era una única escuadra sino que, por diversos motivos, había partido escalonadamente y tomando caminos diferentes. Debía pues detenerse en un punto donde confluyeran todos los buques antes de partir hacia su objetivo.

Zinovi Petrovich Rozhestvenski, almirant ruso

Zinovi Petrovich Rozhestvenski, almirante ruso

Inicialmente el almirantazgo ruso había previsto que el punto de reunión fuera la isla de Diego-Suarez, bajo control francés. Se mandaron construir varios almacenes, destacar equipos de mensajería marítima, y se acumularon gran cantidad de pertrechos y materiales. La operación no fue muy sutil, y no pasó desapercibida a nadie. El gobierno francés no queriendo verse inmiscuido en un affaire diplomático con los aliados del Japón (léase Gran Bretaña), prohibió la entrada de cualquier flota de guerra extranjera en este puerto.

Viaje del 2º Escuadrón del Pacifico

Viaje del 2º Escuadrón del Pacifico

Las apelaciones del gobierno ruso a los acuerdos internacionales franco-rusos de 27 de agosto de 1891 y los acuerdos militares de 1893, no tuvieron efecto. Aunque el gobierno francés accedió a que la flota rusa pudiera fondear en Nossi-Bé al noroeste de la isla de Madagascar. La rada era magnifica, y la escuadra podría permanecer allí el tiempo que deseara. Le estaría permitido avituallarse, así como hacer las reparaciones que estimara oportunas, siempre que fuera por sus propios medios (el puerto no disponía ni astilleros ni talleres). De esta forma la neutralidad francesa no se vería comprometida, ya que este puerto no podría nunca considerarse como una base de operaciones permanente.

Monumento a los marinos rusos en Nossi Bé

Monumento a los marinos rusos de la escuadra de Rozhensvensky en Nossi Bé (Madagascar)

Detalle de monumento a los marinos rusos de la escuadra de Rozhenvensky en Nossi Be (Madagascar)

El grueso de la flota rusa dejó el puerto de Angra Pequeña el 17 de diciembre con muy mal tiempo camino de cruzar el Cabo de Buena Esperanza. La tormenta empeoró los días siguientes, llegando a tener olas de 12 metros el 21 de diciembre. Estas penosas condiciones meteorológicas hicieron que de la flota se tuvieran que separar algunos buques camino del abrigo de la costa.

La orden de cambio de puerto de recalada llegó durante la travesía, los problemas que esto suponía eran importantes, no solo por las millas suplementarias de camino, sino porque las cartas hidrográficas del Canal de Mozambique eran bastante imprecisas.

Acorazado Kniaz Souvorov, buque insignia de la flota

Acorazado Kniaz Souvorov, buque insignia de la flota

Rozhensvensky comunicó que utilizaría el Cabo Santa María, en la punta sur de Madagascar, como punto de reunión, y que este hecho fuera comunicado a la escuadra de Felkersam. El grueso de la flota arribó el 29 de diciembre, y poco a poco fueron incorporándose los buques que habían quedado descolgados.

Detalle de ruta de la ecuadra de Rozhensvensky

Detalle de ruta de la ecuadra de Rozhensvensky

El puerto de Santa María carecía de estación telegráfica, por lo que las noticias se conocían a través de los buques de la escuadra que iban llegando o por estafetas que se enviaban al cercano puerto de Tamatave. Los comunicados que recibía el almirante ruso no podrían ser más preocupantes: los informes de inteligencia indicaban que escuadras enemigas habían sido avistadas atravesando el estrecho de Singapur rumbo sur, no se sabía la ubicación de la escuadra de soporte que había partido en noviembre de Libau, los barcos de Felkersam se encontraban en Nossi-Bé realizando reparaciones que los mantendrían inoperativos 15 dias al menos, de los 5 cruceros auxiliares que se esperaban sólo uno había llegado el resto se encontraban en alguna parte del Mediterráneo y la peor de todas fue rendición de Port Arthur y la consecuente pérdida de la escuadra rusa que en él se protegía.

Flota rusa fondeado en Nossi Bé

Flota rusa fondeado en Nossi Bé

La flota rusa dejó Santa María y se dirigió a Nossi-Bé donde llegó el 9 de enero, en los planes iniciales de Rozhensvensky su escala en este puerto sería de 10 días. Estaba autorizado a continuar su marcha sin que se aguardara a la 3º Escuadra de Nebogatov, aunque sí que debería de esperar a la fuerza de soporte que llegaría ‘en seguida’ (realmente llegó el 15 de febrero).

Flota rusa dejando Nossi-Bé

Flota rusa dejando Nossi-Bé

La pérdida de Port Arthur y su escuadra ya no exigía premura, el almirantazgo ruso debió entonces de replantearse su plan de actuación. La estancia en Nossi-Bé de la escuadra se prolongó hasta el 15 de marzo de 1905, cuando dejaron el puerto rumbo este. La flota no estaba al completo pues la escuadra al mando de Nebogatov se encontraba en esa fecha en Djibuti, y no alcanzaría al resto hasta el 8 de mayo en las inmediaciones de la Bahía de Vanfong en la costa de la Indochina francesa.

Nota: Como contemporáneo al presente post sería interesante el conocer los artículos del Nicolai Klado ya relatados hace unos meses El poder de la prensa durante la guerra ruso japonesa.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s