Logística y diplomacia en la vuelta al mundo de Rozhestvensky. Dakar, 30 de octubre de 1904


Vamos a recordar hoy un hecho curioso ocurrido durante la estancia del Segundo Escuadrón del Pacífico en el puerto francés de Dakar. Sucedieron estos hechos en su periplo a lo largo del mundo que llevaría a esta flota hasta el estrecho de Tsushima donde terminaría enfrentándose a la japonesa que la aguardaba.

Durante  este largo viaje, uno de los mayores problemas que tuvo el almirante ruso al mando, Zinovy Rozhensvensky, fue el dotar a su flota de suficiente combustible. Si bien la intendencia rusa había planificado varios puntos de abastecimiento, y había adquirido en países neutrales el carbón necesario para alimentar las calderas de los buques de la flota, el incidente de Hull introdujo una variable que no se había tenido en cuenta, la injerencia del Reino Unido.

Zinovi Petrovich Rozhestvenski, almirant ruso

Zinovi Petrovich Rozhestvenski, almirante ruso

El ataque ruso a los pesqueros ingleses en Dogger Bank hizo que la diplomacia inglesa tomara parte activa en el conflicto entre Rusia y Japón. Comenzó en España durante la recalada de la flota rusa en Vigo y, una vez resuelto el incidente diplomático, Gran Bretaña continuó poniendo el mayor número de trabas posible durante el viaje de Rozhestvensky hasta el Mar Amarillo.

Lo ocurrido durante  la recalada de la flota rusa en Dakar se encuadra en este punto de la historia. La actuación del almirante ruso es muy curiosa, típica de una época donde el derecho internacional no era más importante que encontrarse al mando de 5 acorazados prestos para el combate.

Durante su camino hacia el Lejano Oriente, Rozhestvensky dividió su flota al llegar a Tánger. La mayor parte de los buques le acompañaría tomando el camino de circunnavegación de África. Junto al Kniaz Souvorov, donde izaba su bandera el almirante, irían el resto de acorazados (Alejandro III, Orel, Borodino y Osliabia), tres cruceros bajo el mando del contralmirante Enkvist (Najimov, Aurora y Donskoi), seis transportes (Kamchatka, Anadir, Meteor, Korea, Malaya y Rus), el buque hospital Orel y el transporte frigorífico francés Esperance. Bajo el mando del contraalmirante Felkersam quedaron los buques menos fiables de la flota que tomarían camino a través del canal de Suez. Formaban esta pequeña escuadra los viejos acorazados costeros Sissoi Veliki y Navarin, tres cruceros ligeros (Svetlana, Zhemchug y Almaz) y varios torpederos.

Viaje del 2º Escuadrón del Pacifico

Viaje del 2º Escuadrón del Pacifico

El 30 de octubre, día del 56 cumpleaños de Rozhestvensky, la escuadra rusa arribaba al puerto de Dakar. Allí le esperaban 10 vapores alemanes con 30,000 toneladas de carbón (en las bodegas de los grandes acorazados no quedaban más de 400 tn.)

El día comenzó bien, por la mañana se recibió a bordo al gobernador de la plaza, quien se mostró muy amistoso y complaciente. Pero al caer la tarde se empezaron a torcer las cosas, una nueva visita del máximo responsable francés no traía buenas noticias. Se había recibido un cable de Paris por el que se ordenaba que la flota rusa no podría aprovisionarse en las instalaciones del puerto. La diplomacia británica se movía rápidamente tras el incidente de Hull y amenazaba al resto de potencias con una violación de la neutralidad en caso de facilitar el trayecto a los rusos.

Flota del Báltico en Singapur

Flota del Báltico en Singapur

Ante el contratiempo de ver impedido su reaprovisionamiento, el almirante expresó su sorpresa – ¡Francia y Rusia eran aliadas! -. El francés se defendió con la consabida excusa de que sólo cumplía las órdenes de París, añadiendo que no tenía personalmente nada en contra de Rozhensvensky y su escuadra.

La respuesta del almirante ruso no tiene desperdicio:

Entonces nos entenderemos. Usted obedece las órdenes de Paris y yo cumplo con las instrucciones de San Petersburgo. Seguiré cargando carbón hasta que sus baterías costeras me lo impidan.

Sorprendido el gobernador francés contestó:

Su excelencia sabe que no tenemos baterías costeras en Dakar

En cuanto el gobernador abandonó el Kniaz Souvorov, Rozhestvensky dio la orden de comenzar a cargar carbón. La tarea llevó diecinueve horas, bajo un calor sofocante.

Flota del Báltico en Madagascar

Flota del Báltico aprovisionándose en Madagascar

En el informe enviado por el servicio de espionaje británico en Dakar, se informaba detalladamente de las actividades realizadas por la flota rusa en la plaza, así como de las actuaciones de las autoridades francesas, las cuales no habían tomado “ninguna medida eficaz” para impedir el reabastecimiento de la escuadra rusa. Se detallaban las cantidades de carbón que en cada uno de los barcos se cargaron, aunque no se pudo averiguar el siguiente punto de encuentro con los transportes, Este sería la desembocadura del rio Gabón donde la flota rusa llegó el 13 de noviembre de 1904.

Nota: En este suceso sigo a Pleshakov en su libro La ultima armada del zar. En otras fuentes no lo narran igual. Semenov y los que siguen los relatos de sus memorias indican que el director del puerto francés les autorizó a permanecer en Dakar el plazo de 24 horas (lo que marcaba por el derecho internacional), lo que aprovecharon para reabastecerse sin dar más indicaciones.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s