La Compañía de Maderas del Ya-lú. Su influencia en el estallido de la guerra


Hace unos meses escribía sobre las causas que motivaron que estallara el conflicto armado entre Japón y Rusia en 1904 <aquí>. Hoy nos vamos a centrar en dos de ellas: los intereses económicos rusos en extremo oriente y la negativa de cumplir el acuerdo de retirada de tropas de Manchuria firmado entre Rusia y China en 1902. En estos dos puntos existe un nexo común: la Compañía de Maderas del Ya-lú, una empresa donde los intereses económicos, políticos y militares se entrelazaban, claro ejemplo  de la política rusa del momento.

Northeast China during the Russian and Japanese occupation

Northeast China during the Russian and Japanese occupation

El 26 de agosto de 1896, cuando el rey de Korea se encontraba refugiado en la legación rusa de Seúl, un comerciante de Vladivostok llamado Briner obtuvo del gobierno coreano la concesión para formar una compañía de maderas, con la autorización para explotar la riqueza de los grandes bosques del alto Ya-lú. Como Briner era un promotor y especulador de pocos recursos y menor influencia, no pudo organizar la compañía. Ya en 1897 había intentado ceder la concesión al estado ruso sin éxito. En 1902 logró venderla a Alejandro Mikhailovich Bezobrazoff, capitán de caballería, promotor, especulador, consejero de estado y que gozaba del favor de algunos de los grandes duques de San Petersburgo.

Aleksandr Mikhailovich Bezobrazov (1859-1931)

Aleksandr Mikhailovich Bezobrazov (1859-1931)

Este singular personaje, de buena figura y verbo fácil, no tardó mucho tiempo en interesar a sus círculos en las fabulosas riquezas del extremo oriente. Sin tardar, grandes personajes de la nobleza y política rusa del momento, tomaron acciones en la nueva empresa, siendo presentada al mismísimo Zar Nicolás II. Se dice que el propio monarca y su madre, la emperatriz viuda, participaron económicamente en la misma, junto con grandes duques, nobles favoritos de la corte y un personaje que será con el tiempo protagonista en primera persona de la guerra de 1904-5, el Almirante Alexeiev. Bezobrazoff les había hecho ver a todos ellos las montañas de oro que suponía el negocio, además de poder e influencia en el extremo oriente, allí ganarían la gloria para ellos y para la patria.

El apoyo conseguido por Bezobrazoff en la corte de San Petersburgo, hizo que fuera un hombre temido en extremo oriente, y de que entraran a su servicio y el de su compañía oficiales de alta graduación del Estado Mayor ruso.

Troncos aserrados en el Rio Ya-lú

Troncos aserrados en el Rio Ya-lú

Las redes de Bezobrazoff fueron gigantescas, tenían línea directa con el Zar y fueron capaces de modificar la política exterior de su país. Uno de sus socios (Alexeiev) detuvo la retirada rusa de Manchuria acordada con China el 8 de abril de 1902, para que se protegieran sus intereses en aquellas tierras. Kuropatkine en sus memorias recoge este hecho con unas gotas de ironía:

[la evacuación de Mukden en abril de 1903 tras el convenio con China de 1902] fue detenida de pronto por orden el Almirante Alexeiev, y que hasta la hora presente no se ha podido saber las razones que tuvo para obrar de este modo.

Potencias repartiéndose China

Potencias repartiéndose China

Las victoria del partido probelicista en extremo oriente – von Plevhe, Abaza, Alexeiev – condujo al nombramiento de éste último como virrey en agosto de 1903, y a la caída el mismo mes de Witte – líder del partido que propugnaba limar diferencias con las potencias en la zona – como ministro de finanzas.

Con las manos libres Bezobrazoff trasladó el comercio de maderas al puerto de Dalny, con mejores instalaciones y acceso que el de Port Arthur. Allí se construiría la gran fábrica de aserrar y sería el centro de las Linea de Vapores de Manchuria.

Yalu River Timber Company head office and log pool, Dandong, China, c. 1918

Yalu River Timber Company head office and log pool, Dandong, China, c. 1918

Pero esto no era todo, también se preocupó de proteger sus negocios, en un telegrama cruzado entre el vicealmirante Abaza y Bezobrazoff en noviembre de 1903, en el culmen de la tensión diplomática entre Japón y Rusia, se confirma el envió de tropas para el refuerzo de las guarniciones, y la creación de unidades especializadas de tiradores montados para la protección de la cuenca del Ya-lú. Sin duda este hecho no fue una gran ayuda en las negociaciones, y sí que encrespó los ánimos japoneses que veían como se reforzaban las posiciones rusas en Manchuria.

Carrying timber on the frozen Yalu River, c1930s

Carrying timber on the frozen Yalu River, c1930s

Con el ejemplo de la Compañía de maderas del Ya-lú vemos como los intereses particulares de unos pocos, influyeron en el estallido  de la guerra con Japón de 1904. No sé porqué me viene a la cabeza la frase de W. Churchill de “Nunca tantos debieron tanto a tan pocos”

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s