Nuestra Señora de Puerto Arturo.


Este post esta extractado de aquí

En Moscú, al cumplirse cien años del asesinato del último zar Nicolás II y de su familia, se ha inaugurado la exposición “Iconos de la época de Nicolás II” en el Museo Central de Cultura y Arte Antiguos de Rusia. Allí hay un icono mariano muy especial: la Virgen de Puerto Arturo.

El icono de la Madre de Dios de Puerto Arturo, en la exposición del Museo Central de Cultura y Arte Antiguos de Rusia

Una visión

En diciembre de 1903, desde la región de Besarabia en la frontera entre Ucrania y Rumanía, llegó al monasterio de las Cuevas en Kiev un hombre mayor llamado Fiodor. Cincuenta años antes, en su juventud, fue marinero y participó en la defensa de Sevastopol durante la guerra de Crimea. Había hecho un largo camino hasta el famoso monasterio, cuna de la cristiandad de Rusia, porque había tenido una visión.

Fue despertado por un ruido parecido a una ráfaga del viento apareciéndosele la mismísima Madre de Dios. La Virgen llevaba una túnica azul y capa marrón. Ella estaba a las orillas de un golfo, a lo lejos había una ciudad en llamas. En las manos desplegaba un pañuelo con la imagen de la Santa Faz de Cristo. Bajo sus pies había espadas desenvainadas. En el cielo los Arcángeles Miguel y Gabriel. Por encima de todo el Señor, Dios de los Ejércitos. Alrededor de la visión se leía: “Que permanezcan unidos el rebaño y su único Pastor”.

La Madre de Dios le dijo a Fiodor que pronto en las orillas de un mar lejano comenzaría una terrible guerra. Y que su visión habría de ser dibujada en un icono que habría de ser llevado a la ciudad de Puerto Arturo. Entonces la ciudad se encontraría bajo la protección celestial, y los guerreros cristianos vencerían a los paganos.

En el monasterio tomaron su relato con cautela. Continuamente recibían allí peregrinos con historias sobrenaturales y visiones. Y lo de una guerra con los japoneses, en diciembre de 1903, aún no estaba nada claro en Rusia. Pero el 8 de febrero del año siguiente, sin declaración previa, los japoneses atacaron por sorpresa a la flota rusa en Puerto Arturo.

Monasterio de las Cuevas (Kiev, Ucrania)

Un icono por suscripción popular

Al estallar la guerra se difundió el mensaje de Fiodor y los fieles empezaron a reunir fondos para pintar el icono según la visión y las instrucciones de la Virgen. La avalancha de los donantes fue tal que se decidió limitar los donativos a 5 kópeks. Diez mil personas aportaron su dinero, y el pintor P. F. Shtronda realizó el icono gratuitamente.

El proceso de pintado tuvo su serie de pequeños milagros. El autor testimoniaba que el viejo Fiodor que le acompañaba con sus instrucciones, a veces cogía el lápiz con sus dedos encorvados y trazaba líneas precisas que pocos profesionales alcanzarían.

Nuestra Señora de Puerto Arturo

En Semana Santa se bendijo el icono ya terminado, y éste se envió a San Petersburgo a la atención del almirante V. Verjovskiy (?).

Pero el almirante, que no era un hombre de fe, en vez de enviar el icono a Puerto Arturo como se pedía en la visión, lo expuso en su casa invitando a sus amigos a verlo, y proponiendo que se colgara en la Catedral de Nuestra Señora de Kazán.

La misión imposible de hacer llegar el icono a Puerto Arturo

La madre del zar Nicolás II, la emperatriz María Fiódorovna Románova, viuda del zar Alejandro III y cristiana ortodoxa devota, ordenó al vicealmirante Nikolay Skrydlov, que debía partir hacia Extremo Oriente en sustitución del malogrado vicealmirante Makarov, que entregara el icono en la catedral de Puerto Arturo. Tras una liturgia solemne la pintura dejó San Petersburgo el 12 de abril.

Resultado de imagen de María Fiódorovna Románova,

María Fiódorovna Románova

Pero Skrydlov, en vez de dirigirse a directamente a Oriente se dirigió a Crimea (su anterior destino era Comandante en Jefe de la Flota del Mar Negro), allí recogió sus muebles, documentos y familiares, partiendo definitivamente hacia su nuevo destino el 20 de abril. Demasiado tarde, ya que el 26 de abril llegó un último tren a Puerto Arturo, quedando la ciudad sitiada por los japoneses.

Skrydlov y el icono se dirigieron entonces hacia Vladivostok, el otro puerto ruso del Pacífico, sin conexión por tierra ni mar con Puerto Arturo, ya éste último se encontraba también bloqueado por la Flota Imperial Japonesa.

Se decidió que el icono se colocara en la Catedral de la Asunción de Vladivostok. La primera liturgia ante la imagen se celebró el 6 (19) de agosto, festividad de la Transfiguración.

Un grupo de jóvenes oficiales se presentó voluntario para llevar la imagen a la ciudad sitiada, pero el comandante prohibió la aventura por ser demasiado arriesgada. Se hicieron tres fotografías y una copia al óleo que fueron enviados por correo al cónsul ruso de la ciudad china de Chifu, para ser reenviadas a Port Arthur con embarcaciones chinas. Ninguna llegó a su destino.

La copia al óleo fue enviada en el vapor “Sungari”, cargado también con munición, harina y vodka. Un tifón le obligó a volver a su puerto de origen. En el segundo intento, ya casi a la vista de la fortaleza sitiada, fue ahuyentado por los buques japoneses que bloqueaban la entrada del puerto. Se comenzó a decir que las contrariedades se debían a que la Madre de Dios no había hablado de llevar una copia sino del icono original.

Toda Rusia se interesaba en el asunto. Las redacciones de los periódicos recibían sacos de cartas que preguntaban por la suerte del icono. ¿Acaso no habría nadie que cumpliera con el encargo de la Virgen?

Apareció un voluntario, veterano de la guerra, cincuentón, llamado Fiodorov. El 7 de noviembre, día de su llegada a Vladivostok, el comandante Skrydlov recibió un telegrama de la emperatriz viuda que le pedía confiarle el icono. El 22 de noviembre la pintura fue colocada en una funda especial y entregada a Fiodorov. Éste primero la llevó a Shangay en un vapor noruego, luego al puerto de Chifu. De allí partió en un barco chino, pero el viento les obligo a volver. Al día siguiente se repitió lo mismo. Se dice que las contrariedades se debieron a que la ciudad ya se había rendido.

Fiodorov decidió que el icono había de permanecer en el ejército y lo entregó al estado mayor del comandante en jefe Kuropatkin. Terminada la guerra volvió a la catedral de la Asunción de Vladivostok. En 1932 los comunistas cerraron la catedral, y en 1938 fue volada por los aires por los soviéticos. El rastro del icono desapareció, y también sus copias.

Hallazgo en Jerusalén

Hasta 1998. Ese año, en Jerusalén, un grupo de peregrinos rusos del Lejano Oriente entre los que se encontraba el párroco de la iglesia de la Asunción de Vladivostok y el párroco del Manto de la Virgen de Ussuriysk, reconocieron en una tienda de antigüedades el histórico icono de Puerto Arturo. Sin dinero ni tiempo, acudieron a la abadesa del monasterio ortodoxo Gornenskiy en Ein Karem, para pedirle comprar el icono. Y así, el 6 de mayo de 1998, el icono volvió a Vladivostok acompañado con una procesión y repiqueo de campanas.

En el centésimo aniversario de la aparición surgió la idea de cumplir con el mandato de la Virgen y llevar su imagen a Puerto Arturo (hoy la ciudad china de Luyshun). La imagen, bendecida en la catedral Marinera de San Nicolás de Kronstadt, viajó en un turismo privado atravesando toda Rusia. El 9 de mayo de 2003, se celebró una liturgia ante la imagen pidiéndole salvación para Rusia.

En el cementerio de de Puerto Arturo fue erigida en tiempos de Nicolás II una cruz de piedra. En su base había un mosaico con una imagen de la Nuestra Señora de Kazán, destrozado en los años de la “revolución cultural china”. En su lugar se colocó una copia especial de la imagen de Nuestra Señora de Puerto Arturo. Este suceso, se dice, provocó en Rusia una cadena de hallazgos de copias antiguas del icono (al día de hoy son unas ocho).

La advocación representada en el icono de la Virgen de Puerto Arturo es hoy una de las patronas del ejército ruso en Lejano Oriente. Por la bendición del patriarca Alexis II, su fiesta es el 29( 16) de agosto día de la Santa Faz de Cristo. Además, en la diócesis de Vladivostok se celebra el 17 de febrero – el encuentro del icono en Jerusalén y el 6 de mayo – su regreso a Vladivostok.

El icono de la Madre de Dios de Puerto Arturo tiene devoción en el ejército ruso de Extremo Oriente

Anuncios

Histocast sobre la Guerra Ruso-Japonesa


header_nuevo_10_2016_3

HISTOCAST<enlace>, uno de los podcast de divulgación histórica militar en castellano más exitosos del panorama nacional, me invitó hace unas semanas a participar en la grabación un programa monográfico sobre la Guerra Ruso Japonesa que tenían pensado preparar con motivo de la publicación del número de DESPERTA FERRO <enlace> dedicado a este conflicto.

He de reseñar que soy asiduo seguidor de los episodios de este podcast, en los que se abordan, a modo de tertulia entre amigos, temas bélicos (y algunos no bélicos) de una forma muy amena y con gran seriedad. Sus miembros no olvidan invitar a expertos de gran nivel (a los que no pretendo equipararme) de los temas que lo requieren, aportando gran rigurosidad y conocimiento muy pormenarizado.

La comunidad podcastera ha reconocido su buen hacer y dedicación con varios premios, pero el mejor de ellos es la fidelidad del publico que semanalmente los escuchamos.

Bien, pues como indicaba anteriormente, los chicos de HISTOCAST me invitaron a participar con ellos en la grabación de uno de sus episodios. Nos pusimos manos a la obra para intentar hacer un programa que fuera un referente sobre la Guerra Ruso-Japonesa, que profundizara en las causas, las estrategias globales y especificas de cada momento del conflicto, los condicionantes y limitaciones de cada bando, las consecuencias, y, por supuesto, las batallas contadas como un continuo dentro del conflicto y no como enfrentamientos aislados… Todo un reto que se ha plasmado en casi siete horas de audio.

Ha sido todo un honor el haber compartido esta experiencia con los miembros de HISTOCAST, Goyo (@goyix_salduero), Javier (@tamtamveramendi) y Rodrigo (@Rodericus_Rex). No me duelen prendas en reconocer que he aprendido muchas cosas. Espero haber estado a la altura de los grandes comunicadores que son ellos.

Por último agradecerles nuevamente su labor de divulgación histórica y el trabajo que hacen desinteresadamente.  ¡¡Un gran FUERZA Y HONOR en nombre de HISTOCAST!!

Os dejo con el podcast  <enlace> espero que lo disfrutéis.

Minuto de cada una de las secciones:

– Situación de Japón y Rusia – 9:13
– Fuerzas contendientes – 56:51
– Aspectos tácticos y técnicos – 1:39:16
– Guerra – 2:00:57
– Tsushima – 5:11:10
– Consecuencias – 6:17:09
– Bibliografía – 6:43:52

Desperta Ferro. Especial Guerra Ruso Japonesa


portadadfc18

En noviembre 2016, la revista de historia Militar y Politica Desperta Ferro, nos presenta un monográfico sobre la Guerra Ruso-Japonesa. <enlace>

Artículos :

Causas de la Guerra Ruso-Japonesa por David Schimmelpennick van der Oye (Brock University)

El proceso que llevó al conflicto entre ambas naciones, en los confines del mundo conocido, fue el resultado del choque entre la expansión de uno de los imperios más viejos de Europa, el ruso, y la de una nueva potencia, la japonesa, a la que pocos se atrevían todavía a considerar un igual. Heridos en su orgullo diplomático y político por las grandes potencias por un lado, interesados en ubicarse como nación de primera fila por otro y singularmente preocupados por la presencia rusa, cada vez más importante, en Corea, un territorio que consideraban vital para su seguridad nacional, los nipones no vieron más remedio que ir a la guerra contra el imperio zarista, sorprendiendo al mundo con su recién desarrollada capacidad militar.

Ataque sorpresa a Port Arthur por Oleg Airapetov (Moskóvski Gosudárstvenni Universitét) y Bruce W. Menning (Center for Russian, East European & Eurasian Studies. University of Kansas)

A primeras horas del 9 de febrero de 1904, diez destructores japoneses se acercaron sigilosamente al fondeadero exterior de Port Arthur. Armados con torpedos, su objetivo eran los grandes acorazados rusos, anclados a la espera de una declaración formal de guerra y del inicio de las operaciones. En 17 minutos de fuego, la flota rusa recibió un golpe no solo físico, sino también moral, que la llevó de ser la fuerza naval más importante de la región a un segundo plano en un Pearl Harbor del que no se recuperaron. ¿Cómo es posible que no estuvieran preparados? ¿Cuáles fueron las circunstancias que propiciaron este demoledor ataque sorpresa?

El Ejército Imperial japonés durante la contienda por Rotem Kowner (Haifa University)

El Ejército Imperial japonés (Dai-Nippon teikoku rikugun) y la Marina fueron los responsables de la espectacular victoria japonesa sobre Rusia y se convirtieron tras la contienda en las fuerzas armadas más poderosas de Extremo Oriente y entre las más importantes del mundo. Sin embargo, unos años antes tanto su tamaño como su reputación habían sido mucho más limitados. El presente artículo desgrana la fuerza, el armamento, la filosofía y la organización no solo de las unidades básicas que lo formaban, sino también de las grandes formaciones.

El sitio de Port Arthur por Richard Connaughton

La guerra terrestre comenzó cuando la 12.ª División japonesa y la vanguardia de la 2.ª desembarcaron en Chemulpo, entre el 17 y el 22 de febrero, para avanzar hacia el norte hasta el río Yalu. A partir del 13 de marzo, la llegada de tropas y suministros se trasladó al puerto de Chinampo y, para el 29, todo el Primer Ejército, que incluía las divisiones 2.ª, 12.ª y de la Guardia, ya había desembarcado en Corea. Pero esta solo era un ala de la ofensiva japonesa. También desembarcaron tropas cerca de Pitzuwo, dos ejércitos más, uno de los cuales, el Tercero, tenía por misión asediar y conquistar la gran base naval rusa. La operación iba a resultar mucho más larga y compleja de lo previsto.

La guerra de maniobras en Manchuria por Oleg Airapetov (Moskóvski Gosudárstvenni Universitét) y Bruce W. Menning (Center for Russian, East European & Eurasian Studies. University of Kansas)

Mientras el Tercer Ejército nipón asediaba Port Arthur, el resto de la fuerza, que llegaría a sumar cuatro ejércitos más y casi 300 000 hombres, progresaba por Manchuria con un doble objetivo: cubrir las espaldas de la fuerza sitiadora y destruir el ejército de campaña ruso del general Kuropatkin. Dos cuestiones fundamentales lastraron las operaciones rusas: la falta de criterio unificado sobre la estrategia a seguir y las divisiones y nula colaboración entre los jefes de las grandes unidades. El resultado fue una campaña, que vio alternarse los asaltos a posiciones atrincheradas con las maniobras de flanqueo, en la que los japoneses llevaron la ofensiva casi siempre y que llegaría a su culmen en la gigantesca batalla de Mukden.

La Segunda Flota del Pacífico y el camino a Tsushima por Constantin Pleshakov (Five College Consortium of Massachusetts)

Aunque la historia de la Segunda Flota del Pacífico y su formidable travesía de nueve meses que culminó con la desastrosa derrota de Tsushima ha sido objeto de multitud de estudios y es bien conocida, aún está abierta a interpretaciones sobre la estrategia tras la expedición, la logística de la misma y el papel de su comandante, el almirante Zinovi P. Rozhestvenski. Por ello, este artículo irá desgranando algunas de estas cuestiones, narrando tanto el complejísimo viaje llevado a cabo por la escuadra rusa como su final derrota a manos de una flota Japonesa mejor preparada y mandada, y mucho más descansada.

Las consecuencias de la guerra por Rotem Kowner (Haifa University)

A finales de mayo, una vez que se conoció el desastre naval de la batalla de Tsushima, tanto Rusia como Japón estaban dispuestos a terminar con la guerra. La iniciativa que puso a ambos beligerantes alrededor de la mesa de negociaciones fue concebida por el presidente de los Estados Unidos, Theodore Roosevelt, quien posteriormente recibiría el premio Nobel de la Paz por sus esfuerzos. Sin embargo, nadie podía imaginarse entonces que las ondas de choque producidas por esta paz, que certificaba la victoria de una potencia asiática contra los todopoderosos europeos occidentales, llevarían a un nuevo proceso de conflictos y revoluciones que marcarían la segunda mitad del siglo XX.

Viaje a Dalian y Lüshun (2016)


Hoy os traemos dos entradas realizadas en el blog de viajes Dokodemo Door Blog (apartado Crónicas Manchurianas) sobre una visita realizada este verano de 2016 a la península de Liaodong.

Estación de tren de Lushun (fuente: crónicas manchurianas)

Las entradas corresponden a las poblaciones de Dalny y Port Arthur. De esta última ya sabéis que fue una de las causas de la guerra, base de la flota rusa, y objetivo primario del ejercito japonés durante la guerra con Rusia de 1904.

Dalny es menos conocida, pero tuvo una importancia supina para Japón durante la guerra. Su puerto, conquistado prácticamente intacto y a poca distancia de Port Arthur, fue básico para el abastecimiento del ejército sitiador.

Os dejo con los dos enlaces  ¡Disfrutadlos!

Nuevas Crónicas Manchurianas (1): Dalian

Nuevas Crónicas Manchurianas (2): Lüshunkou / Port Arthur

Los días claves de la guerra rusojaponesa (septiembre-octubre 1904)


En el mes de agosto de agosto de 1904 la situación parecía claramente favorable al Japón en la guerra que mantenía con Rusia. Los avances por tierra habían llegado a las puertas de Port Arthur y Liao-Yang. Por mar las escuadras de Vladivostock y del propio Port Arthur habían sido derrotadas. El alto mando nipón no podía por menos que estar satisfecho, aunque su enemigo distaba mucho de estar derrotado.

Los primeros intentos de asalto japonés  a la plaza fortificada de Port Arthur fueron repelidos, costaron cerca de 10.000 bajas y llegado el día 24 las municiones estaban prácticamente agotadas. Nogi se vió obligado a detener la ofensiva.

Plano de las operaciones en septiembre octubre de 1904

Plano de las operaciones en la zona de Liaoyang- Mukden (septiembre octubre de 1904).

Dos días después, el 26, Oyama inició la ofensiva sobre Liao-Yang y, tal como sucedió en Port Arthur, fue una nueva carnicería, asaltos continuos sobre posiciones bien fortificadas por los rusos. Tras seis días, Kuroki, logró conquistar la posición de Yentai y Kuropatkine, al mando de las tropas rusas, inició una retirada ordenada hacia Mudken. No se puede considerar el resultado de esta batalla como una derrota rusa, sino más bien un repliegue hacia una nueva posición bien fortificada a unos 40 km de Liao Yang.

Retirada rusa de Liao Yang

Retirada rusa de Liao Yang

En tierra los avances ya no eran tan rápidos como al principio de la guerra, el coste en vidas de los combates que iban a sucederse a partir de este momento iba a ser muy grande por ambos bandos. La distancia de los frentes de los centros de abastecimiento era otro de los hándicaps de los beligerantes, sobre todo para el Japón. La gestión de los recursos, tanto humanos como materiales, iba a decidir la guerra.

En el mar la flota japonesa se encontraba dañada tras los combates del mes de agosto. La escuadra de Togo, encargada del bloqueo del puerto, muchas de sus unidades necesitaban pasar por el dique seco para realizar reparaciones de consideración, y sus suministros empezaban a escasear. El planteamiento de utilizar las unidades capitales en apoyo de los asaltos terrestres a la fortaleza era cuestionado desde instancias superiores en Japón. La amenaza de un posible enfrentamiento con la flota del Báltico en el estado en que se encontraban los buques japoneses podía ser nefasto.

Torreta de popa del acorazado Asashi

Torreta de popa del acorazado Asashi

La flota rusa en Port Arthur no dejaba de ser temible, pues a pesar de la derrota del 10 de agosto, contaba con varios acorazados aún en uso. El mando japonés decidió continuar con el bloqueo, y que fueran enviados a Japón los buques poco a poco para su reparación, el criterio fue mandarlos en parejas. De esta forma se evitaría levantar el bloqueo y se continuaría apoyando  a las fuerzas de tierra. Pero este apoyo naval no fue fácil, y se cobró varios buques (el 2 de septiembre, el torpedero Hayatori chocó con una mina y se hundió, el 18 de septiembre, la cañonera Haiyen desapareció sin dejar rastro, el acorazado Asashi chocó también con una mina, aunque sin consecuencias, el 6 de noviembre la cañonera Atago fue hundida)

Cañonera Atago

Cañonera Atago

En septiembre de 1904 la guerra entró en un periodo crucial, a pesar de los éxitos iniciales situación para el Japón era delicada. Port Arthur continuaba resistiendo. El 11 de octubre las salidas de los torpederos rusos basados en Port Arthur pusieron en aprietos a la retaguardia del ejército de asedio japonés.  El 9 de octubre Kuropatkine se lanzó a la ofensiva en el rio Sha-ho. El 15 de octubre se tenía noticia de la partida de la flota del Báltico. El fiel de la balanza podía caer de cualquiera de los dos lados.

El general Kuroki en la batalla del Sha-ho

El general Kuroki en la batalla del Sha-ho

La batalla de Sha-ho, fue uno de los pocos momentos durante la guerra en que los rusos tomaron la iniciativa. Tras la batalla de Liou-Yang, el ejército japonés había avanzado y atravesado el rio Tai-tzu-ho. El objetivo de Kuropatkine era obligarlo a volverlo a cruzar en sentido contrario. La forma de hacerlo era mediante un ataque frontal que fijara las posiciones y un movimiento envolvente del flanco derecho de las tropas japonesas. Las operaciones comenzaron el día 5, no encontraron resistencia, y los rusos ocuparon las posiciones previstas en el centro en muy poco tiempo. El día 9 la columna de Rennenkampsf, que progresaba por el oeste  sobre las dos orillas del Tai-tzu-ho tuvo serias dificultades en tomar Pen-shi-hu. El día 10 los japoneses tomaron la ofensiva a pesar de la inferioridad numérica en que se encontraban.

Tras varios días de combate los rusos terminaron retirándose a sus posiciones de Mukden, quedando el resultado de la batalla, según la bibliografía que he consultado, en indeciso. Aunque para mí claramente los japoneses salvaron un matchball que podía haberlos llevado al desastre.

“In the Battle of the Sha River, a Company of Our Forces Drives a Strong Enemy Force to the Left Bank of the Taizi River”by Yoshikuni, November 1904

“In the Battle of the Sha River, a Company of Our Forces Drives a Strong Enemy Force to the Left Bank of the Taizi River”by Yoshikuni, November 1904

Tras estos combates Japón tomó consciencia de que sus recursos no le permitirían llevar una guerra en dos frentes, debería de concentrarse en acabar primero con uno de ellos. El elegido fue Port Arthur, donde se volcaron todos los esfuerzos humanos y materiales para tomar la plaza lo antes posible y acabar con la resistencia rusa. Por el contrario en Mukden, Japón permaneció en una posición defensiva hasta el mes de marzo de 1905 cuando ya pudo contar con el ejercito sitiador de Nogi para iniciar nuevamente operaciones ofensivas.

General Alexei Kuropatkin

General Alexei Kuropatkin

Como corolario una curiosidad: Kuropatkine en sus memorias echa la culpa de la derrota en la ofensiva de Sha-ho a sus generales (como casi siempre) acusándoles de ‘poco hábiles’, ‘faltos de dirección y mando’, ‘faltos de energía’, haber realizado ‘maniobras inútiles’, carecer de ‘tenacidad’, etc… debía de ser una joyita el tenerlo como jefe.

Organización del Ejercito Japonés en 1904


La organización del Ejército japonés según el modelo europeo contaba con apenas 30 años de vida al iniciarse la guerra con Rusia en 1904. A pesar de su relativa juventud, ya había se había curtido en algunas ‘pequeñas’ guerras todas ellas victoriosas, de entre ellas hemos de destacar la guerra chino japonesa de 1895, donde ya contaba con una estructura de 7 divisiones. Vamos a ver en esta pequeña reseña como se encontraba organizado el Ejército japonés al inicio de las hostilidades.

Mikado recibe a la 2º misión militar francesa en 1872

Mikado recibe a la 2º misión militar francesa en 1872

Reclutamiento, todos los japoneses varones entre los 17 y 40 años se encontraban obligados a acudir al servicio militar obligatorio en caso de ser llamados a filas. Los reemplazos se hacían por sorteo, donde se determinaba quien iría al servicio activo, en el que se servía durante 3 años (+ 4 de reserva); y los que quedarían en ‘depósito del ejército’, éstos se dividían en dos clases:

  • los de primera clase, formaban una reserva de reclutamiento que duraba 7 años.
  • los de segunda clase, eran los suspendidos, dispensados y físicamente menos ‘capacitados’ solamente permanecían 1 año.

    Mobilizing the great army of invasion

    Mobilizing the great army of invasion

Una vez finalizados los periodos en el servicio activo pasaban a depender del Ejército territorial, donde permanecían otros 5 años.

Este sistema flexible, permitía mantener unos relativamente pequeños efectivos en tiempos de paz y, en caso de guerra, incrementarlos rápidamente con personal (más o menos) entrenado.

El territorio nacional de Japón se encontraba dividido en 12 circunscripciones de donde procedían cada una de las 12 divisiones de infantería, estos a su vez se subdividían en 4 distritos regimentales. Existía una 13ª división, la de la Guardia, que se reclutaba en el conjunto del territorio nacional. También se reclutaban en las circunscripciones los batallones de guarnición, la caballería, las armas especiales y las llamadas milicias insulares.

Illustration of Russian and Japanese Army and Navy Officers” by. Watanabe Nobukazu, February 1904

Illustration of Russian and Japanese Army and Navy Officers” by. Watanabe Nobukazu, February 1904

El Ejercito activo, el cual constituía en tiempo de guerra el llamado Ejercito de campaña, tenía una estructura similar al de tiempos de paz, aunque sus efectivos se incrementaban por la afluencia de reservistas (de 160.000 a 350.000 hombres). Al comienzo del conflicto se encontraba constituido por:

  • 13 divisiones (1 de la guardia y 12 divisiones locales), compuesta por
    • 2 brigadas de 2 regimientos de 3 batallones
    • 1 regimiento de caballería de 3 escuadrones
    • 1 regimientos de artillería con 2 grupos de 3 baterías de 6 piezas
      • Las divisiones 1º, 2º, 3º, 4º, y 6º contaban con artillería de campaña
      • Las divisiones 5º, 8º, 9º, 10º, 11º y 12º contaban con artillaría de montaña
      • La división 7º se encontraba incompleta al comienzo de la guerra
    • 1 batallón de ingenieros de 3 compañías
    • 1 batallón de suministros de 3 compañías
  • 2 brigadas independientes de caballería
    • 2 regimientos de 2 escuadrones
  • 2 brigadas independientes de artillería
    • 3 regimientos de 2 grupos de 3 baterías de campaña
  • 19 batallones de artillería de sitio (15 agrupados en regimientos)
  • 1 batallón de ferrocarriles
Nippon uniforms 1890-1905

Nippon uniforms 1890-1905

Las milicias insulares ascendían en su conjunto a 2 batallones, 1 escuadrón de caballería, 1 batería de montaña y 1 batallón de artillería de sitio.

Las fuerzas destinadas en Formosa se componían de 3 brigadas mixtas con:

  • 11 batallones
  • 3 escuadrones
  • 3 grupos de artillería de montaña de 3 baterias
  • 2 compañías de artillería de sitio
  • 3 compañías de ingenieros

Al inicio de la guerra y dentro de cada circunscripción se reclutaron a su vez tropas de remplazo en la siguiente relación:

  • Por cada regimiento de infantería, un batallón
  • Por cada regimiento de caballería, un escuadrón
  • Por cada regimiento de artillería, una batería
  • Por cada batallón de ingenieros, una compañía
  • Por cada batallón de suministros, una compañía
  • Por cada batallón de artillería de sitio, una compañía

Así como se añadió a cada división los siguientes elementos:

  • 1 Equipo de pontoneros con un equipo para construir un puente de 144 mts
  • 1 Equipo sanitario
  • 7 columnas de munición (4 de infantería y 3 de artillería)
  • 4 columnas de víveres (cada una con capacidad para 1 día)
  • 1 depósito de retaguardia
  • 6 ambulancias
  • 1 sección de telegrafía de campaña

    Japanese Ambulance Service Port Arthur

    Japanese Ambulance Service Port Arthur

En resumen una división en campaña contaba con 25000 hombres y 5500 caballos, de los que 14000 eran combatientes.

A comienzos de la guerra, una vez hecha la movilización general restaban unos 50.000 reservistas de 1º clase organizados en 52 batallones de infantería, 17 escuadrones de caballería, 19 baterías de artillería, 13 compañías de ingenieros; se tenía previsto agrupar estos efectivos en brigadas mixtas con 6-8 batallones de infantería, 1 escuadrón de caballería y 1 batería de artillería.

Formation of a Japanese division

Formation of a Japanese division

Por otro lado el ejército territorial encargado de guarniciones, defensa de costas, etc. contaba con 130.000 hombres organizados en 52 regimientos de infantería de 2 batallones, 34 escuadrones de caballería, 19 regimientos de artillería (4 baterías de 6 piezas), 13 batallones de ingenieros de 2 compañías. Susceptibles en caso de necesidad de ser enviados al frente.