Asalto general a Port Arthur del 3 de noviembre de 1904


Relato de un testigo presencial del ataque general del 3 de noviembre de 1904 realizado por el Ejército Imperial sobre Port Arthur. Se encontraba en la colina Chouichine, y cuenta lo que desde allí vio en aquella jornada.

Los informes de la inteligencia japonesa obtenida de los desertores de Port Arthur los días anteriores al 3 de noviembre indicaban que los suministros y la moral de la tropa rusa estaba muy baja. En los hospitales comenzaba escasear casi de todo, las raciones de la tropa se estaban limitando y era difícil encontrar algunas clases de víveres. Los oficiales perdían la esperanza de que fueran socorridos, tanto por tierra como por mar. El ejército sitiado comenzaba a ser consciente de que la victoria japonesa era casi inevitable. Ante estas noticias el general Nogi, comandante en jefe del ejercito japonés, decidió continuar con los preparativos para el gran ataque que se llevaría a cabo en de unos días. Esperaba que fuera definitivo.

Noticia en el periodico Australiano The Advertiser el 4 de noviembre de 1904

Noticia en el periódico Australiano The Advertiser el 4 de noviembre de 1904

El 3 de noviembre era una fecha especial tanto para el ejército japonés como para el ruso. Era el día en que el Zar Nicolás había sido coronado y a la vez el cumpleaños del Mikado. Era previsible que algo ocurriera en aquel señalado día, otra jornada de muerte y destrucción en los alrededores de Port Arthur. Por una lado lo japoneses intentarían ofrecerle la conquista de la plaza a su Emperador y los rusos le dedicarían una jornada más de supremacía del ejército ruso ante los ataques de hordas amarillas.

Lugar donde se desarrollaron los acontecimientos que se relatan

Lugar donde se desarrollaron los acontecimientos que se relatan

El testigo que relata la historia se encontraba frente a una posición secundaria, cerca de la linea de ataque principal en dirección a en Er-Lung-Shan. El bombardeo nipón se inició muy de mañana. Por una parte la Marina Imperial, con su tiro parabólico, castigaba la parte oriental del puerto, el poblado chino y fueron alcanzados algunos buques entre ellos el acorazado Peresvet. Los cañones de grueso calibre se dedicaron a machacar durante varias horas las posiciones fortificadas que protegían la plaza.

Acorazado Peresvet tras la toma de Port Arthur

Acorazado Peresvet hundido en la rada de Port Arthur (1904)

Tras un pequeño periodo de descanso, el bombardeo se reinició. Esta vez eran granadas de metralla las que describían grandes arcos para caer tras las líneas rusas, con el objetivo de proteger el asalto de la infantería.

De las líneas japonesas se vio como avanzaban rápidamente oleadas de infantes. La distancia con las líneas rusas disminuía rápidamente. El avance se detuvo de repente. Los tiradores rusos habían abierto fuego, y las ametralladoras, en los extremos de las trincheras, no dejaban de segar las líneas enemigas. La primera línea de infantes japoneses pareció desintegrarse en un momento, gran numero cayeron otros se protegieron donde pudieron.

Ilustración tras el tercer asalto

Ilustración tras el tercer asalto

En pocos instantes llegó la segunda oleada sobre la que se desató la misma lluvia de muerte. Esta vez los infantes no se detuvieron y siguieron avanzando, subiendo la colina, relevándose y recorriendo una pequeña distancia más antes de volver a colapsar.

Llegó entonces una tercera oleada de ataque cuando aún no se había detenido los disparos de la anterior. Remontaron la colina y consiguieron avanzar sobre los restos de las dos primeras. Algunos infantes que se encontraban cuerpo a tierra, se izaron y se unieron al ataque. Detrás de esta tercera línea, en la llanura, se apreciaban una cuarta, una quinta … una décima… una vigésima… todas en orden, esperando su turno. Los japoneses pudieron alcanzar la cima de la colina, los sirvientes de las ametralladoras y los tiradores rusos fueron masacrados en sus trincheras.

Soldados japoneses muertos tras un asalto a las fortificaciones de Port Arthur

Soldados japoneses muertos tras un asalto a las fortificaciones de Port Arthur

Pero los rusos aún no habían dicho su última palabra, en ese momento sus obuses empezaron a caer sobre las posiciones recién conquistadas. Los disparos se realizaban desde una altura en que batían perfectamente la cima, los japoneses no tenían prácticamente sitios donde protegerse. Se podían ver infantes en posición de cuerpo a tierra agolpándose en los pocos ángulos muertos que tenían las baterías rusas. Mientras tanto por la loma se apreciaba como seguían subiendo columnas de infantes japoneses, y como la bandera japonesa ondeaba en lo alto de la colina acribillada de agujeros.

Nuestras tropas atacan Port Arthur por la retaguardia (autor: Toyokawa Yoshikuni)

Nuestras tropas atacan Port Arthur por la retaguardia (autor: Toyokawa Yoshikuni)

A mediodía reinó nuevamente la calma, el asalto había finalizado, y el ejercito japonés conservaba el fuerte. En el resto de la linea continuaron los combates hasta cerca de las cuatro. En ese sector el precio había sido muy alto para la toma de una posición secundaria

Anuncios

La expulsión de los ciudadanos japoneses de Port Arthur en febrero de 1904.


El 10 de febrero de 1904, unas horas después del ataque nocturno con torpederos a la flota rusa anclada en la rada de Port Arthur, el puerto tenía una actividad como nunca la había tenido. El virrey Alexeiev acabada de decretar las primeras medidas de defensa de la plaza y todo el mundo se encontraba manos a la obra.

Virrey Alexeiev

En primer lugar habían de ocuparse de los navíos de la flota que habían sufrido averías la noche anterior. Debían de ser remolcados al puerto interior y, entrar en dique seco de uno en uno -la capacidad del arsenal en este apartado lugar de Extremo Oriente era limitada-. En el caso de los grandes acorazados no podrían ser reparados más que con sus propios medios, allí los marineros realizaban la tediosa labor de descargar el carbón con el fin de aligerar el peso de estos grandes monstruos de acero.

La segunda preocupación del Virrey, y no la menos importante, fue la de acabar con el servicio de espionaje enemigo. Una labor a la que el Imperio del Japón había dedicado grandes recursos y, cuyos resultados saltaban a la vista tras el ataque del día anterior.

Diversidad cultural en Harbin (Manchuria) a comienzos del siglo XX. Chinos, japoneses y rusos.

Diversidad cultural en Harbin (Manchuria) a comienzos del siglo XX. Chinos, japoneses y rusos.

Fue decretado el estado de guerra en las plazas de Port Arthur y Vladivostock  en el territorio de Kouang Tung, en toda la costa y las zonas a lo largo de la línea ferroviaria del este-chino. La orden incluía un apartado dirigido a todos los extranjeros y a la población civil: Debían de abandonar Port Arthur en 24 horas, incluidas las familias de los oficiales rusos, las cuales debían de dejar la ciudad y dirigirse hacia el interior o regresar a casa.

Esta medida aumentó el desorden que ya de por sí reinaba en Port Arthur. En la estación de tren el caos reinaba a sus anchas, los trenes partían completamente abarrotados y con las mayores medidas de seguridad posibles, ya que se temía que se produjeran sabotajes en la única línea de abastecimiento ‘moderna’ que tenía la fortaleza.

The Lushun (Port Arthur) Railway Station, Built By Russian Troops In 1900.

The Lushun (Port Arthur) Railway Station, Built By Russian Troops In 1900.

A la vez que se intentaba sacar a la población civil y extranjera por tren, se prohibió que ningún buque abandonara el puerto por miedo que  la flota enemiga que se suponía al acecho obtuviera información de los resultados de su ataque y de lo que estaba acaeciendo en Port Arthur.

El día 12 cuando los ánimos se habían calmado un poco, Alemania mandó un buque, el SMS Hansa, que trasladó a la población de esa nacionalidad al puerto de Qindao. Anteriormente el Fou-Ping que había sido autorizado a transportar a la población china a Shangai, había sufrido un desagradable incidente cuando un guardacostas ruso al detectar su salida por la bocana del puerto abrió fuego, recibiendo el mercante 3 impactos directos y matando a 5 ciudadanos chinos. Interceptado por el navío de patrulla ruso, el capitán del Fou-Ping mostró su autorización, recibiendo las correspondientes disculpas y dejándolo seguir su ruta, no sin antes advertirle que no debía de divulgar lo que había visto y callar lo que acababa de ocurrir.

SMS Hansa (1898)

SMS Hansa (1898)

En esos mimos momentos dentro del puerto sucedía una tragedia en el pequeño vapor inglés Wenchow de apenas 900 Tn. En este transporte fueron embarcados 200 ciudadanos japoneses, acompañados por ocho marinos rusos para su protección. Pronto descubrieron que su estancia en el Wenchow sería una dura experiencia que no sabrían como acabaría.

El barco no estaba preparado para acoger a tal numero de personas, no disponía de condiciones higiénicas y, sobre todo, carecía de los suministros necesarios. Las peticiones iniciales del capitán para que se les suministrara comida fueron desestimadas por el Virrey Alexiev. Sólo al caer la tarde de día 10, ¡tras 36 horas sin comer!, les fueron suministrados 10 sacos de arroz y un poco de bizcocho como único alimento.

Wenchow

Wenchow

Al día siguiente los problemas aumentaron cuando el agua potable se agotó a bordo. Los mensajes pidiendo el abastecimiento se transmitían cada vez con más angustia, pero siguieron sin ser atendidos.

La situación llegó a su límite el día 13, mujeres, niños y ancianos habían caído enfermos por falta de comida y, los gritos que se escuchaban eran desgarradores ¡sólo reclamaban algo que llevarse a la boca!. Este mismo día embarcaron otros 103 japoneses procedentes de Harbin, a los cuales se les había robado todo su equipaje y dinero.  El número de prisioneros en el Wenchow  ascendía ya a más de 300.

A las 5 de la tarde del día 14 se recibió la autorización para que el ‘buque prisión’ pudiera partir. No demoró mucho su salida, abandonando la rada con dirección al cercano puerto chino de CheFou, donde llegó a la mañana del día siguiente.

La noticia no pasó desapercibida para la prensa mundial:

Captura

San Francisco Call, Volume 95, Number 81, 19 February 1904

Incluso este suceso fue utilizado por los ingleses como lista de agravios realizados por los rusos tras el incidente de Hull

Captura

Evening Star , Issue 12336, 28 October 1904, Page 6

Las negociaciones de paz en Portsmouth (9-28 de agosto de 1905)


Cabecera de tarjeta emitida con motivo de las negociaciones

Cabecera de tarjeta emitida con motivo de las negociaciones

¿Cómo se desarrollan unas negociaciones de paz? Las iniciadas en Portsmouth en agosto de 1905 enfrentaban a rusos y japoneses con dos posiciones muy diferentes. Por un lado la delegación japonesa se presentaba consciente de su posición de vencedora en el campo de batalla, la cual le daba derecho de imponer sus condiciones a un enemigo vencido.

Por otro lado la delegación rusa llegó a la pequeña ciudad portuaria estadounidense con una situación militar y de política interior completamente desfavorable. Los protagonistas que debían de ‘torear este Miura’ eran conscientes de su posición, y de las armas que debían de jugar para poder salir airosos del trance.

Veamos como se sucedieron los acontecimientos.

Japanese plenipotentiaries arriving at Portsmouth

Japanese plenipotentiaries arriving at Portsmouth

El Portsmouth Navy Yard fue el lugar donde se desarrollaron las sesiones de la conferencia, un gran edificio de ladrillo rojo que se encontraba a 100 metros del puerto, en el mismo centro de los astilleros navales.

Peace Conference building. Portsmouth Navy Yard, 1905

Peace Conference building. Portsmouth Navy Yard, 1905

El primer día (9) se dedicó a reconocer los poderes de ambas delegaciones.  Fue el día 10 cuando se sentaron ante la gran mesa de madera por vez primera los comisarios de los países enfrentados. El ministro Komoura entregó las condiciones japonesas al plenipotenciario ruso Witte, estas consistían en 9 puntos:

  1. Rembolso de los gastos de guerra (sin especificación de suma)
  2. Cesión de Sakahline
  3. Cesión de la concesión rusa de la península de Liao Tung, incluidos los puertos de Dalny y Port Arthur
  4. Evacuación de Manchuria, devolución a China de todos los privilegios adquiridos por Rusia y reconocimiento del ‘principio de puestas abiertas’
  5. Cesión del ferrocarril del Este-Chino desde Kharbin hasta Port Arthur.
  6. Reconocimiento por Rusia del protectorado japonés de Corea
  7. Concesión de los derechos de pesca en el litoral siberiano al norte de Vladivostock hasta el mar de Bering
  8. Entrega de todos los navíos de guerra rusos internados en los puertos neutrales de Extremo Oriente
  9. Limitación de las fuerzas navales rusas en las aguas de Extremo Oriente
Serge Witte at Portsmouth

Serge Witte at Portsmouth

Las peticiones japonesas eran en su mayor parte una ratificación lo que hasta ese momento habían obtenido por las armas: La isla Sajalín estaba ocupada, así como la península de Liaotung,  en Corea se había firmado el protectorado en 1904, e incluso el tramo del transiberiano que reclamaban ya estaba en su poder, tampoco los rusos no podían impedir por la fuerza que los japoneses pescaran en sus aguas territoriales, pues carecían de escuadra en la zona. Únicamente el pago de indemnizaciones de guerra, la limitación de la presencia rusa en Extremo Oriente, y la entrega de los buques internados podían ser consideradas como las peticiones más duras y humillantes. Me imagino la cara de Witte, un político curtido y experimentado, al concluir la lectura de este documento, y como buen funcionario del estado, dió acuse del escrito japonés y se retiró de la mesa hasta el día siguiente. Las cosas no iban a ser fáciles.

Baron Komura y Kogaro Takahira en Portsmouth

Baron Komura y Kogaro Takahira en Portsmouth

En la jornada del día 11 de agosto fue a Witte a quién le correspondía contestar, su argumentación se basó en tres puntos:

  1. Rusia no se encontraba vencida y se encontraba en condiciones de continuar la guerra.
  2. Rusia no es responsable de una guerra que habían comenzado los japoneses.
  3. Rusia deseaba la paz, pero no una paz a cualquier precio, sino una paz honorable sin pago de indemnizaciones, ni pérdidas de territorio.

Pero Witte no se levantó del asiento, ni se marchó, ni ese día, ni los siguientes. Las negociaciones continuaron, ambas delegaciones eran conscientes de que debían de llegar a un acuerdo. Y así se fueron escribiendo uno a uno, los artículos que compusieron el documento definitivo del conocido Tratado de Portsmouth, por el cual concluyó la guerra ruso japonesa de 1904-1905. El día 22 de agosto las negociaciones se estancaron, pues se empezaron a tratar los términos en que se redactarían los artículos más conflictivos. Los principales escollos se encontraban en los puntos ya mencionados:

  • Entrega de la isla Sakhaline, considerada como territorio ruso por los acuerdos con el propio imperio del Japón de 1875.
  • Indemnizaciones de guerra, los rusos se negaban a ellas al no considerarse vencidos. Witte no había ido a EEUU a pedir gracia, sino a negociar una paz honorable sin vencedores ni vencidos.
  • La entrega de los buques rusos internados en los puertos del Extremo Oriente,se argumentaba que era totalmente contraria al derecho internacional, sin precedentes en la historia.
  • La limitación de fuerzas navales rusas en Extremo Oriente, era una imposición humillante al honor ruso.
Newspaper correspondents at Portsmouth Peace Conference 1905

Newspaper correspondents at Portsmouth Peace Conference 1905

La negativa rusa a mover un ápice su posición de estos puntos tuvo su respuesta en un último intento del Japón el día 25: Se cedía en el punto de la entrega de los navíos internados, así como se proponía la ‘compra’ por Rusia del 50% de Sakhaline por tres mil millones -evitando así la palabra indemnización-.

Witte debió de ser el más sorprendido cuando el 28 de agosto el ministro japonés Komoura cambiaba la postura de so gobierno y aceptaba la postura rusa: “sin indemnización y partición de Sakhaline sin mediación de dinero”.

Russian envoys arriving to sign treaty, Peace Conference, Portsmouth, N.H., U.S.A.

Russian envoys arriving to sign treaty, Peace Conference, Portsmouth, N.H., U.S.A.

La ‘dudosa’ explicación. Aun aceptando las condiciones rusas, Japón conservaba sus conquistas en Extremo Oriente. Rusia caería en su propia trampa, la paz a la que temía y que trataba de evitar a toda costa, la que haría volver a su patria a las tropas derrotadas una y otra vez. La paz que se iba a firmar sería la peor de las derrotas del gobierno ruso desde el comienzo de la guerra.

Aunque a corto plazo los sucesos parecieron no dar la razón al Japón, a medio y largo plazo no hemos de dudar que la guerra con el Japón (y su paz firmada en Portsmouth), sí que influyó en la historia de la Rusia del primer cuarto del siglo XX.


Si queréis saber más hablamos del tratado en El tratado de Portsmouth

La capitulación de Port Arthur (2 de enero de 1905)


El 2 de enero de 1905 el general Stoessel al mando de las fuerzas rusas en Port Arthur se rendía ante el general Nogi. Tras 219 días de sitio, una plaza fortificada a conciencia, considerada inexpugnable al comienzo de la guerra, caía ante el asalto continuo de infantes lanzados en masa contra líneas de trincheras, ametralladoras y alambres de espino. Había nacido una forma de proceder en la guerra que sentenciaría la vida de miles de jóvenes soldados durante la IGM, lo que los teóricos franceses dieron a llamar la Offensive à Outrance. Pero… ¿Cómo se llevó a cabo la rendición de una plaza como Port Arthur?

Defensa de Port Arthur - Capitan Lebedieff

Asalto japonés de Port Arthur – Capitan Lebedeff

En la madrugada del 1º de enero de 1905, los ataques japoneses se centraban en el gran fuerte Ouantaï, entre la cresta del dragón y la colina de Cailles. Los primeros asaltos fueron rechazados, aunque antes del amanecer la posición fue tomada y asegurada por las fuerzas japonesas. Los combates continuaron durante la mañana, cuando una serie de explosiones convulsionaron a los presentes. Los rusos estaban haciendo saltar sus posiciones tras evacuarlas, el espectáculo comenzó con el fuerte de Kin-Ki-Chan, siguiendo otros dos más en el lado este de la línea de defensa. Otras explosiones se podían apreciar dentro del puerto, se estaba procediendo a la destrucción de los buques. Era la antesala del fín.

Del poblado de Chalitchodtza en la carretera entre el río de Loun-Ho y el vía férrea, partió una pequeña comitiva de oficiales rusos precedidos de una bandera blanca. El encuentro con las líneas japonesas fue a la altura de Susihiying. La lucha no se detuvo, los cañones no cesaban de disparar.

Port Arthur -Ubicación de Susihiying

Port Arthur -Ubicación de Susihiying

La nota entregada contenía un mensaje del general Stoessel para el general Nogi :

A juzgar por el estado general de toda la línea de posiciones hostiles que ustedes ocupan, encuentro toda resistencia de Port Arthur inútil, y,  con el objetivo de impedir un sacrificio inútil de vidas humanas, me propongo abrir negociaciones para la capitulación.

En caso de que usted consista, podrá usted nombrar comisarios para discutir el orden y las condiciones de la capitulación. Así como determinar un lugar donde estos comisarios irán a encontrarse con comisarios análogos nombrados por mí.

Aprovecho la ocasión para transmitir a Su Excelencia mis mayores respetos.

Stoessel

General Anatoly Mikhaylovich Stessel

General Anatoly Mikhaylovich Stessel

El general Nogi, transmitió este mensaje a Japón donde el mariscal Yamagata lo remitió al Emperador. En la contestación autorizando al inicio de las conversaciones venía una curiosa nota al respecto del comandante ruso:

Su Majestad [el emperador del Japón] ha querido declarar que el general Stoessel ha rendido, en medio de las dificultades, de loables servicios a su país. Su Majestad desea que se le rindan honores militares.

General Maresuke Nogi

General Maresuke Nogi

La mañana del día 2 se inició con un silencio no habitual, el ruido de los cañones había cesado. Un parlamentario japonés se aproximó a las líneas rusas con la comunicación de la respuesta japonesa:

Tengo el honor de responder a su comunicación de entrar en negociaciones con objeto de las condiciones y orden de capitulación. He nombrado como comisario al mayor general Ijichi, jefe de estado mayor de nuestro Ejército. Será acompañado por algunos oficiales de estado mayor y de funcionarios civiles. Se encontraran con sus comisarios el 2 de enero a mediodía en Susihiying.

Los comisarios de las dos partes tendrán el poder de firmar una convención de capitulación sin espera de ratificación y de dar a esta convención un efecto inmediato. La autorización para tales plenos poderes será firmada por el oficial de más alto rango de ambas partes en negociación y las autorizaciones serán intercambiadas por los comisarios respectivos.

Aprovecho la ocasión para transmitir a Su Excelencia mis mayores respetos.

Nogi

General Nogi Meets the General Forced to Surrender Port Arthur

General Nogi Meets the General Forced to Surrender Port Arthur

Las conversaciones tuvieron lugar en el fuerte llamado ‘nido del gran aguila’, cerca del poblado de Erhloungchan, el cual aun conservaba alguna sala intacta después de los combates. En el se preparó una mesa repleta de comida y vino para agasajar a unos rusos que se suponían llenos de privaciones. En las conversaciones participaron:

  • Por el lado japonés: mayor general Ichiri, comandante Gamaoka, capitán Okoubo, doctor Ariga y un interprete.
  • Por el lado ruso: coronel Reis (jefe de su estado mayor), coronel Nostock, cirujano jefe Balachoff, dos oficiales de estado mayor y dos interpretes.
The Surrender Of Port Arthur (1905)

The Surrender Of Port Arthur (1905)

Tras un inicio de conversaciones alabando la gallardía y valor de ambos contendientes se abordó las cuestiones objeto de la reunión.  La petición japonesa de una rendición sin condiciones, fue contestada por los parlamentarios rusos que no sería aceptada y que antes destruirían todas las instalaciones y enterrarían las ruinas que restaran de la fortaleza. Tras una larga jornada de negociaciones se llegó a un acuerdo de capitulación que fue firmado por ambas partes a las 8 horas de la tarde. Se recogía en un documento que incluía 11 artículos entre los que se estipulaba que:

  • Todos los soldados, marinos, voluntarios y funcionarios rusos eran considerados prisioneros (art.1)
  • Todos los fuertes, baterías, navíos, armas, municiones, caballos, material y edificios del estado serían entregados al ejército japonés en su estado actual (art.2)
  • El día 3 de enero las fortificaciones de las alturas de Port Arthur serán entregadas a los japoneses (art.3)
  • Se entregaría una lista con los emplazamientos de los fuertes, las defensas, las minas terrestres y submarinas, así como, todos los nombres de los civiles y militares que estuvieran en la plaza, indicando su sexo, raza y ocupación. (art.5)
  • El Ejército japonés como honor a la valerosa resistencia del Ejercito ruso, permitirá a los oficiales del Ejército y la Marina, así como a los funcionarios a llevar su espada y sus objetos personales. (Art.7)
  • Los oficiales, funcionarios y voluntarios que bajo palabra se comprometiera a no tomar las armas y no actuar de ninguna manera posible contra los intereses del Ejercito japonés hasta el final de la guerra serán devueltos a su país. (art.7)
  • El cuerpo sanitario ruso serán retenidos por los japoneses y puestos bajo el mando del cuerpo de salud japonés (art.9)
  • El trato a los civiles y administración municipal será realizado en un documento aparte (art.10)

Surrender of the Russian defenders to the Japanese after the Siege of Port Arthur

Una petición adicional fue hecha por los rusos: el transmitir a través de las líneas japoneses un telegrama al Zar en los siguientes términos:

He sido obligado a firmar la capitulación de Port Arthur en el día de hoy. Los oficiales y civiles llevando su espada deberán de ser autorizados a regresar a Rusia comprometiéndose a no tomar parte en esta guerra, de otra forma quedarán prisioneros. Pido permiso a Su Majestad para que los oficiales puedan adquirir este compromiso.

Stoessel

El día 4 de enero el general Stoessel recibió dos telegramas, uno con la contestación del Zar autorizando a los oficiales la libertad bajo palabra. Otro mensaje del Emperador del Japón comunicando que la guarnición sería tratada con la mayor consideración.

El día 5 de enero se encontraron el general Stoessel y Nogi en Shouishi, ambos a caballo se estrecharon la mano, mientras el japonés le decía en lengua rusa “es con placer que me encuentro en presencia de un general que ha combatido bravamente por su emperador y su país”. A lo que el ruso contestó: “No es menor placer conocer al general que me ha vencido”. Tras bajar a tierra tuvieron una reunión de un par de horas en una cabaña medio derruida por los combates.

Encuentro entre Nogi y Stoessel

Encuentro entre Nogi y Stoessel

A la hora de la despedida, Stoessel ofreció su caballo de batalla al general japonés, el cual rechazó en un primer momento dicho regalo, pues en realidad ya pertenecía al Ejercito japonés por el tratado de capitulación, aunque por no despreciar el gesto quedó en sus manos, asegurándole a su oponente que sería bien tratado.

El caballo de Stoessel

El caballo de Stoessel

La entrada solemne del Ejercito Japonés en Port Arthur se hizo el 11 de enero. Precedido de música militar, el general Nogi seguido de su estado mayor, entró en la plaza destruida por lo obuses al frente de su Ejercito vencedor. El desfile se alargaba durante 5 millas y duró cerca de 3 horas. En la tarde se celebró una gran ceremonia religiosa en honor de las almas de los soldados que habían perdido la vida en la toma de la fortaleza.

Tropas japonesas entrando en Port Arthur

Tropas japonesas entrando en Port Arthur

El general Stoessel junto a gran número de oficiales rusos abandonó bajo palabra Port Arthur el día 12 de enero. Inicialmente camino de Dalny, donde se embarcaron a bordo del Kamakoura Maru que tomó rumbo a Nagasaki. El general ruso se encontraba acompañado de su esposa, su hija y seis huérfanos de oficiales que habían perecido en el asedio.

Durante su estancia en el puerto japonés, el general Stoessel y su séquito, permaneció en una villa decorada a la europea en barrio de Inasa. A su alrededor un gran número de policías aseguraban su protección. Allí recibió gran cantidad de visitas protocolarias, hasta que el 17 de enero partió  junto con 245 oficiales camino de Europa en el paquebote francés Australien de la compañía Messageries Maritimes.

General Stoessel en el Australien

General Stoessel en el Australien

La pérdida de la plaza fue un terrible golpe para el ejército ruso en cuatro aspectos:

  • Personal, con la captura de 8 generales, 4 almirantes, 57 coroneles y comandantes, 920 oficiales de tierra y mar, 109 médicos y cirujanos, 20 capellanes, 22.437 soldados, 4.500 marinos, 4.045 no combatientes y entre 15.000 y 16.000 enfermos y heridos en los hospitales
  • Material, con la captura de 546 cañones, 35.252 fusiles, 1.920 caballos, 4 acorazados, 2 cruceros, 14 cañoneras y torpederos, 45 buques menores .
  • Estratégico, al liberar al ejército japonés encargado del sitio de la plaza, el cual pudo derivarse en apoyo del resto de tropas japonesas que avanzaban en dirección a Manchuria.
  • Moral, la plaza se consideraba como un bastión inexpugnable donde se estrellarían el ejército y la armada japonesa, la prensa en los primeros momentos de la guerra así lo refleja. Su pérdida para Rusia fue un gran golpe. El efecto fue contrario para el bando japonés, donde la toma de la villa se consideró un gran triunfo celebrado con gran regocijo en todos los ambientes de la sociedad.

El bombardeo de Vladivostock (6 de marzo de 1904)


La flota japonesa se multiplicaba en los primeros días de la guerra, y si había comenzado sus actividades en Port Arthur donde se concentraba el grueso de la marina rusa en Extremo Oriente, había otro puerto donde se guarnecía otra escuadra: Vladivostock. Allí tenían su base los cruceros acorazados Rurik, Rossia y Gromoboi, así como el crucero protegido Bogatyr.

Vladivostok cruisers in 1903. From left to right you have the Rossia, Bogatyr, Gromboi and Rurik by Valery Shilyaeva

Vladivostok cruisers in 1903. From left to right you have the Rossia, Bogatyr, Gromboi and Rurik by Valery Shilyaeva

Vladivostock se encuentra en una latitud de 43º 7’ N, al fondo de la Bahía de Pedro el Grande, entre los golfos de Amur al oeste, y Oussouri al este, en la punta de una península (Muraiev) que se adentra en el mar del Japón. Este apéndice geográfico continúa con una serie de islas pequeñas y grandes  que protegen la entrada a la rada del puerto por el norte.

Bahia de Pedro el Grande

Bahia de Pedro el Grande

El principal problema de este enclave era su ubicación tan al norte, pues los hielos dificultaban la navegabilidad durante el periodo invernal. En febrero de 1904 las bahías se encontraban cerradas por el hielo, que alcanzaba un espesor de cerca de un metro entre la isla de Askold y tierra firme.

Aun en estas condiciones la flota rusa realizó una salida el mismo día en que tuvieron noticia del ataque a Chemulpo y Port Arthur; en ella hundieron al Nagouri-Maru, un carguero japonés de 1800 Tn. El mal tiempo, con tormentas de nieve y temperaturas de -9ºC, hizo que debieran regresar el día 14 a puerto con los cañones cubiertos de hielo.

Fortificaciones Vladivostock

Fortificaciones Vladivostock

A finales de febrero de 1904, el almirante japonés Togo, no había conseguido su objetivo inicial de neutralizar a la flota enemiga en Port Arthur ni en su ataque sorpresa del 8-9 de febrero de 1904, ni con los brulotes cargados de piedras que intentaban cegar la bocana del puerto donde se cobijaba la flota rusa.

El Ejercito japonés que estaba siendo transportado por mar a los puertos de Gesan y Chemulpo carecía de protección de buques capitales, una nueva salida del escuadrón de Vladivostock podría causar verdaderos estragos entre mercantes desarmados.

Crucero Gromoboi

Crucero Gromoboi

De hecho esto es lo que sucedió con la salida de Valdivostock de los buques rusos el 24 de febrero. La escuadra de cruceros rusos arribó a Gesan el 26, permaneciendo en la zona hasta el 27. Por suerte para la marina japonesa no encontraron rastro de los convoyes japoneses, regresando a su base el 29.

A pesar del peligro que suponía desguarnecer a su escuadra de bloqueo si los acorazados enemigos decidían salir a combatir, el 29 de febrero Togo dividió sus fuerzas mandando a la división del almirante Kamimura a batir a la otra escuadra enemiga en Vladivostock.

Almiranter Kamimura a la busqueda de cruceros rusos

Almiranter Kamimura a la busqueda de cruceros rusos

Ya el 25 de febrero nueve navíos japoneses se presentaron en la rada de Vladivostock a la vista de los vigías que no perdían detalle de sus evoluciones. Allí permanecieron desde el amanecer hasta las dos y media de la tarde, cuando se retiraron sin realizar un disparo.

La flota japonesa se volvería a presentar el 6 de marzo a las 0850 horas pero esta vez con buques capitales y un ánimo más combativo. A esta hora el observador de la Isla de Askold comunicó por telégrafo la presencia de ocho buques al sur de su posición.

Flota de Kamimura en agosto de 1904

Flota de Kamimura en agosto de 1904

A las 0945 los navíos habían alcanzado la altura de la Isla de Askold y habían sido identificados como buques de guerra enemigos.

A las 1100 la escuadra japonesa se encontraba a medio camino entre la Isla de Askold y el puerto de Vladivostock, de ella se destacaron dos cruceros que quedaron al norte de esta posición, continuando los otros seis con su rumbo paralelo a la costa a una distancia de 15-16 Km, fuera del alcance de las baterías de costa. Los buques se encuentraban cubiertos de hielo y comienzaron a hacer fuego con todas sus baterías, de grueso y pequeño calibre, para hacerlas entrar en calor.

Crucero Acorazado Iwate (1905)

Crucero Acorazado Iwate (1905)

A las 1335 a una distancia de 8km el buque que encabezaba la línea japonesa comenzó a hacer fuego contra los fuertes, las baterías, la ciudad y el puerto interior, seguido inmediatamente por toda la escuadra. Los japoneses tenían un perfecto conocimiento de las defensas rusas y las baterías costeras no podían responder al encontrarse en zonas no batidas por los cañones.

A las 1420 cesó el bombardeo, tomando la flota japonesa rumbo sur. Se habían lanzado cerca de 200 proyectiles de diverso calibre.

A las 1730 ya no había ningún buque a la vista.

Museum of Vladivostok fortress

Museum of Vladivostok fortress

Los resultados de esta acción fueron pobres a nivel de daños:

  • Una casa de madera de un obrero fue destruida por un impacto directo, matando a una mujer que se encontraba en ella.
  • Un proyectil impactó en la casa del coronel Jakof, sin hacer explosión.
  • Un impacto en el barracón de los equipos de la flota de Siberia mató a 5 marineros.

Pero a nivel moral fueron muy altos:

  • La población europea de Vladivostock abandonó la ciudad volviendo a Rusia.
  • El general Linievich, al mando de la plaza. Realizó severos informes sobre las debilidades de la ciudad en caso de ser atacada lo de que hizo que se derivaran recursos y efectivos, muy escasos, en esos primeros momentos del conflicto.

Organización del Ejercito Japonés en 1904


La organización del Ejército japonés según el modelo europeo contaba con apenas 30 años de vida al iniciarse la guerra con Rusia en 1904. A pesar de su relativa juventud, ya había se había curtido en algunas ‘pequeñas’ guerras todas ellas victoriosas, de entre ellas hemos de destacar la guerra chino japonesa de 1895, donde ya contaba con una estructura de 7 divisiones. Vamos a ver en esta pequeña reseña como se encontraba organizado el Ejército japonés al inicio de las hostilidades.

Mikado recibe a la 2º misión militar francesa en 1872

Mikado recibe a la 2º misión militar francesa en 1872

Reclutamiento, todos los japoneses varones entre los 17 y 40 años se encontraban obligados a acudir al servicio militar obligatorio en caso de ser llamados a filas. Los reemplazos se hacían por sorteo, donde se determinaba quien iría al servicio activo, en el que se servía durante 3 años (+ 4 de reserva); y los que quedarían en ‘depósito del ejército’, éstos se dividían en dos clases:

  • los de primera clase, formaban una reserva de reclutamiento que duraba 7 años.
  • los de segunda clase, eran los suspendidos, dispensados y físicamente menos ‘capacitados’ solamente permanecían 1 año.

    Mobilizing the great army of invasion

    Mobilizing the great army of invasion

Una vez finalizados los periodos en el servicio activo pasaban a depender del Ejército territorial, donde permanecían otros 5 años.

Este sistema flexible, permitía mantener unos relativamente pequeños efectivos en tiempos de paz y, en caso de guerra, incrementarlos rápidamente con personal (más o menos) entrenado.

El territorio nacional de Japón se encontraba dividido en 12 circunscripciones de donde procedían cada una de las 12 divisiones de infantería, estos a su vez se subdividían en 4 distritos regimentales. Existía una 13ª división, la de la Guardia, que se reclutaba en el conjunto del territorio nacional. También se reclutaban en las circunscripciones los batallones de guarnición, la caballería, las armas especiales y las llamadas milicias insulares.

Illustration of Russian and Japanese Army and Navy Officers” by. Watanabe Nobukazu, February 1904

Illustration of Russian and Japanese Army and Navy Officers” by. Watanabe Nobukazu, February 1904

El Ejercito activo, el cual constituía en tiempo de guerra el llamado Ejercito de campaña, tenía una estructura similar al de tiempos de paz, aunque sus efectivos se incrementaban por la afluencia de reservistas (de 160.000 a 350.000 hombres). Al comienzo del conflicto se encontraba constituido por:

  • 13 divisiones (1 de la guardia y 12 divisiones locales), compuesta por
    • 2 brigadas de 2 regimientos de 3 batallones
    • 1 regimiento de caballería de 3 escuadrones
    • 1 regimientos de artillería con 2 grupos de 3 baterías de 6 piezas
      • Las divisiones 1º, 2º, 3º, 4º, y 6º contaban con artillería de campaña
      • Las divisiones 5º, 8º, 9º, 10º, 11º y 12º contaban con artillaría de montaña
      • La división 7º se encontraba incompleta al comienzo de la guerra
    • 1 batallón de ingenieros de 3 compañías
    • 1 batallón de suministros de 3 compañías
  • 2 brigadas independientes de caballería
    • 2 regimientos de 2 escuadrones
  • 2 brigadas independientes de artillería
    • 3 regimientos de 2 grupos de 3 baterías de campaña
  • 19 batallones de artillería de sitio (15 agrupados en regimientos)
  • 1 batallón de ferrocarriles
Nippon uniforms 1890-1905

Nippon uniforms 1890-1905

Las milicias insulares ascendían en su conjunto a 2 batallones, 1 escuadrón de caballería, 1 batería de montaña y 1 batallón de artillería de sitio.

Las fuerzas destinadas en Formosa se componían de 3 brigadas mixtas con:

  • 11 batallones
  • 3 escuadrones
  • 3 grupos de artillería de montaña de 3 baterias
  • 2 compañías de artillería de sitio
  • 3 compañías de ingenieros

Al inicio de la guerra y dentro de cada circunscripción se reclutaron a su vez tropas de remplazo en la siguiente relación:

  • Por cada regimiento de infantería, un batallón
  • Por cada regimiento de caballería, un escuadrón
  • Por cada regimiento de artillería, una batería
  • Por cada batallón de ingenieros, una compañía
  • Por cada batallón de suministros, una compañía
  • Por cada batallón de artillería de sitio, una compañía

Así como se añadió a cada división los siguientes elementos:

  • 1 Equipo de pontoneros con un equipo para construir un puente de 144 mts
  • 1 Equipo sanitario
  • 7 columnas de munición (4 de infantería y 3 de artillería)
  • 4 columnas de víveres (cada una con capacidad para 1 día)
  • 1 depósito de retaguardia
  • 6 ambulancias
  • 1 sección de telegrafía de campaña

    Japanese Ambulance Service Port Arthur

    Japanese Ambulance Service Port Arthur

En resumen una división en campaña contaba con 25000 hombres y 5500 caballos, de los que 14000 eran combatientes.

A comienzos de la guerra, una vez hecha la movilización general restaban unos 50.000 reservistas de 1º clase organizados en 52 batallones de infantería, 17 escuadrones de caballería, 19 baterías de artillería, 13 compañías de ingenieros; se tenía previsto agrupar estos efectivos en brigadas mixtas con 6-8 batallones de infantería, 1 escuadrón de caballería y 1 batería de artillería.

Formation of a Japanese division

Formation of a Japanese division

Por otro lado el ejército territorial encargado de guarniciones, defensa de costas, etc. contaba con 130.000 hombres organizados en 52 regimientos de infantería de 2 batallones, 34 escuadrones de caballería, 19 regimientos de artillería (4 baterías de 6 piezas), 13 batallones de ingenieros de 2 compañías. Susceptibles en caso de necesidad de ser enviados al frente.

Mukden, ¿Por qué Mukden?


La principal batalla terrestre en la guerra de 1904 entre Japón y Rusia, tuvo lugar en los alrededores de la ciudad de Mukden (actualmente Shenyang). Esta villa era un objetivo militar que superaba lo terrenal para llegar a lo divino.

La ubicación geográfica de Mukden estratégicamente no era buena, podríamos incluso de calificarla como mediocre.

Batalla de Mukden

Batalla de Mukden

El lugar era completamente llano, una llanura de 32 km de longitud, sin otro obstáculo natural que el cauce del Hun, un río que puede ser atravesado por varios vados. Para el general Kuropatkine, al mando de las tropas rusas, el curso del rio Hun (tambien conocido como Khouen-Ho) era  más que una ayuda, un impedimento. Establecer la línea defensiva delante de este curso fluvial sería un error, al dejar al ejército ruso encerrado entre el enemigo y el río. El hacerlo a lo largo del cauce, sería demasiado extenso y podría facilitar el envolvimiento de las tropas rusas.

Para colmo de las dificultades, la ciudad se encontraba rodeada por las tumbas imperiales, lugares prohibidos que los rusos no osarían profanar su carácter sagrado y que podrían ser usados por el enemigo.

Plano de Mudken (1912)

Plano de Mudken (1912)

Pasemos a otro nivel más ‘espiritual’. Mukden en la lengua local significa ‘prospera’, pero acomienzos del siglo XX este nombre no era por el que se conocía a esta ciudad en Manchuria, se la llamaba simplemente Tsin, ‘la capital’.

En 1905 no era una ciudad muy antigua, pues había sido fundada hacía menos de 260 años, y tenía el honor de ser la cuna de la dinastía imperial machú (la dinastía Qing gobernó China desde 1644 hasta 1911), los poetas chinos se referían a ella como

Mukden se distingue entre todas las ciudades conocidas, como el dragón y el tigre entre los animales.

No existía un censo al uso a comienzos del siglo XX, la población se estimaba entorno a unos 180.000 habitantes, aunque en momentos puntuales esta podía aumentar hasta los 800.000.

Mukden se encontraba rodeada de 2 cinturones amurallados, uno exterior de unos 18 km realizado de arcilla, y otro interior realizado de ladrillo con torres de unos 5 km de perimetro donde se concentraban los comercios y la zona noble de la ciudad.

Marshal Marquis Yamagata Being Welcomed at Mukden

Marshal Marquis Yamagata Being Welcomed at Mukden

Hasta que fue ocupada por los rusos en 1898, la ciudad tenía el mismo rango y prerrogativas que Pekin, siendo sede administrativa del Imperio. Contaba además con la categoría de Ciudad Santa. En primer lugar por su templo budista, uno de los más importantes del Extremo Oriente. Aunque su verdadera joya eran las tumbas de la dinastía manchú, a este lugar los emperadores chinos debían de peregrinar tras su proclamación para rendir homenaje a sus antepasados.

En el palacio sagrado de Mukden se guardaban los retratos de todos los emperadores Manchúes, era obligación que cada 10 años, los soberanos de Pekin enviaran -con gran pompa- un retrato suyo para ser custodiado en este lugar. Estos cuadros fueron transportados a Pekin tras la ocupación rusa, por el vicegobernador chino en 1900 salvándolos de su incautación.

Palacio Imperial Mukden

Palacio Imperial Mukden

También se guardaban en el palacio sagrado los archivos de la dinastía, los trajes que portaban los emperadores difuntos, numerosas reliquias, bronces y porcelanas antiguos de un valor incalculable, viejos libros y especímenes únicos que se remontan a tiempos míticos. La mayoría fueron requisados por los rusos tras la ocupación en 1900.

Como ya hemos adelantado, en la ciudad había varios recintos sagrados:

  • La Nan-Ta o Dagoba del sur, que se encuentra a 1600 metros al sur de la ciudad, donde se encuentran el Templo del Cielo, rodeado de muros con un altar central donde se ofrecen sacrificios por la familia del emperador. Al oeste de este recinto se encuentra un establo de vacas, para que el emperador pueda beber leche fresca en caso de que viniera a visitar el recinto.
  • A 3 km al norte de la villa dos tumbas son rodeadas de un espectacular jardín de una extensión de cerca de 1000 Ha.
  • A 11 km al este se encuentran las tumbas de Fouling dentro de un bosque de 2500 Ha, por donde discurre el rio Hun

    Recinto funerario de Fuling

    Recinto funerario de Fuling

Mukden, como podemos ver, era algo más que un punto en el mapa de dificil defensa, era una ciudad cuyo valor estratégico superaba lo terrenal; un objetivo militar, cuyo valor moral repercutiría definitivamente en el enemigo y en las naciones neutrales (sobre todo China). Similarmente a lo que transcurridos unos años pasaría en Leningrado o Stalingrado, ciudades que habían de conquistarse -o conservarse- más por prestigio que por utilidad táctica.

En palabras puestas en boca del Emperador japonés, que al hablar de Mukden manifestó la importancia que para el Ejercito nipón suponía este objetivo:

Las tumbas de la dinastía manchú pronto serán custodiadas por soldados japoneses. 


Os dejo un video del desarrollo de la batalla de Mukden (febrero-marzo de 1905)