El tratado secreto de Björkö (24 de julio de 1905)


Durante la tarde del 23 de julio de 1905 el yate real Polyarnaya Zvezda (Estrella polar) se encontraba anclado en un ‘lugar tranquilo’ de la isla de Björkö, había zarpado de improviso de Peterhoff con su majestad imperial el zar Nicolas II a bordo esa misma mañana. Muchos de los invitados se sorprendían cuando otro gran barco se aproximaba y se abarloaba a ellos. Era el Hohenzollerm, yate de la casa imperial alemana con el propio káiser Guillermo II abordo.

Ubicación de Björkö,

Ubicación de Björkö,

El encuentro no era casual, aunque sí algo precipitado, se había planificado con el mayor de los secretos cuatro días antes. Nadie debía de saber ni dar a conocer nada de lo que allí se hablara. Y así sucedió durante 12 años, hasta que fuera publicada en el año 1917 la correspondencia entre Niky y Willy (nombres familiares con los que firmaban ambos emperadores sus comunicaciones oficiales entre ellos).

El encuentro duró un día, el zar regresó a Peterhoff y el káiser continuó con su travesía veraniega hacia a Visby. En esas 24 horas, ambos jefes de estado habían firmado un tratado que podía cambiar toda la estructura geopolítica existente.

Tsar Nicholas II on board Kaiser Wilhelm's yacht Hohenzollern in 1905.

Tsar Nicholas II on board Kaiser Wilhelm’s yacht Hohenzollern in 1905.

Ese verano de 1905 Guillermo II iniciaba habitual crucero estival a bordo del Hohenzollern, esta vez no se dirigiría como habitualmente, hacia los fiordos noruegos, sino que se encaminaría en dirección a las costas de suecas del Báltico. Durante su travesía aprovechó para visitar en Gefle al rey de Suecia (13 de julio), y en su travesía de regreso a casa aprovechó para enviar a su primo el zar un telegrama. En él, a tenor de los sucesos posteriores, se puede entreleer la más sibilina de las dotes diplomáticas.

En breve estaré en mi viaje de regreso y no puedo pasar a través de la entrada del Mar de Finlandia sin enviaros mi cariño y mejores deseos. En caso de que desearas que nos viéramos, ya sea en tierra o en tu yate, por supuesto estaría siempre a tu disposición.

El zar no dudó en acudir al llamamiento del káiser, proponiendo él mismo, un tranquilo lugar en Bjoerkesund, cerca de Viborg, en el que pudieran encontrarse ambos primos en ‘sus yates’. Los siguientes mensajes cruzados reafirman la intención del káiser que deseaba un encuentro secreto, disfrazado de familiar. Se estaba preparando una reunión en que soberanos de dos imperios decidieran el futuro de sus naciones, sin que ministros, burócratas o cualquier otro pudiera interferir en el mismo o ‘aconsejar incorrectamente’.

Nadie tiene la más mínima idea de la reunión. Las caras de mis invitados serán dignas de ver cuando de repente aparezca tu yate. Una fina broma. Qué vestido para la reunión? Willy

Yate Imperial Ruso "Polyarnaya Zvezda (Estrella Polar)" pintado por Alexander Karlovich Beggrov (1841-1914)

Yate Imperial Ruso “Polyarnaya Zvezda (Estrella Polar)” pintado por Alexander Karlovich Beggrov (1841-1914)

El encuentro entre ambos yates tuvo lugar en la tarde del domingo 23 de julio de 1905. A la mañana siguiente ambos soberanos se sentaron a charlar. Los testigos aseguran que nadie, excepto ambos emperadores, estuvieron presentes en la mayor parte de la entrevista. De lo que se conoce de la misma se sabe que se trataron temas sobre la forma de gobierno del nuevo país, Noruega, que había surgido de su escisión de Suecia, y cuya casa real había sido ofrecida al príncipe danés con apoyo de Inglaterra. La injerencia inglesa en una zona que se consideraba clave para los intereses de ambos imperios era preocupante, más aún si se unía la situación en que podría quedar el Báltico, cuya desembocadura podría ser bloqueada por dos reinos ‘no afines’ que facilitaran la entrada a buques enemigos. Sobre este planteamiento y una vez creado el clima adecuado, el káiser propuso a su primo un tratado de alianza entre ambas naciones. No se sabe si el zar dudó o no, el caso es que al final del día fue firmado por ambos mandatarios.

Sus Majestades Imperiales, el emperador de todas las Rusias, por un lado, y el emperador alemán en el otro, con el fin de asegurar la paz en Europa, se han puesto de acuerdo en los siguientes puntos del tratado en este documento con respecto a una alianza defensiva:

Art. I. Si cualquier estado europeo ataca a uno de los dos imperios, una parte se compromete a ayudar a la otra parte contratante con todas sus fuerzas militares y navales.

Art. II. Las altas partes contratantes se obligan a no suscribir con cualquier enemigo común una paz separada.

Art. III. El presente Tratado entrará en vigencia desde el momento de la conclusión de la paz entre Rusia y Japón, pudiendo ser denunciado con la notificación previa de un año.

Art. IV. Cuando este tratado haya entrado en vigor, Rusia llevará a cabo las medidas necesarias para informar a Francia de la misma y proponer a este último a que se adhieran a ella como un aliado.

Firmado por Nicholas y William

Contrafirmado por Von Tschirschky, conde Benkendorf y Alexey Birilev, Ministro de Marina

Este tratado no fue improvisado durante la travesía estival de Guillermo II; sino que fue la culminación  de la política exterior de la Alemania del káiser de atraer a Rusia a su lado en un posible conflicto con Gran Bretaña.

La fuerza es el derecho

La fuerza es el derecho

Pero en política no todo es tan sencillo. El conde Lamsdorf, ministro de asuntos exteriores ruso, se echó las manos a la cabeza al tener conocimiento del acuerdo firmado, éste era incompatible con las obligaciones que Rusia tenía comprometidas con Francia y, por tanto, era imposible su ejecución. Witte, plenipotenciario ruso en las negociaciones de paz con Japón, que había partido para Portsmouth el 19 de julio, era de la misma opinión. El zar intentó mantener lo firmado (Nos unimos las manos y firmamos delante de Dios, que escuchó nuestros votos. Por tanto, creo que el tratado así puede llegar a existir. Lo que se firmó está firmado, y Dios es nuestro testador). Al final por mucha  empeño y grandilocuencia que usara en sus palabras, el emperador tuvo que ceder ante sus ministros. El tratado fue revocado por la vía reservada de la diplomacia y quedó oculto para el mundo.

Kaiser Wilhelm II. y Zar Nikolaus II. ¿Quien es quien?

Kaiser Wilhelm II. y Zar Nikolaus II. ¿Quien es quien?

Muy bien, todos estos hechos que hemos narrado han sido muy interesantes, pero… ¿Qué tienen que ver con la guerra ruso-japonesa? Buena pregunta, antes de responderla pongámonos en situación.

Estamos a finales de julio de 1905, la flota japonesa había acabado con la flota rusa de oriente, y otra más que se había enviado para sustituirla, ya no había más barcos pues la escuadra del mar negro no podía ser enviada al estar confinada en aquel mar. El ejército japonés había vencido al ruso en Mudken en marzo, su ofensiva se había detenido, y en julio se encontraba conquistando la isla Shakaline. Por el lado ruso el general Linievich había sustituido a Kuropatkine en el mando, y se encontraba reorganizando su ejército a la espera de la llegada de cuatro nuevos cuerpos que se habían formado en Europa. Las negociaciones de paz estaban por comenzar en Portsmounth.

La situación no pintaba bien para el zar tras las continuas derrotas militares

La situación no pintaba bien para el zar tras las continuas derrotas militares

Y llegamos a la razón que me ha llevado a escribir este post que no es otra que imaginarme al señor emperador del Japón, o a sus ministros reunidos, cuando les llegara la noticia que se había producido una entrevista secreta entre Niky y Willy. Si la cara de los acompañantes que iban en los yates imperiales cuando se encontraron debió de ser de sorpresa, la de los ministros japoneses debió de ser cuanto menos de preocupación, por no decir de pánico.

Alemania no había ocultado su simpatía con Rusia en el conflicto con Japón, que se había materializado en apoyo logístico de sus transportes, y bases a lo largo de todo el mundo. No es probable que la orgullosa Rusia, hubiera pedido ayuda a Alemania para una guerra con un país de menor entidad como Japón. Pero los rumores, ante la falta de información del suceso, surgieron en todos los periódicos. Algunos de los que he encontrado: El zar habría pedido apoyo financiero a Alemania. El káiser habría aconsejado al zar continuar con la guerra, argumentando que el regreso de un ejército derrotado acrecentaría los problemas internos, y que el ejército reconstituido de Lineivich podría conseguir la victoria por aplastante superioridad de números. Las conversaciones de paz eran sólo una argucia para conseguir tiempo.

ABC de 25/07/1905 pág 11

ABC de 25/07/1905, pág. 11.

Ninguno de los rumores duraría mucho tiempo. El tratado de paz se firmaría el 5 de septiembre, apenas un mes después de los sucesos que aquí narramos. Lo que sí que tengo claro es que noticias como ésta influyeron profundamente en los negociadores japoneses a la hora de llegar a un acuerdo de paz que no sería el mejor para sus intereses.

Las pretensiones del káiser no se cumplieron. El tratado de Björkö, que podría haber supuesto una crisis sin precedentes entre los miembros de la Doble alianza (Francia y Rusia), acabó difuminándose en las entrañas de la burocracia, del secreto de estado y de la rumorología de la prensa. Lo que en manos de hábiles políticos como Witte y Lamsdorf fue en un elemento más de negociación vez en favor de intereses rusos.

Negociando el Tratado de Portsmouth (1905) -- de izquierda a derecha: Rusos en el lado alejado de la mesa Korostovetz, Nabokov, Witte, Rosen, Plancon; y los japoneses en el lado cercano de la mesa Adachi,Ochiai, Komura, Takahira, Sato

Negociando el Tratado de Portsmouth (1905) — de izquierda a derecha: Rusos en el lado alejado de la mesa Korostovetz, Nabokov, Witte, Rosen, Plancon; y los japoneses en el lado cercano de la mesa Adachi,Ochiai, Komura, Takahira, Sato


Para interesados podéis encontrar más en el artículo en inglés: SIDNEY B. Fay. The Kaiser’s Secret Negotiations with the Tsar, 1904-1905 <enlace>

Anuncios

Los días claves de la guerra rusojaponesa (septiembre-octubre 1904)


En el mes de agosto de agosto de 1904 la situación parecía claramente favorable al Japón en la guerra que mantenía con Rusia. Los avances por tierra habían llegado a las puertas de Port Arthur y Liao-Yang. Por mar las escuadras de Vladivostock y del propio Port Arthur habían sido derrotadas. El alto mando nipón no podía por menos que estar satisfecho, aunque su enemigo distaba mucho de estar derrotado.

Los primeros intentos de asalto japonés  a la plaza fortificada de Port Arthur fueron repelidos, costaron cerca de 10.000 bajas y llegado el día 24 las municiones estaban prácticamente agotadas. Nogi se vió obligado a detener la ofensiva.

Plano de las operaciones en septiembre octubre de 1904

Plano de las operaciones en la zona de Liaoyang- Mukden (septiembre octubre de 1904).

Dos días después, el 26, Oyama inició la ofensiva sobre Liao-Yang y, tal como sucedió en Port Arthur, fue una nueva carnicería, asaltos continuos sobre posiciones bien fortificadas por los rusos. Tras seis días, Kuroki, logró conquistar la posición de Yentai y Kuropatkine, al mando de las tropas rusas, inició una retirada ordenada hacia Mudken. No se puede considerar el resultado de esta batalla como una derrota rusa, sino más bien un repliegue hacia una nueva posición bien fortificada a unos 40 km de Liao Yang.

Retirada rusa de Liao Yang

Retirada rusa de Liao Yang

En tierra los avances ya no eran tan rápidos como al principio de la guerra, el coste en vidas de los combates que iban a sucederse a partir de este momento iba a ser muy grande por ambos bandos. La distancia de los frentes de los centros de abastecimiento era otro de los hándicaps de los beligerantes, sobre todo para el Japón. La gestión de los recursos, tanto humanos como materiales, iba a decidir la guerra.

En el mar la flota japonesa se encontraba dañada tras los combates del mes de agosto. La escuadra de Togo, encargada del bloqueo del puerto, muchas de sus unidades necesitaban pasar por el dique seco para realizar reparaciones de consideración, y sus suministros empezaban a escasear. El planteamiento de utilizar las unidades capitales en apoyo de los asaltos terrestres a la fortaleza era cuestionado desde instancias superiores en Japón. La amenaza de un posible enfrentamiento con la flota del Báltico en el estado en que se encontraban los buques japoneses podía ser nefasto.

Torreta de popa del acorazado Asashi

Torreta de popa del acorazado Asashi

La flota rusa en Port Arthur no dejaba de ser temible, pues a pesar de la derrota del 10 de agosto, contaba con varios acorazados aún en uso. El mando japonés decidió continuar con el bloqueo, y que fueran enviados a Japón los buques poco a poco para su reparación, el criterio fue mandarlos en parejas. De esta forma se evitaría levantar el bloqueo y se continuaría apoyando  a las fuerzas de tierra. Pero este apoyo naval no fue fácil, y se cobró varios buques (el 2 de septiembre, el torpedero Hayatori chocó con una mina y se hundió, el 18 de septiembre, la cañonera Haiyen desapareció sin dejar rastro, el acorazado Asashi chocó también con una mina, aunque sin consecuencias, el 6 de noviembre la cañonera Atago fue hundida)

Cañonera Atago

Cañonera Atago

En septiembre de 1904 la guerra entró en un periodo crucial, a pesar de los éxitos iniciales situación para el Japón era delicada. Port Arthur continuaba resistiendo. El 11 de octubre las salidas de los torpederos rusos basados en Port Arthur pusieron en aprietos a la retaguardia del ejército de asedio japonés.  El 9 de octubre Kuropatkine se lanzó a la ofensiva en el rio Sha-ho. El 15 de octubre se tenía noticia de la partida de la flota del Báltico. El fiel de la balanza podía caer de cualquiera de los dos lados.

El general Kuroki en la batalla del Sha-ho

El general Kuroki en la batalla del Sha-ho

La batalla de Sha-ho, fue uno de los pocos momentos durante la guerra en que los rusos tomaron la iniciativa. Tras la batalla de Liou-Yang, el ejército japonés había avanzado y atravesado el rio Tai-tzu-ho. El objetivo de Kuropatkine era obligarlo a volverlo a cruzar en sentido contrario. La forma de hacerlo era mediante un ataque frontal que fijara las posiciones y un movimiento envolvente del flanco derecho de las tropas japonesas. Las operaciones comenzaron el día 5, no encontraron resistencia, y los rusos ocuparon las posiciones previstas en el centro en muy poco tiempo. El día 9 la columna de Rennenkampsf, que progresaba por el oeste  sobre las dos orillas del Tai-tzu-ho tuvo serias dificultades en tomar Pen-shi-hu. El día 10 los japoneses tomaron la ofensiva a pesar de la inferioridad numérica en que se encontraban.

Tras varios días de combate los rusos terminaron retirándose a sus posiciones de Mukden, quedando el resultado de la batalla, según la bibliografía que he consultado, en indeciso. Aunque para mí claramente los japoneses salvaron un matchball que podía haberlos llevado al desastre.

“In the Battle of the Sha River, a Company of Our Forces Drives a Strong Enemy Force to the Left Bank of the Taizi River”by Yoshikuni, November 1904

“In the Battle of the Sha River, a Company of Our Forces Drives a Strong Enemy Force to the Left Bank of the Taizi River”by Yoshikuni, November 1904

Tras estos combates Japón tomó consciencia de que sus recursos no le permitirían llevar una guerra en dos frentes, debería de concentrarse en acabar primero con uno de ellos. El elegido fue Port Arthur, donde se volcaron todos los esfuerzos humanos y materiales para tomar la plaza lo antes posible y acabar con la resistencia rusa. Por el contrario en Mukden, Japón permaneció en una posición defensiva hasta el mes de marzo de 1905 cuando ya pudo contar con el ejercito sitiador de Nogi para iniciar nuevamente operaciones ofensivas.

General Alexei Kuropatkin

General Alexei Kuropatkin

Como corolario una curiosidad: Kuropatkine en sus memorias echa la culpa de la derrota en la ofensiva de Sha-ho a sus generales (como casi siempre) acusándoles de ‘poco hábiles’, ‘faltos de dirección y mando’, ‘faltos de energía’, haber realizado ‘maniobras inútiles’, carecer de ‘tenacidad’, etc… debía de ser una joyita el tenerlo como jefe.

La expulsión de los ciudadanos japoneses de Port Arthur en febrero de 1904.


El 10 de febrero de 1904, unas horas después del ataque nocturno con torpederos a la flota rusa anclada en la rada de Port Arthur, el puerto tenía una actividad como nunca la había tenido. El virrey Alexeiev acabada de decretar las primeras medidas de defensa de la plaza y todo el mundo se encontraba manos a la obra.

Virrey Alexeiev

En primer lugar habían de ocuparse de los navíos de la flota que habían sufrido averías la noche anterior. Debían de ser remolcados al puerto interior y, entrar en dique seco de uno en uno -la capacidad del arsenal en este apartado lugar de Extremo Oriente era limitada-. En el caso de los grandes acorazados no podrían ser reparados más que con sus propios medios, allí los marineros realizaban la tediosa labor de descargar el carbón con el fin de aligerar el peso de estos grandes monstruos de acero.

La segunda preocupación del Virrey, y no la menos importante, fue la de acabar con el servicio de espionaje enemigo. Una labor a la que el Imperio del Japón había dedicado grandes recursos y, cuyos resultados saltaban a la vista tras el ataque del día anterior.

Diversidad cultural en Harbin (Manchuria) a comienzos del siglo XX. Chinos, japoneses y rusos.

Diversidad cultural en Harbin (Manchuria) a comienzos del siglo XX. Chinos, japoneses y rusos.

Fue decretado el estado de guerra en las plazas de Port Arthur y Vladivostock  en el territorio de Kouang Tung, en toda la costa y las zonas a lo largo de la línea ferroviaria del este-chino. La orden incluía un apartado dirigido a todos los extranjeros y a la población civil: Debían de abandonar Port Arthur en 24 horas, incluidas las familias de los oficiales rusos, las cuales debían de dejar la ciudad y dirigirse hacia el interior o regresar a casa.

Esta medida aumentó el desorden que ya de por sí reinaba en Port Arthur. En la estación de tren el caos reinaba a sus anchas, los trenes partían completamente abarrotados y con las mayores medidas de seguridad posibles, ya que se temía que se produjeran sabotajes en la única línea de abastecimiento ‘moderna’ que tenía la fortaleza.

The Lushun (Port Arthur) Railway Station, Built By Russian Troops In 1900.

The Lushun (Port Arthur) Railway Station, Built By Russian Troops In 1900.

A la vez que se intentaba sacar a la población civil y extranjera por tren, se prohibió que ningún buque abandonara el puerto por miedo que  la flota enemiga que se suponía al acecho obtuviera información de los resultados de su ataque y de lo que estaba acaeciendo en Port Arthur.

El día 12 cuando los ánimos se habían calmado un poco, Alemania mandó un buque, el SMS Hansa, que trasladó a la población de esa nacionalidad al puerto de Qindao. Anteriormente el Fou-Ping que había sido autorizado a transportar a la población china a Shangai, había sufrido un desagradable incidente cuando un guardacostas ruso al detectar su salida por la bocana del puerto abrió fuego, recibiendo el mercante 3 impactos directos y matando a 5 ciudadanos chinos. Interceptado por el navío de patrulla ruso, el capitán del Fou-Ping mostró su autorización, recibiendo las correspondientes disculpas y dejándolo seguir su ruta, no sin antes advertirle que no debía de divulgar lo que había visto y callar lo que acababa de ocurrir.

SMS Hansa (1898)

SMS Hansa (1898)

En esos mimos momentos dentro del puerto sucedía una tragedia en el pequeño vapor inglés Wenchow de apenas 900 Tn. En este transporte fueron embarcados 200 ciudadanos japoneses, acompañados por ocho marinos rusos para su protección. Pronto descubrieron que su estancia en el Wenchow sería una dura experiencia que no sabrían como acabaría.

El barco no estaba preparado para acoger a tal numero de personas, no disponía de condiciones higiénicas y, sobre todo, carecía de los suministros necesarios. Las peticiones iniciales del capitán para que se les suministrara comida fueron desestimadas por el Virrey Alexiev. Sólo al caer la tarde de día 10, ¡tras 36 horas sin comer!, les fueron suministrados 10 sacos de arroz y un poco de bizcocho como único alimento.

Wenchow

Wenchow

Al día siguiente los problemas aumentaron cuando el agua potable se agotó a bordo. Los mensajes pidiendo el abastecimiento se transmitían cada vez con más angustia, pero siguieron sin ser atendidos.

La situación llegó a su límite el día 13, mujeres, niños y ancianos habían caído enfermos por falta de comida y, los gritos que se escuchaban eran desgarradores ¡sólo reclamaban algo que llevarse a la boca!. Este mismo día embarcaron otros 103 japoneses procedentes de Harbin, a los cuales se les había robado todo su equipaje y dinero.  El número de prisioneros en el Wenchow  ascendía ya a más de 300.

A las 5 de la tarde del día 14 se recibió la autorización para que el ‘buque prisión’ pudiera partir. No demoró mucho su salida, abandonando la rada con dirección al cercano puerto chino de CheFou, donde llegó a la mañana del día siguiente.

La noticia no pasó desapercibida para la prensa mundial:

Captura

San Francisco Call, Volume 95, Number 81, 19 February 1904

Incluso este suceso fue utilizado por los ingleses como lista de agravios realizados por los rusos tras el incidente de Hull

Captura

Evening Star , Issue 12336, 28 October 1904, Page 6

Desarrollo del ferrocarril en Korea durante la guerra rusojaponesa


Las materias primas existentes en Korea eran necesarias para el desarrollo de la incipiente industria del Imperio del Japón. Pero la Korea de comienzos del siglo XX se encontraba en un estado de desarrollo muy precario, necesitaba la creación de unas líneas de comunicaciones para una eficiente explotación y comercialización de sus riquezas. La geopolítica internacional y los intereses militares nipones en la zona aceleraron el proceso de desarrollo de infraestructuras e hicieron que, al finalizar la guerra rusojaponesa en 1905, Korea gozara de una de las mejores líneas de ferrocarril de Asia desde la cual se podía viajar desde Seul hasta Europa.

Red ferroviaria coreana en 1914

Red ferroviaria coreana en 1914 basada en la construida durante la guerra de 1904

Los intereses del Japón en los territorios de la península de Korea se iniciaron en la segunda mitad del siglo XIX. En 1876 tras la restauración Meiji, la política exterior japonesa intentó asimilarse a las de las potencias occidentales de la época. Se inició una incipiente política expansionista que dió uno de sus primeros pasos en los territorios del Reino de Korea. Fue en ese año de 1876 cuando se firmó el Tratado de Kanghwa,por el que se cedían a Japón el uso de 3 puertos coreanos para el comercio con el Imperio.

Tras la guerra chino-japonesa de 1895, el Tratado de Shimonoseki supuso la entrada de Korea al área de influencia japonesa. Se reconoció la independencia de Korea, así como la renuncia de China a cualquier reclamación sobre este territorio.

Transporte de munición por el ferrocarril durante la guerra rusojaponesa

Transporte de munición por el ferrocarril durante la guerra rusojaponesa

Con el inicio de la guerra con Rusia en 1904, el Imperio Japonés necesitaba de los puertos y paso franco por Korea para el suministro y transporte de sus tropas al frente. Desde el mismo comienzo del conflicto el territorio coreano fue ocupado y su gobierno fue reemplazado por uno afín, manteniendo a la dinastía reinante Gojong. Tras numerosos tratados en los años de la guerra, se terminó por instaurar un protectorado en 1905 por el Tratado de Ulsa. En 1910 definitivamente Corea fue anexionada a Japón.

INICIOS DEL FERROCARRIL: LINEA DE CHEMULPO A SEUL

La historia del ferrocarril en la península de Korea comenzó en 1896, cuando se cedió la concesión a unos hombres de negocios yanquis de la construcción de la línea Seul-Chemulpo (actual Inchon). Los trabajos finalizaron y se abrieron definitivamente al tráfico de personas y mercancías el 8 de julio de 1900. Antes de la conclusión de esta línea se iniciaron las obras para conectar con los puertos del sur del país. A su vez otras concesiones  de lineas de ferrocarril fueron cedidas a empresas francesas en la zona norte.

Inicios del ferrocarril coreano de Chemulpo a Seul (1899)

Inicios del ferrocarril coreano de Chemulpo a Seul (1899)

LINEA SUR : DE FUSAN A SEUL

En 1903 cuando la guerra entre Japón y Rusia era una realidad cada vez más cercana, los trabajos en el ferrocarril coreano se aceleraron. El gobierno japonés tomó un interés prioritario en el proyecto de la vía que unía Fusan en el sur del país con Seul. Se garantizaron por el propio Estado Nipón los 25 millones de yenes necesarios para la finalización del trayecto, así como se entregó una prima de 2,5 millones de yenes para que fuera acabado antes del fin de año de 1904 (en caso de no ser así la empresa debía de devolver este dinero más sus intereses).

The Opening Ceremony of the Seoul-Busan Railway (1905) © Jung Sung-Gil_Gulmaru Kore

The Opening Ceremony of the Seoul-Busan Railway (1905) © Jung Sung-Gil_Gulmaru Kore

La distancia a recorrer era de 340 kilómetros, y los trabajos de ingeniería a realizar fueron numerosos, sobre todo en la región montañosa de Waikan a Kantokou -en la línea se ejecutaron obras para 53 estaciones, 24 túneles y 290 puentes-.

A comienzos de 1905 se encontraban en funcionamientos 28 locomotoras, con 58 vagones de pasajeros y 230 de mercancías. Circulaban 2 trenes de ida y vuelta al día que tardaban 15 horas en hacer el recorrido entre Fusan y Seul.

LINEA NORTE: DE SEUL AL RIO YALU

Desde el inicio de las hostilidades con Rusia, el gobierno japonés se interesó por una línea que continuara desde Seul y que uniéndose a la de Fusan, hiciera el recorrido desde los puertos del sur hasta el teatro de operaciones en Manchuria.

Mientras que la línea del sur (Fusan-Seul) fue realizada completamente por ingenieros civiles, la del norte (Seul-Yalú) lo fue por ingenieros militares. Se usaron los trabajos ya iniciados por la compañía franco-coreana (suspendido su contrato al comienzo de la guerra), los puentes y obras se realizaron en madera, pues se trataba de terminar en el menor tiempo posible los trabajos, no en que estos perduraran en el tiempo. Posteriormente serían sustituidos estas obras provisionales por otras definitivos.

Puente sobre el rio Yalú en los años 30 del siglo XX

Puente sobre el rio Yalú en los años 30 del siglo XX

Iniciados los trabajos en abril de 1904, a principios de 1905 se encontraba terminada la linea que unía Seul con Pion-yang, y en los primeros meses de este año de 1905 los trenes ya llagaban al Yalou.

OTRAS LINEAS

También se trabajó en las líneas que unían

  • Antoung-Hsein con Liao-Yang continuando la línea norte y uniéndose al Transiberiano en su línea del Este-Chino
  • Seul con Gesan atravesando la península de Este a Oeste
  • Bifurcación de la linea sur al puerto de Masampo
Trenes japoneses en Liao Yang

Trenes japoneses en Liao Yang

A los trabajos de creación de una red ferroviaria se le unieron otros de mejora de puertos, construcción de faros, etc… Al finalizar el la guerra rusojaponesa, Korea contaba con una de las mejores infraestructuras de comunicaciones de Asia.

Las negociaciones de paz en Portsmouth (9-28 de agosto de 1905)


Cabecera de tarjeta emitida con motivo de las negociaciones

Cabecera de tarjeta emitida con motivo de las negociaciones

¿Cómo se desarrollan unas negociaciones de paz? Las iniciadas en Portsmouth en agosto de 1905 enfrentaban a rusos y japoneses con dos posiciones muy diferentes. Por un lado la delegación japonesa se presentaba consciente de su posición de vencedora en el campo de batalla, la cual le daba derecho de imponer sus condiciones a un enemigo vencido.

Por otro lado la delegación rusa llegó a la pequeña ciudad portuaria estadounidense con una situación militar y de política interior completamente desfavorable. Los protagonistas que debían de ‘torear este Miura’ eran conscientes de su posición, y de las armas que debían de jugar para poder salir airosos del trance.

Veamos como se sucedieron los acontecimientos.

Japanese plenipotentiaries arriving at Portsmouth

Japanese plenipotentiaries arriving at Portsmouth

El Portsmouth Navy Yard fue el lugar donde se desarrollaron las sesiones de la conferencia, un gran edificio de ladrillo rojo que se encontraba a 100 metros del puerto, en el mismo centro de los astilleros navales.

Peace Conference building. Portsmouth Navy Yard, 1905

Peace Conference building. Portsmouth Navy Yard, 1905

El primer día (9) se dedicó a reconocer los poderes de ambas delegaciones.  Fue el día 10 cuando se sentaron ante la gran mesa de madera por vez primera los comisarios de los países enfrentados. El ministro Komoura entregó las condiciones japonesas al plenipotenciario ruso Witte, estas consistían en 9 puntos:

  1. Rembolso de los gastos de guerra (sin especificación de suma)
  2. Cesión de Sakahline
  3. Cesión de la concesión rusa de la península de Liao Tung, incluidos los puertos de Dalny y Port Arthur
  4. Evacuación de Manchuria, devolución a China de todos los privilegios adquiridos por Rusia y reconocimiento del ‘principio de puestas abiertas’
  5. Cesión del ferrocarril del Este-Chino desde Kharbin hasta Port Arthur.
  6. Reconocimiento por Rusia del protectorado japonés de Corea
  7. Concesión de los derechos de pesca en el litoral siberiano al norte de Vladivostock hasta el mar de Bering
  8. Entrega de todos los navíos de guerra rusos internados en los puertos neutrales de Extremo Oriente
  9. Limitación de las fuerzas navales rusas en las aguas de Extremo Oriente
Serge Witte at Portsmouth

Serge Witte at Portsmouth

Las peticiones japonesas eran en su mayor parte una ratificación lo que hasta ese momento habían obtenido por las armas: La isla Sajalín estaba ocupada, así como la península de Liaotung,  en Corea se había firmado el protectorado en 1904, e incluso el tramo del transiberiano que reclamaban ya estaba en su poder, tampoco los rusos no podían impedir por la fuerza que los japoneses pescaran en sus aguas territoriales, pues carecían de escuadra en la zona. Únicamente el pago de indemnizaciones de guerra, la limitación de la presencia rusa en Extremo Oriente, y la entrega de los buques internados podían ser consideradas como las peticiones más duras y humillantes. Me imagino la cara de Witte, un político curtido y experimentado, al concluir la lectura de este documento, y como buen funcionario del estado, dió acuse del escrito japonés y se retiró de la mesa hasta el día siguiente. Las cosas no iban a ser fáciles.

Baron Komura y Kogaro Takahira en Portsmouth

Baron Komura y Kogaro Takahira en Portsmouth

En la jornada del día 11 de agosto fue a Witte a quién le correspondía contestar, su argumentación se basó en tres puntos:

  1. Rusia no se encontraba vencida y se encontraba en condiciones de continuar la guerra.
  2. Rusia no es responsable de una guerra que habían comenzado los japoneses.
  3. Rusia deseaba la paz, pero no una paz a cualquier precio, sino una paz honorable sin pago de indemnizaciones, ni pérdidas de territorio.

Pero Witte no se levantó del asiento, ni se marchó, ni ese día, ni los siguientes. Las negociaciones continuaron, ambas delegaciones eran conscientes de que debían de llegar a un acuerdo. Y así se fueron escribiendo uno a uno, los artículos que compusieron el documento definitivo del conocido Tratado de Portsmouth, por el cual concluyó la guerra ruso japonesa de 1904-1905. El día 22 de agosto las negociaciones se estancaron, pues se empezaron a tratar los términos en que se redactarían los artículos más conflictivos. Los principales escollos se encontraban en los puntos ya mencionados:

  • Entrega de la isla Sakhaline, considerada como territorio ruso por los acuerdos con el propio imperio del Japón de 1875.
  • Indemnizaciones de guerra, los rusos se negaban a ellas al no considerarse vencidos. Witte no había ido a EEUU a pedir gracia, sino a negociar una paz honorable sin vencedores ni vencidos.
  • La entrega de los buques rusos internados en los puertos del Extremo Oriente,se argumentaba que era totalmente contraria al derecho internacional, sin precedentes en la historia.
  • La limitación de fuerzas navales rusas en Extremo Oriente, era una imposición humillante al honor ruso.
Newspaper correspondents at Portsmouth Peace Conference 1905

Newspaper correspondents at Portsmouth Peace Conference 1905

La negativa rusa a mover un ápice su posición de estos puntos tuvo su respuesta en un último intento del Japón el día 25: Se cedía en el punto de la entrega de los navíos internados, así como se proponía la ‘compra’ por Rusia del 50% de Sakhaline por tres mil millones -evitando así la palabra indemnización-.

Witte debió de ser el más sorprendido cuando el 28 de agosto el ministro japonés Komoura cambiaba la postura de so gobierno y aceptaba la postura rusa: “sin indemnización y partición de Sakhaline sin mediación de dinero”.

Russian envoys arriving to sign treaty, Peace Conference, Portsmouth, N.H., U.S.A.

Russian envoys arriving to sign treaty, Peace Conference, Portsmouth, N.H., U.S.A.

La ‘dudosa’ explicación. Aun aceptando las condiciones rusas, Japón conservaba sus conquistas en Extremo Oriente. Rusia caería en su propia trampa, la paz a la que temía y que trataba de evitar a toda costa, la que haría volver a su patria a las tropas derrotadas una y otra vez. La paz que se iba a firmar sería la peor de las derrotas del gobierno ruso desde el comienzo de la guerra.

Aunque a corto plazo los sucesos parecieron no dar la razón al Japón, a medio y largo plazo no hemos de dudar que la guerra con el Japón (y su paz firmada en Portsmouth), sí que influyó en la historia de la Rusia del primer cuarto del siglo XX.


Si queréis saber más hablamos del tratado en El tratado de Portsmouth

La capitulación de Port Arthur (2 de enero de 1905)


El 2 de enero de 1905 el general Stoessel al mando de las fuerzas rusas en Port Arthur se rendía ante el general Nogi. Tras 219 días de sitio, una plaza fortificada a conciencia, considerada inexpugnable al comienzo de la guerra, caía ante el asalto continuo de infantes lanzados en masa contra líneas de trincheras, ametralladoras y alambres de espino. Había nacido una forma de proceder en la guerra que sentenciaría la vida de miles de jóvenes soldados durante la IGM, lo que los teóricos franceses dieron a llamar la Offensive à Outrance. Pero… ¿Cómo se llevó a cabo la rendición de una plaza como Port Arthur?

Defensa de Port Arthur - Capitan Lebedieff

Asalto japonés de Port Arthur – Capitan Lebedeff

En la madrugada del 1º de enero de 1905, los ataques japoneses se centraban en el gran fuerte Ouantaï, entre la cresta del dragón y la colina de Cailles. Los primeros asaltos fueron rechazados, aunque antes del amanecer la posición fue tomada y asegurada por las fuerzas japonesas. Los combates continuaron durante la mañana, cuando una serie de explosiones convulsionaron a los presentes. Los rusos estaban haciendo saltar sus posiciones tras evacuarlas, el espectáculo comenzó con el fuerte de Kin-Ki-Chan, siguiendo otros dos más en el lado este de la línea de defensa. Otras explosiones se podían apreciar dentro del puerto, se estaba procediendo a la destrucción de los buques. Era la antesala del fín.

Del poblado de Chalitchodtza en la carretera entre el río de Loun-Ho y el vía férrea, partió una pequeña comitiva de oficiales rusos precedidos de una bandera blanca. El encuentro con las líneas japonesas fue a la altura de Susihiying. La lucha no se detuvo, los cañones no cesaban de disparar.

Port Arthur -Ubicación de Susihiying

Port Arthur -Ubicación de Susihiying

La nota entregada contenía un mensaje del general Stoessel para el general Nogi :

A juzgar por el estado general de toda la línea de posiciones hostiles que ustedes ocupan, encuentro toda resistencia de Port Arthur inútil, y,  con el objetivo de impedir un sacrificio inútil de vidas humanas, me propongo abrir negociaciones para la capitulación.

En caso de que usted consista, podrá usted nombrar comisarios para discutir el orden y las condiciones de la capitulación. Así como determinar un lugar donde estos comisarios irán a encontrarse con comisarios análogos nombrados por mí.

Aprovecho la ocasión para transmitir a Su Excelencia mis mayores respetos.

Stoessel

General Anatoly Mikhaylovich Stessel

General Anatoly Mikhaylovich Stessel

El general Nogi, transmitió este mensaje a Japón donde el mariscal Yamagata lo remitió al Emperador. En la contestación autorizando al inicio de las conversaciones venía una curiosa nota al respecto del comandante ruso:

Su Majestad [el emperador del Japón] ha querido declarar que el general Stoessel ha rendido, en medio de las dificultades, de loables servicios a su país. Su Majestad desea que se le rindan honores militares.

General Maresuke Nogi

General Maresuke Nogi

La mañana del día 2 se inició con un silencio no habitual, el ruido de los cañones había cesado. Un parlamentario japonés se aproximó a las líneas rusas con la comunicación de la respuesta japonesa:

Tengo el honor de responder a su comunicación de entrar en negociaciones con objeto de las condiciones y orden de capitulación. He nombrado como comisario al mayor general Ijichi, jefe de estado mayor de nuestro Ejército. Será acompañado por algunos oficiales de estado mayor y de funcionarios civiles. Se encontraran con sus comisarios el 2 de enero a mediodía en Susihiying.

Los comisarios de las dos partes tendrán el poder de firmar una convención de capitulación sin espera de ratificación y de dar a esta convención un efecto inmediato. La autorización para tales plenos poderes será firmada por el oficial de más alto rango de ambas partes en negociación y las autorizaciones serán intercambiadas por los comisarios respectivos.

Aprovecho la ocasión para transmitir a Su Excelencia mis mayores respetos.

Nogi

General Nogi Meets the General Forced to Surrender Port Arthur

General Nogi Meets the General Forced to Surrender Port Arthur

Las conversaciones tuvieron lugar en el fuerte llamado ‘nido del gran aguila’, cerca del poblado de Erhloungchan, el cual aun conservaba alguna sala intacta después de los combates. En el se preparó una mesa repleta de comida y vino para agasajar a unos rusos que se suponían llenos de privaciones. En las conversaciones participaron:

  • Por el lado japonés: mayor general Ichiri, comandante Gamaoka, capitán Okoubo, doctor Ariga y un interprete.
  • Por el lado ruso: coronel Reis (jefe de su estado mayor), coronel Nostock, cirujano jefe Balachoff, dos oficiales de estado mayor y dos interpretes.
The Surrender Of Port Arthur (1905)

The Surrender Of Port Arthur (1905)

Tras un inicio de conversaciones alabando la gallardía y valor de ambos contendientes se abordó las cuestiones objeto de la reunión.  La petición japonesa de una rendición sin condiciones, fue contestada por los parlamentarios rusos que no sería aceptada y que antes destruirían todas las instalaciones y enterrarían las ruinas que restaran de la fortaleza. Tras una larga jornada de negociaciones se llegó a un acuerdo de capitulación que fue firmado por ambas partes a las 8 horas de la tarde. Se recogía en un documento que incluía 11 artículos entre los que se estipulaba que:

  • Todos los soldados, marinos, voluntarios y funcionarios rusos eran considerados prisioneros (art.1)
  • Todos los fuertes, baterías, navíos, armas, municiones, caballos, material y edificios del estado serían entregados al ejército japonés en su estado actual (art.2)
  • El día 3 de enero las fortificaciones de las alturas de Port Arthur serán entregadas a los japoneses (art.3)
  • Se entregaría una lista con los emplazamientos de los fuertes, las defensas, las minas terrestres y submarinas, así como, todos los nombres de los civiles y militares que estuvieran en la plaza, indicando su sexo, raza y ocupación. (art.5)
  • El Ejército japonés como honor a la valerosa resistencia del Ejercito ruso, permitirá a los oficiales del Ejército y la Marina, así como a los funcionarios a llevar su espada y sus objetos personales. (Art.7)
  • Los oficiales, funcionarios y voluntarios que bajo palabra se comprometiera a no tomar las armas y no actuar de ninguna manera posible contra los intereses del Ejercito japonés hasta el final de la guerra serán devueltos a su país. (art.7)
  • El cuerpo sanitario ruso serán retenidos por los japoneses y puestos bajo el mando del cuerpo de salud japonés (art.9)
  • El trato a los civiles y administración municipal será realizado en un documento aparte (art.10)

Surrender of the Russian defenders to the Japanese after the Siege of Port Arthur

Una petición adicional fue hecha por los rusos: el transmitir a través de las líneas japoneses un telegrama al Zar en los siguientes términos:

He sido obligado a firmar la capitulación de Port Arthur en el día de hoy. Los oficiales y civiles llevando su espada deberán de ser autorizados a regresar a Rusia comprometiéndose a no tomar parte en esta guerra, de otra forma quedarán prisioneros. Pido permiso a Su Majestad para que los oficiales puedan adquirir este compromiso.

Stoessel

El día 4 de enero el general Stoessel recibió dos telegramas, uno con la contestación del Zar autorizando a los oficiales la libertad bajo palabra. Otro mensaje del Emperador del Japón comunicando que la guarnición sería tratada con la mayor consideración.

El día 5 de enero se encontraron el general Stoessel y Nogi en Shouishi, ambos a caballo se estrecharon la mano, mientras el japonés le decía en lengua rusa “es con placer que me encuentro en presencia de un general que ha combatido bravamente por su emperador y su país”. A lo que el ruso contestó: “No es menor placer conocer al general que me ha vencido”. Tras bajar a tierra tuvieron una reunión de un par de horas en una cabaña medio derruida por los combates.

Encuentro entre Nogi y Stoessel

Encuentro entre Nogi y Stoessel

A la hora de la despedida, Stoessel ofreció su caballo de batalla al general japonés, el cual rechazó en un primer momento dicho regalo, pues en realidad ya pertenecía al Ejercito japonés por el tratado de capitulación, aunque por no despreciar el gesto quedó en sus manos, asegurándole a su oponente que sería bien tratado.

El caballo de Stoessel

El caballo de Stoessel

La entrada solemne del Ejercito Japonés en Port Arthur se hizo el 11 de enero. Precedido de música militar, el general Nogi seguido de su estado mayor, entró en la plaza destruida por lo obuses al frente de su Ejercito vencedor. El desfile se alargaba durante 5 millas y duró cerca de 3 horas. En la tarde se celebró una gran ceremonia religiosa en honor de las almas de los soldados que habían perdido la vida en la toma de la fortaleza.

Tropas japonesas entrando en Port Arthur

Tropas japonesas entrando en Port Arthur

El general Stoessel junto a gran número de oficiales rusos abandonó bajo palabra Port Arthur el día 12 de enero. Inicialmente camino de Dalny, donde se embarcaron a bordo del Kamakoura Maru que tomó rumbo a Nagasaki. El general ruso se encontraba acompañado de su esposa, su hija y seis huérfanos de oficiales que habían perecido en el asedio.

Durante su estancia en el puerto japonés, el general Stoessel y su séquito, permaneció en una villa decorada a la europea en barrio de Inasa. A su alrededor un gran número de policías aseguraban su protección. Allí recibió gran cantidad de visitas protocolarias, hasta que el 17 de enero partió  junto con 245 oficiales camino de Europa en el paquebote francés Australien de la compañía Messageries Maritimes.

General Stoessel en el Australien

General Stoessel en el Australien

La pérdida de la plaza fue un terrible golpe para el ejército ruso en cuatro aspectos:

  • Personal, con la captura de 8 generales, 4 almirantes, 57 coroneles y comandantes, 920 oficiales de tierra y mar, 109 médicos y cirujanos, 20 capellanes, 22.437 soldados, 4.500 marinos, 4.045 no combatientes y entre 15.000 y 16.000 enfermos y heridos en los hospitales
  • Material, con la captura de 546 cañones, 35.252 fusiles, 1.920 caballos, 4 acorazados, 2 cruceros, 14 cañoneras y torpederos, 45 buques menores .
  • Estratégico, al liberar al ejército japonés encargado del sitio de la plaza, el cual pudo derivarse en apoyo del resto de tropas japonesas que avanzaban en dirección a Manchuria.
  • Moral, la plaza se consideraba como un bastión inexpugnable donde se estrellarían el ejército y la armada japonesa, la prensa en los primeros momentos de la guerra así lo refleja. Su pérdida para Rusia fue un gran golpe. El efecto fue contrario para el bando japonés, donde la toma de la villa se consideró un gran triunfo celebrado con gran regocijo en todos los ambientes de la sociedad.

La Compañía de Maderas del Ya-lú. Su influencia en el estallido de la guerra


Hace unos meses escribía sobre las causas que motivaron que estallara el conflicto armado entre Japón y Rusia en 1904 <aquí>. Hoy nos vamos a centrar en dos de ellas: los intereses económicos rusos en extremo oriente y la negativa de cumplir el acuerdo de retirada de tropas de Manchuria firmado entre Rusia y China en 1902. En estos dos puntos existe un nexo común: la Compañía de Maderas del Ya-lú, una empresa donde los intereses económicos, políticos y militares se entrelazaban, claro ejemplo  de la política rusa del momento.

Northeast China during the Russian and Japanese occupation

Northeast China during the Russian and Japanese occupation

El 26 de agosto de 1896, cuando el rey de Korea se encontraba refugiado en la legación rusa de Seúl, un comerciante de Vladivostok llamado Briner obtuvo del gobierno coreano la concesión para formar una compañía de maderas, con la autorización para explotar la riqueza de los grandes bosques del alto Ya-lú. Como Briner era un promotor y especulador de pocos recursos y menor influencia, no pudo organizar la compañía. Ya en 1897 había intentado ceder la concesión al estado ruso sin éxito. En 1902 logró venderla a Alejandro Mikhailovich Bezobrazoff, capitán de caballería, promotor, especulador, consejero de estado y que gozaba del favor de algunos de los grandes duques de San Petersburgo.

Aleksandr Mikhailovich Bezobrazov (1859-1931)

Aleksandr Mikhailovich Bezobrazov (1859-1931)

Este singular personaje, de buena figura y verbo fácil, no tardó mucho tiempo en interesar a sus círculos en las fabulosas riquezas del extremo oriente. Sin tardar, grandes personajes de la nobleza y política rusa del momento, tomaron acciones en la nueva empresa, siendo presentada al mismísimo Zar Nicolás II. Se dice que el propio monarca y su madre, la emperatriz viuda, participaron económicamente en la misma, junto con grandes duques, nobles favoritos de la corte y un personaje que será con el tiempo protagonista en primera persona de la guerra de 1904-5, el Almirante Alexeiev. Bezobrazoff les había hecho ver a todos ellos las montañas de oro que suponía el negocio, además de poder e influencia en el extremo oriente, allí ganarían la gloria para ellos y para la patria.

El apoyo conseguido por Bezobrazoff en la corte de San Petersburgo, hizo que fuera un hombre temido en extremo oriente, y de que entraran a su servicio y el de su compañía oficiales de alta graduación del Estado Mayor ruso.

Troncos aserrados en el Rio Ya-lú

Troncos aserrados en el Rio Ya-lú

Las redes de Bezobrazoff fueron gigantescas, tenían línea directa con el Zar y fueron capaces de modificar la política exterior de su país. Uno de sus socios (Alexeiev) detuvo la retirada rusa de Manchuria acordada con China el 8 de abril de 1902, para que se protegieran sus intereses en aquellas tierras. Kuropatkine en sus memorias recoge este hecho con unas gotas de ironía:

[la evacuación de Mukden en abril de 1903 tras el convenio con China de 1902] fue detenida de pronto por orden el Almirante Alexeiev, y que hasta la hora presente no se ha podido saber las razones que tuvo para obrar de este modo.

Potencias repartiéndose China

Potencias repartiéndose China

Las victoria del partido probelicista en extremo oriente – von Plevhe, Abaza, Alexeiev – condujo al nombramiento de éste último como virrey en agosto de 1903, y a la caída el mismo mes de Witte – líder del partido que propugnaba limar diferencias con las potencias en la zona – como ministro de finanzas.

Con las manos libres Bezobrazoff trasladó el comercio de maderas al puerto de Dalny, con mejores instalaciones y acceso que el de Port Arthur. Allí se construiría la gran fábrica de aserrar y sería el centro de las Linea de Vapores de Manchuria.

Yalu River Timber Company head office and log pool, Dandong, China, c. 1918

Yalu River Timber Company head office and log pool, Dandong, China, c. 1918

Pero esto no era todo, también se preocupó de proteger sus negocios, en un telegrama cruzado entre el vicealmirante Abaza y Bezobrazoff en noviembre de 1903, en el culmen de la tensión diplomática entre Japón y Rusia, se confirma el envió de tropas para el refuerzo de las guarniciones, y la creación de unidades especializadas de tiradores montados para la protección de la cuenca del Ya-lú. Sin duda este hecho no fue una gran ayuda en las negociaciones, y sí que encrespó los ánimos japoneses que veían como se reforzaban las posiciones rusas en Manchuria.

Carrying timber on the frozen Yalu River, c1930s

Carrying timber on the frozen Yalu River, c1930s

Con el ejemplo de la Compañía de maderas del Ya-lú vemos como los intereses particulares de unos pocos, influyeron en el estallido  de la guerra con Japón de 1904. No sé porqué me viene a la cabeza la frase de W. Churchill de “Nunca tantos debieron tanto a tan pocos”