Viaje a Dalian y Lüshun (2016)


Hoy os traemos dos entradas realizadas en el blog de viajes Dokodemo Door Blog (apartado Crónicas Manchurianas) sobre una visita realizada este verano de 2016 a la península de Liaodong.

Estación de tren de Lushun (fuente: crónicas manchurianas)

Las entradas corresponden a las poblaciones de Dalny y Port Arthur. De esta última ya sabéis que fue una de las causas de la guerra, base de la flota rusa, y objetivo primario del ejercito japonés durante la guerra con Rusia de 1904.

Dalny es menos conocida, pero tuvo una importancia supina para Japón durante la guerra. Su puerto, conquistado prácticamente intacto y a poca distancia de Port Arthur, fue básico para el abastecimiento del ejército sitiador.

Os dejo con los dos enlaces  ¡Disfrutadlos!

Nuevas Crónicas Manchurianas (1): Dalian

Nuevas Crónicas Manchurianas (2): Lüshunkou / Port Arthur

Anuncios

Apariencias de neutralidad francesa en Indochina


A finales de abril de 1905 la escuadra rusa de Rozhensvensky esperaba la llegada del tercer Escuadrón del Pacífico al mando de Nobogatov a la altura de las costas de la Indochina francesa. Presiones diplomáticas japonesas habían surtido efecto y los buques rusos habían sido persuadidos el 27 de abril a dejar la bahía de Camranh. Este enclave, a pocos kilómetros de Saigón, era perfecto para aprovisionarse, los rusos usaban sin pudor alguno las instalaciones de los puertos cercanos, con plena connivencia de los funcionarios locales. Francia, la potencia colonizadora de la zona, había aceptado, tras más de dos semanas de estaría, reconocer sus obligaciones de país neutral al conflicto obligando a la escuadra rusa a abandonar la zona.

Viaje del 2º Escuadrón del Pacifico

La política exterior francesa jugaba en esos momentos a dos aguas. Consciente que su posición de apoyar explícitamente a Rusia en el conflicto que podría suponer, a corto plazo, una amenaza a sus posesiones en la zona tras una victoria de Japón. Debía guardar las apariencias de una mínima neutralidad, para ello movilizó a la división de la flota francesa en extremo-oriente, bajo el mando del almirante Jonquières con la misión de vigilar que la neutralidad fuera escrupulosamente respetada.

507_Flotterusse3 (1)

Vicealmirante le Jonquières

La escuadra rusa ‘expulsada’ de Camrahn no hizo un gran viaje, echando el ancla cuarenta millas más al norte a la altura de Port Dayot, en la bahía de Bing-koï, mientras que unos cuantos buques fueros destacados a la isla de Hainan para hacer labores de alerta.

Sin título

Fondeaderos de la flota rusa en la costa de Indochina (abril-mayo 1905)

Los trabajos de aprovisionamiento recomenzaron con la misma intensidad que en Camrahn. Rozhenvensky debía de suministrar al completo su flota de cara a la última etapa de su viaje. Para ello disponía en Saigon de setenta mil toneladas de carbón, en Shangai cincuenta mil y en Manila se encontraba el vapor Carlyle cargado de munición hasta la borda. Dos streamers, el Eva-Dagmar y el Bourbon, comenzaron a realizar viajes a Saigon y al cabo Saint Jacques, donde se encontraban  transportes rusos, ingleses y alemanes con el resto de los suministros de la flota.

upload_2016-7-1_14-43-22

Aprovisionamiento en la bahía de Cam-Rahn

La pretendida neutralidad francesa no pasaba de ser una mera farsa, los buques rusos no habían cesado de servirse de los puertos franceses, y de usar sus instalaciones para comunicarse por tierra. Tras la protesta diplomática, la prensa japonesa lo pregonaba a los cuatro vientos, gritando que si Francia no podía hacer respetar sus derechos de soberanía en sus posesiones, Japón sería libre de atacar a sus enemigos allí donde no había señor.

506_Flotterusse2

2º Escuadrón del Pacífico

Forzado por las circunstancias Jonquières se presentó el 3 de mayo a bordo del crucero Guichen en el fondeadero de la flota rusa para intimarla a dejar las aguas territoriales francesas. Curiosamente el grueso de la escuadra se encontraba de ejercicios tácticos y los franceses no encontraron más que unos cuantos transportes y destructores, aguardó un día el regreso sin que nada sucediera, el regreso de Rozhensvensky y sus acorazados se produjo en el momento en que se retiró el pequeño destacamento francés. Este suceso no está claro en las fuentes consultadas, pero huele  a contubernio franco ruso y guardar las apariencias de una forma más o menos decorosa.

Guichen Cuirassé

Crucero Acorazado Guichen

A las peticiones formales francesas de una satisfacción, las excusas puestas por los rusos para permanecer en aquellos parajes fueron tener noticias de la llegada de un tifón, debiendo haber buscado refugio. Qué decir tiene que fueron aceptadas sin discusión por los franceses.

La escuadra de Nebogatov fue avistada el 4 de mayo en los estrechos de Malaca, por lo que la crisis diplomática llegó a su fin, y comenzaba el camino hacia Tsushima.

Los días claves de la guerra rusojaponesa (septiembre-octubre 1904)


En el mes de agosto de agosto de 1904 la situación parecía claramente favorable al Japón en la guerra que mantenía con Rusia. Los avances por tierra habían llegado a las puertas de Port Arthur y Liao-Yang. Por mar las escuadras de Vladivostock y del propio Port Arthur habían sido derrotadas. El alto mando nipón no podía por menos que estar satisfecho, aunque su enemigo distaba mucho de estar derrotado.

Los primeros intentos de asalto japonés  a la plaza fortificada de Port Arthur fueron repelidos, costaron cerca de 10.000 bajas y llegado el día 24 las municiones estaban prácticamente agotadas. Nogi se vió obligado a detener la ofensiva.

Plano de las operaciones en septiembre octubre de 1904

Plano de las operaciones en la zona de Liaoyang- Mukden (septiembre octubre de 1904).

Dos días después, el 26, Oyama inició la ofensiva sobre Liao-Yang y, tal como sucedió en Port Arthur, fue una nueva carnicería, asaltos continuos sobre posiciones bien fortificadas por los rusos. Tras seis días, Kuroki, logró conquistar la posición de Yentai y Kuropatkine, al mando de las tropas rusas, inició una retirada ordenada hacia Mudken. No se puede considerar el resultado de esta batalla como una derrota rusa, sino más bien un repliegue hacia una nueva posición bien fortificada a unos 40 km de Liao Yang.

Retirada rusa de Liao Yang

Retirada rusa de Liao Yang

En tierra los avances ya no eran tan rápidos como al principio de la guerra, el coste en vidas de los combates que iban a sucederse a partir de este momento iba a ser muy grande por ambos bandos. La distancia de los frentes de los centros de abastecimiento era otro de los hándicaps de los beligerantes, sobre todo para el Japón. La gestión de los recursos, tanto humanos como materiales, iba a decidir la guerra.

En el mar la flota japonesa se encontraba dañada tras los combates del mes de agosto. La escuadra de Togo, encargada del bloqueo del puerto, muchas de sus unidades necesitaban pasar por el dique seco para realizar reparaciones de consideración, y sus suministros empezaban a escasear. El planteamiento de utilizar las unidades capitales en apoyo de los asaltos terrestres a la fortaleza era cuestionado desde instancias superiores en Japón. La amenaza de un posible enfrentamiento con la flota del Báltico en el estado en que se encontraban los buques japoneses podía ser nefasto.

Torreta de popa del acorazado Asashi

Torreta de popa del acorazado Asashi

La flota rusa en Port Arthur no dejaba de ser temible, pues a pesar de la derrota del 10 de agosto, contaba con varios acorazados aún en uso. El mando japonés decidió continuar con el bloqueo, y que fueran enviados a Japón los buques poco a poco para su reparación, el criterio fue mandarlos en parejas. De esta forma se evitaría levantar el bloqueo y se continuaría apoyando  a las fuerzas de tierra. Pero este apoyo naval no fue fácil, y se cobró varios buques (el 2 de septiembre, el torpedero Hayatori chocó con una mina y se hundió, el 18 de septiembre, la cañonera Haiyen desapareció sin dejar rastro, el acorazado Asashi chocó también con una mina, aunque sin consecuencias, el 6 de noviembre la cañonera Atago fue hundida)

Cañonera Atago

Cañonera Atago

En septiembre de 1904 la guerra entró en un periodo crucial, a pesar de los éxitos iniciales situación para el Japón era delicada. Port Arthur continuaba resistiendo. El 11 de octubre las salidas de los torpederos rusos basados en Port Arthur pusieron en aprietos a la retaguardia del ejército de asedio japonés.  El 9 de octubre Kuropatkine se lanzó a la ofensiva en el rio Sha-ho. El 15 de octubre se tenía noticia de la partida de la flota del Báltico. El fiel de la balanza podía caer de cualquiera de los dos lados.

El general Kuroki en la batalla del Sha-ho

El general Kuroki en la batalla del Sha-ho

La batalla de Sha-ho, fue uno de los pocos momentos durante la guerra en que los rusos tomaron la iniciativa. Tras la batalla de Liou-Yang, el ejército japonés había avanzado y atravesado el rio Tai-tzu-ho. El objetivo de Kuropatkine era obligarlo a volverlo a cruzar en sentido contrario. La forma de hacerlo era mediante un ataque frontal que fijara las posiciones y un movimiento envolvente del flanco derecho de las tropas japonesas. Las operaciones comenzaron el día 5, no encontraron resistencia, y los rusos ocuparon las posiciones previstas en el centro en muy poco tiempo. El día 9 la columna de Rennenkampsf, que progresaba por el oeste  sobre las dos orillas del Tai-tzu-ho tuvo serias dificultades en tomar Pen-shi-hu. El día 10 los japoneses tomaron la ofensiva a pesar de la inferioridad numérica en que se encontraban.

Tras varios días de combate los rusos terminaron retirándose a sus posiciones de Mukden, quedando el resultado de la batalla, según la bibliografía que he consultado, en indeciso. Aunque para mí claramente los japoneses salvaron un matchball que podía haberlos llevado al desastre.

“In the Battle of the Sha River, a Company of Our Forces Drives a Strong Enemy Force to the Left Bank of the Taizi River”by Yoshikuni, November 1904

“In the Battle of the Sha River, a Company of Our Forces Drives a Strong Enemy Force to the Left Bank of the Taizi River”by Yoshikuni, November 1904

Tras estos combates Japón tomó consciencia de que sus recursos no le permitirían llevar una guerra en dos frentes, debería de concentrarse en acabar primero con uno de ellos. El elegido fue Port Arthur, donde se volcaron todos los esfuerzos humanos y materiales para tomar la plaza lo antes posible y acabar con la resistencia rusa. Por el contrario en Mukden, Japón permaneció en una posición defensiva hasta el mes de marzo de 1905 cuando ya pudo contar con el ejercito sitiador de Nogi para iniciar nuevamente operaciones ofensivas.

General Alexei Kuropatkin

General Alexei Kuropatkin

Como corolario una curiosidad: Kuropatkine en sus memorias echa la culpa de la derrota en la ofensiva de Sha-ho a sus generales (como casi siempre) acusándoles de ‘poco hábiles’, ‘faltos de dirección y mando’, ‘faltos de energía’, haber realizado ‘maniobras inútiles’, carecer de ‘tenacidad’, etc… debía de ser una joyita el tenerlo como jefe.

El último combate del Novik (21 de agosto de 1904)


A consecuencia de la batalla del 10 de agosto de 1904 el Novik, crucero protegido ruso de 3000 toneladas, había tenido que buscar refugio en la colonia alemana de Kiao-Cheou/Qindao en la costa china. El día 12 su comandante, el capitán de 2º clase von Schultz, una vez transcurridas las 24 horas que le estaba permitido permanecer en un puerto neutral, tuvo que tomar la decisión de permanecer allí y ser internado el resto de la guerra, o partir para enfrentarse al enemigo.

Novik en Brest (1902)

Novik en Brest (1902)

Confiado en la velocidad de su buque, capaz de dar 25 nudos, y que los daños recibidos en la batalla de hacía dos días no habían sido considerables, von Schultz decidió repostar carbón y tratar de ganar Vladivostok. La ruta que seguiría, por este del archipiélago del Japón, sería más larga, pero a la vez estaría menos transitada por buques de guerra japoneses.

Advertidas las fuerzas japonesas de que el Novik había partido de Qindao, se encargó al almirante Kamimura que se encargara de su caza, y supervisara las posibles rutas que el crucero ruso podría tomar.

M.F._von_Schultz_Commander_Novik_cruiser

Michail Fjodorowitsch von Schulz

Los cálculos hechos von Schultz le permitirían llegar a Vladivostock con un consumo de 30 tn de carbón diarias, lo que le suponía dar 10 nudos de velocidad (basado en sus pruebas de mar). Pero el primer día consumieron 50 tn, el segundo 55 tn, a ese ritmo deberían de aprovisionarse nuevamente a la altura de los estrechos del norte.

En su ruta el Novik detuvo a un carguero neutral solicitándole que le suministrara carbón. La petición fue rechazada al encontrarse demasiado cerca de la costa japonesa, y el riesgo que suponía que fueran detectados en plena operación. No se cruzaron con más buques.

Korsakov-Vladivostok_en

Korsakov – Vladovostock

Von Schultz tomó la decisión de repostar en Korsakov, apostadero ruso al sur de la isla Sakhaline. No eran esperados por lo que nada estaba preparado, y los trabajos de carga fueron más lentos de lo habitual. Antes de haber concluido con el repostaje el personal en tierra fue llamado a bordo del Novik pues se habían escuchado en la radio mensajes japoneses.

El día 20 sobre las 1630 el Novik fue detectado por el crucero japonés Tsushima. Ambos buques de la clase cruceros protegidos eran de similar porte (3000 Tn vs 3300 Tn), la superioridad en armamento principal era para el buque japonés pues disponía de mayor calibre que el ruso (6x152mm vs 6x120mm).

1024px-Japanese_cruiser_Tsushima_in_1905

Crucero japonés Tsuhima (1905)

El Tsushima notificó por radio su descubrimiento y se aprestó al combate. El apostadero de Korsakov se encontraba al fondo de la Bahía de Benibo, el buque ruso no tenía ruta de escape posible. Tras 45 minutos el Novik había recibido un severo castigo, parecía tener varias vías de agua bajo la línea de flotación y no gobernaba bien. von Schultz  decidió retirarse al interior del puerto envuelto en una nube de humo blanco que indicaba indudablemente fuego a bordo.

korsakov-small

Batalla de Korsakov (21 de agosto de 1904)

la lucha no cesó, desde su nueva ubicación el Novik continuaba defendiéndose. A las 1810 el Tsushima recibió un impacto en sus depósitos de carbón, creando una gran vía de agua que le produjo una gran escora, y le obligó a abandonar el combate para hacer reparaciones.

Antes de la caída del sol llegó en ayuda del buque japonés el Chistose, otro crucero protegido de 4300 tn. Con la llegada de la oscuridad finalizaron las acciones del día. EL Chistose se encargó de vigilar el puerto durante la noche, mientras que el Tsushima patrullaría el cercano estrecho de La Pérouse que comunicaba con el Mar del Japón.

Japanese_cruiser_Chitose

Crucero japonés Chistose

Al amanecer el Chistose se aproximó nuevamente al puerto con intención de reanudar el combate, a las 0630 comenzó a cañonear al Novik. Sus cañones de 200 mm le permitían permanecer fuera del alcance de las baterías del barco ruso, que parecía estar abandonado por su tripulación. A las 0715 un humo negro escondía el objetivo y dificultaba el tiro, el comandante japonés corrigió la posición de su buque, aproximándose a 2500 metros de su presa, pudiendo comprobar que el Novik se encontraban en parte hundido en lo que parecía una zona poco profunda, acostado sobre su costado de estribor, los ojos de buey de babor y del falso puente se encontraban sumergidos, probablemente había sido barrenado por su comandante consciente de que no iba a poder reparar sus daños y su combate iba a ser estéril.

1024px-Novik_scuttled_at_Koraskhov_Bay

Restos del Novik en la Bahía de Korsakov

El Chistose considerando al Novik destruido, abandonó la zona uniéndose al Tsushima que había finalizado sus reparaciones de fortuna.

Fuentes:

 

Curiosidad :

Procedente de los fondos de Library of Congress un archivo filmado por Edison de la botadura de un protagonista del hecho que relatamos aquí, el crucero japonés Chistose.

Asalto general a Port Arthur del 3 de noviembre de 1904


Relato de un testigo presencial del ataque general del 3 de noviembre de 1904 realizado por el Ejército Imperial sobre Port Arthur. Se encontraba en la colina Chouichine, y cuenta lo que desde allí vio en aquella jornada.

Los informes de la inteligencia japonesa obtenida de los desertores de Port Arthur los días anteriores al 3 de noviembre indicaban que los suministros y la moral de la tropa rusa estaba muy baja. En los hospitales comenzaba escasear casi de todo, las raciones de la tropa se estaban limitando y era difícil encontrar algunas clases de víveres. Los oficiales perdían la esperanza de que fueran socorridos, tanto por tierra como por mar. El ejército sitiado comenzaba a ser consciente de que la victoria japonesa era casi inevitable. Ante estas noticias el general Nogi, comandante en jefe del ejercito japonés, decidió continuar con los preparativos para el gran ataque que se llevaría a cabo en de unos días. Esperaba que fuera definitivo.

Noticia en el periodico Australiano The Advertiser el 4 de noviembre de 1904

Noticia en el periódico Australiano The Advertiser el 4 de noviembre de 1904

El 3 de noviembre era una fecha especial tanto para el ejército japonés como para el ruso. Era el día en que el Zar Nicolás había sido coronado y a la vez el cumpleaños del Mikado. Era previsible que algo ocurriera en aquel señalado día, otra jornada de muerte y destrucción en los alrededores de Port Arthur. Por una lado lo japoneses intentarían ofrecerle la conquista de la plaza a su Emperador y los rusos le dedicarían una jornada más de supremacía del ejército ruso ante los ataques de hordas amarillas.

Lugar donde se desarrollaron los acontecimientos que se relatan

Lugar donde se desarrollaron los acontecimientos que se relatan

El testigo que relata la historia se encontraba frente a una posición secundaria, cerca de la linea de ataque principal en dirección a en Er-Lung-Shan. El bombardeo nipón se inició muy de mañana. Por una parte la Marina Imperial, con su tiro parabólico, castigaba la parte oriental del puerto, el poblado chino y fueron alcanzados algunos buques entre ellos el acorazado Peresvet. Los cañones de grueso calibre se dedicaron a machacar durante varias horas las posiciones fortificadas que protegían la plaza.

Acorazado Peresvet tras la toma de Port Arthur

Acorazado Peresvet hundido en la rada de Port Arthur (1904)

Tras un pequeño periodo de descanso, el bombardeo se reinició. Esta vez eran granadas de metralla las que describían grandes arcos para caer tras las líneas rusas, con el objetivo de proteger el asalto de la infantería.

De las líneas japonesas se vio como avanzaban rápidamente oleadas de infantes. La distancia con las líneas rusas disminuía rápidamente. El avance se detuvo de repente. Los tiradores rusos habían abierto fuego, y las ametralladoras, en los extremos de las trincheras, no dejaban de segar las líneas enemigas. La primera línea de infantes japoneses pareció desintegrarse en un momento, gran numero cayeron otros se protegieron donde pudieron.

Ilustración tras el tercer asalto

Ilustración tras el tercer asalto

En pocos instantes llegó la segunda oleada sobre la que se desató la misma lluvia de muerte. Esta vez los infantes no se detuvieron y siguieron avanzando, subiendo la colina, relevándose y recorriendo una pequeña distancia más antes de volver a colapsar.

Llegó entonces una tercera oleada de ataque cuando aún no se había detenido los disparos de la anterior. Remontaron la colina y consiguieron avanzar sobre los restos de las dos primeras. Algunos infantes que se encontraban cuerpo a tierra, se izaron y se unieron al ataque. Detrás de esta tercera línea, en la llanura, se apreciaban una cuarta, una quinta … una décima… una vigésima… todas en orden, esperando su turno. Los japoneses pudieron alcanzar la cima de la colina, los sirvientes de las ametralladoras y los tiradores rusos fueron masacrados en sus trincheras.

Soldados japoneses muertos tras un asalto a las fortificaciones de Port Arthur

Soldados japoneses muertos tras un asalto a las fortificaciones de Port Arthur

Pero los rusos aún no habían dicho su última palabra, en ese momento sus obuses empezaron a caer sobre las posiciones recién conquistadas. Los disparos se realizaban desde una altura en que batían perfectamente la cima, los japoneses no tenían prácticamente sitios donde protegerse. Se podían ver infantes en posición de cuerpo a tierra agolpándose en los pocos ángulos muertos que tenían las baterías rusas. Mientras tanto por la loma se apreciaba como seguían subiendo columnas de infantes japoneses, y como la bandera japonesa ondeaba en lo alto de la colina acribillada de agujeros.

Nuestras tropas atacan Port Arthur por la retaguardia (autor: Toyokawa Yoshikuni)

Nuestras tropas atacan Port Arthur por la retaguardia (autor: Toyokawa Yoshikuni)

A mediodía reinó nuevamente la calma, el asalto había finalizado, y el ejercito japonés conservaba el fuerte. En el resto de la linea continuaron los combates hasta cerca de las cuatro. En ese sector el precio había sido muy alto para la toma de una posición secundaria

La expulsión de los ciudadanos japoneses de Port Arthur en febrero de 1904.


El 10 de febrero de 1904, unas horas después del ataque nocturno con torpederos a la flota rusa anclada en la rada de Port Arthur, el puerto tenía una actividad como nunca la había tenido. El virrey Alexeiev acabada de decretar las primeras medidas de defensa de la plaza y todo el mundo se encontraba manos a la obra.

Virrey Alexeiev

En primer lugar habían de ocuparse de los navíos de la flota que habían sufrido averías la noche anterior. Debían de ser remolcados al puerto interior y, entrar en dique seco de uno en uno -la capacidad del arsenal en este apartado lugar de Extremo Oriente era limitada-. En el caso de los grandes acorazados no podrían ser reparados más que con sus propios medios, allí los marineros realizaban la tediosa labor de descargar el carbón con el fin de aligerar el peso de estos grandes monstruos de acero.

La segunda preocupación del Virrey, y no la menos importante, fue la de acabar con el servicio de espionaje enemigo. Una labor a la que el Imperio del Japón había dedicado grandes recursos y, cuyos resultados saltaban a la vista tras el ataque del día anterior.

Diversidad cultural en Harbin (Manchuria) a comienzos del siglo XX. Chinos, japoneses y rusos.

Diversidad cultural en Harbin (Manchuria) a comienzos del siglo XX. Chinos, japoneses y rusos.

Fue decretado el estado de guerra en las plazas de Port Arthur y Vladivostock  en el territorio de Kouang Tung, en toda la costa y las zonas a lo largo de la línea ferroviaria del este-chino. La orden incluía un apartado dirigido a todos los extranjeros y a la población civil: Debían de abandonar Port Arthur en 24 horas, incluidas las familias de los oficiales rusos, las cuales debían de dejar la ciudad y dirigirse hacia el interior o regresar a casa.

Esta medida aumentó el desorden que ya de por sí reinaba en Port Arthur. En la estación de tren el caos reinaba a sus anchas, los trenes partían completamente abarrotados y con las mayores medidas de seguridad posibles, ya que se temía que se produjeran sabotajes en la única línea de abastecimiento ‘moderna’ que tenía la fortaleza.

The Lushun (Port Arthur) Railway Station, Built By Russian Troops In 1900.

The Lushun (Port Arthur) Railway Station, Built By Russian Troops In 1900.

A la vez que se intentaba sacar a la población civil y extranjera por tren, se prohibió que ningún buque abandonara el puerto por miedo que  la flota enemiga que se suponía al acecho obtuviera información de los resultados de su ataque y de lo que estaba acaeciendo en Port Arthur.

El día 12 cuando los ánimos se habían calmado un poco, Alemania mandó un buque, el SMS Hansa, que trasladó a la población de esa nacionalidad al puerto de Qindao. Anteriormente el Fou-Ping que había sido autorizado a transportar a la población china a Shangai, había sufrido un desagradable incidente cuando un guardacostas ruso al detectar su salida por la bocana del puerto abrió fuego, recibiendo el mercante 3 impactos directos y matando a 5 ciudadanos chinos. Interceptado por el navío de patrulla ruso, el capitán del Fou-Ping mostró su autorización, recibiendo las correspondientes disculpas y dejándolo seguir su ruta, no sin antes advertirle que no debía de divulgar lo que había visto y callar lo que acababa de ocurrir.

SMS Hansa (1898)

SMS Hansa (1898)

En esos mimos momentos dentro del puerto sucedía una tragedia en el pequeño vapor inglés Wenchow de apenas 900 Tn. En este transporte fueron embarcados 200 ciudadanos japoneses, acompañados por ocho marinos rusos para su protección. Pronto descubrieron que su estancia en el Wenchow sería una dura experiencia que no sabrían como acabaría.

El barco no estaba preparado para acoger a tal numero de personas, no disponía de condiciones higiénicas y, sobre todo, carecía de los suministros necesarios. Las peticiones iniciales del capitán para que se les suministrara comida fueron desestimadas por el Virrey Alexiev. Sólo al caer la tarde de día 10, ¡tras 36 horas sin comer!, les fueron suministrados 10 sacos de arroz y un poco de bizcocho como único alimento.

Wenchow

Wenchow

Al día siguiente los problemas aumentaron cuando el agua potable se agotó a bordo. Los mensajes pidiendo el abastecimiento se transmitían cada vez con más angustia, pero siguieron sin ser atendidos.

La situación llegó a su límite el día 13, mujeres, niños y ancianos habían caído enfermos por falta de comida y, los gritos que se escuchaban eran desgarradores ¡sólo reclamaban algo que llevarse a la boca!. Este mismo día embarcaron otros 103 japoneses procedentes de Harbin, a los cuales se les había robado todo su equipaje y dinero.  El número de prisioneros en el Wenchow  ascendía ya a más de 300.

A las 5 de la tarde del día 14 se recibió la autorización para que el ‘buque prisión’ pudiera partir. No demoró mucho su salida, abandonando la rada con dirección al cercano puerto chino de CheFou, donde llegó a la mañana del día siguiente.

La noticia no pasó desapercibida para la prensa mundial:

Captura

San Francisco Call, Volume 95, Number 81, 19 February 1904

Incluso este suceso fue utilizado por los ingleses como lista de agravios realizados por los rusos tras el incidente de Hull

Captura

Evening Star , Issue 12336, 28 October 1904, Page 6