La toma de la colina 203 y el final de la flota de Port Arthur


A finales de noviembre de 1904 los restos de la flota rusa del Pacífico se encontraban encerrados en Port Arthur, tras la batalla del Mar Amarillo de agosto. Sus medios eran escasos y no disponían ni de capacidad, ni de moral, para enfrentarse a la que se había demostrado como muy superior escuadra japonesa.

Pero un hecho podía cambiar completamente las condiciones en que se estaba desarrollando la guerra en el mar. Una segunda flota rusa había partido del Báltico en octubre de 1904, si esta llegaba a las inmediaciones del mar del Japón, el almirante Togo debería de debilitar la vigilancia sobre Port Arthur para enfrentarse a este nuevo enemigo. Si ambas lograban unirse la supremacía naval cambiaría.

Batalla del mar amarillo

Batalla del mar amarillo

La flota japonesa no estaba completamente reparada después del enfrentamiento de agosto y no lo estaría completamente hasta enero o febrero de 1905. La situación era pues bastante complicada para Togo. El futuro de la guerra pasaba por la rápida rendición de la plaza y la eliminación de los buques que en ella se cobijaban.

Para miles de soldados japoneses esta situación supuso su sentencia de muerte, pues el general Nogi ya no tenía tiempo para economizar vidas humanas. Se debía hacer el trabajo que se había resistido seis meses en apenas dos (el asedio que se inició en mayo de 1904).

Todos los esfuerzos del ejercito nipón se centraron en la conquista de la colina 203, la cual les permitiría tener toda la rada del puerto a sus pies. Los rusos conscientes de la importancia de esta posición no se la iban a ceder gratuitamente, deberían pagar un muy alto precio en sangre.

Colina 203

Colina 203

El 3º Ejercito japonés, reforzado por la 7ª división inició el ataque el 27 de noviembre, pronto se convirtió en una gran carnicería. Tras dos asaltos infructuosos, los japoneses se apoderaron de una trinchera cercana a la cima, la cual consiguieron mantener tras varios contraataques rusos. Los ataques japoneses se reiniciaron en la noche, logrando hacer cima de la que fueron rápidamente desalojados. Cada metro de terreno se peleó con saña, llegando las más de las veces al cuerpo a cuerpo.

A la mañana siguiente se reiniciaron los combates, cada vez más furiosos y sangrientos. Estos continuaron hasta que el 1º de diciembre los japoneses consiguieron una vez más apoderarse de la cima de la colina 203, pero esta vez rechazaron todos los contraataque rusos.

En una trinchera soldados rusos de pié y multitud de japoneses muertos.

En una trinchera de Port Arthur, soldados rusos de pié y multitud de japoneses muertos.

Togo cablegrafió a Nogi:

La flota combinada le presenta sus calurosas felicitaciones por la gran victoria que su Ejercito viene de conseguir tras una lucha encarnizada de una posición a partir de la cual podremos golpear de muerte a la flota de Port Arthur. Le expresamos nuestra profundo respeto por las numerosas pérdidas en oficiales y hombres que ha sufrido.

Port Arthur bajo el fuego de la artilleria japonesa

Port Arthur bajo el fuego de la artilleria japonesa

Los rusos continuaron realizando contraataques que fueron rechazados, hasta que definitivamente abandonaron las posiciones sobre la colina 203 y toda su línea de defensa el 4 de diciembre. Comenzó entonces lo que el ingeniero diseñador del sistema defensivo ruso, y alma de la resistencia, general Kondratenko, denominó la lenta agonía de Port Arthur.

Sobre la cima se estableció un puesto de observación de artillería. En la tarde del 5 de diciembre comenzaron a caer sobre los buques anclados en la rada los primeros proyectiles, su objetivo el acorazado Poltava que fue alcanzado. El 7 fue hundido el Retvizan. El 9 se pudo observar como se encontraban tocados de diversa gravedad el Pobieda, Pallada y Gilyak; el Perestviet era un amasijo de hierros y el Bayan se encontraba en llamas. Sólo estaban más o menos operativos el acorazado Sebastopol y la cañonera Otvashni, que se pusieron al abrigo en la dársena del este, al abrigo de la colina del lobo.

Flota Rusa en Port Arthur

Restos de la flota rusa en Port Arthur

El 9 de diciembre el Sebastopol salió fuera de la rada y se posicionó al abrigo de las baterías del costa fuera del alcance de la artillería japonesa. Se rodeó de redes antitorpedos. Noche tras noche, entre el 9 y el 16 de diciembre, fue atacado por torpederos japoneses, que le lanzaron 98 torpedos, de los que 3 le llegaron a alcanzar sin conseguir hundirlo. De los 30 barcos japoneses que participaron en el ataque 2 torpederos fueron hundidos, así como, indirectamente, el crucero Takasago, que colisionó con una mina mientras cubría los ataques.

El Sebastopol permaneció a flote hasta la rendición de la plaza. El 2 de enero fue conducido a aguas profundas y hundido por su tripulación para no caer en manos enemigas.

Oficiales japoneses tras la captura de Port Arthur

Oficiales japoneses tras la captura de Port Arthur

Existe una película Japonesa sobre este hecho de armas: ‘203 kochi’

Anuncios