La Compañía de Maderas del Ya-lú. Su influencia en el estallido de la guerra


Hace unos meses escribía sobre las causas que motivaron que estallara el conflicto armado entre Japón y Rusia en 1904 <aquí>. Hoy nos vamos a centrar en dos de ellas: los intereses económicos rusos en extremo oriente y la negativa de cumplir el acuerdo de retirada de tropas de Manchuria firmado entre Rusia y China en 1902. En estos dos puntos existe un nexo común: la Compañía de Maderas del Ya-lú, una empresa donde los intereses económicos, políticos y militares se entrelazaban, claro ejemplo  de la política rusa del momento.

Northeast China during the Russian and Japanese occupation

Northeast China during the Russian and Japanese occupation

El 26 de agosto de 1896, cuando el rey de Korea se encontraba refugiado en la legación rusa de Seúl, un comerciante de Vladivostok llamado Briner obtuvo del gobierno coreano la concesión para formar una compañía de maderas, con la autorización para explotar la riqueza de los grandes bosques del alto Ya-lú. Como Briner era un promotor y especulador de pocos recursos y menor influencia, no pudo organizar la compañía. Ya en 1897 había intentado ceder la concesión al estado ruso sin éxito. En 1902 logró venderla a Alejandro Mikhailovich Bezobrazoff, capitán de caballería, promotor, especulador, consejero de estado y que gozaba del favor de algunos de los grandes duques de San Petersburgo.

Aleksandr Mikhailovich Bezobrazov (1859-1931)

Aleksandr Mikhailovich Bezobrazov (1859-1931)

Este singular personaje, de buena figura y verbo fácil, no tardó mucho tiempo en interesar a sus círculos en las fabulosas riquezas del extremo oriente. Sin tardar, grandes personajes de la nobleza y política rusa del momento, tomaron acciones en la nueva empresa, siendo presentada al mismísimo Zar Nicolás II. Se dice que el propio monarca y su madre, la emperatriz viuda, participaron económicamente en la misma, junto con grandes duques, nobles favoritos de la corte y un personaje que será con el tiempo protagonista en primera persona de la guerra de 1904-5, el Almirante Alexeiev. Bezobrazoff les había hecho ver a todos ellos las montañas de oro que suponía el negocio, además de poder e influencia en el extremo oriente, allí ganarían la gloria para ellos y para la patria.

El apoyo conseguido por Bezobrazoff en la corte de San Petersburgo, hizo que fuera un hombre temido en extremo oriente, y de que entraran a su servicio y el de su compañía oficiales de alta graduación del Estado Mayor ruso.

Troncos aserrados en el Rio Ya-lú

Troncos aserrados en el Rio Ya-lú

Las redes de Bezobrazoff fueron gigantescas, tenían línea directa con el Zar y fueron capaces de modificar la política exterior de su país. Uno de sus socios (Alexeiev) detuvo la retirada rusa de Manchuria acordada con China el 8 de abril de 1902, para que se protegieran sus intereses en aquellas tierras. Kuropatkine en sus memorias recoge este hecho con unas gotas de ironía:

[la evacuación de Mukden en abril de 1903 tras el convenio con China de 1902] fue detenida de pronto por orden el Almirante Alexeiev, y que hasta la hora presente no se ha podido saber las razones que tuvo para obrar de este modo.

Potencias repartiéndose China

Potencias repartiéndose China

Las victoria del partido probelicista en extremo oriente – von Plevhe, Abaza, Alexeiev – condujo al nombramiento de éste último como virrey en agosto de 1903, y a la caída el mismo mes de Witte – líder del partido que propugnaba limar diferencias con las potencias en la zona – como ministro de finanzas.

Con las manos libres Bezobrazoff trasladó el comercio de maderas al puerto de Dalny, con mejores instalaciones y acceso que el de Port Arthur. Allí se construiría la gran fábrica de aserrar y sería el centro de las Linea de Vapores de Manchuria.

Yalu River Timber Company head office and log pool, Dandong, China, c. 1918

Yalu River Timber Company head office and log pool, Dandong, China, c. 1918

Pero esto no era todo, también se preocupó de proteger sus negocios, en un telegrama cruzado entre el vicealmirante Abaza y Bezobrazoff en noviembre de 1903, en el culmen de la tensión diplomática entre Japón y Rusia, se confirma el envió de tropas para el refuerzo de las guarniciones, y la creación de unidades especializadas de tiradores montados para la protección de la cuenca del Ya-lú. Sin duda este hecho no fue una gran ayuda en las negociaciones, y sí que encrespó los ánimos japoneses que veían como se reforzaban las posiciones rusas en Manchuria.

Carrying timber on the frozen Yalu River, c1930s

Carrying timber on the frozen Yalu River, c1930s

Con el ejemplo de la Compañía de maderas del Ya-lú vemos como los intereses particulares de unos pocos, influyeron en el estallido  de la guerra con Japón de 1904. No sé porqué me viene a la cabeza la frase de W. Churchill de “Nunca tantos debieron tanto a tan pocos”

Anuncios

Causas de la Guerra Rusojaponesa


El guerra entre Japón y Rusia en 1905 no surge de una enemistad ancestral entre estos dos pueblos que casi ni se conocían antes de la segunda mitad del siglo XIX. El conflicto se inicia cuando sus áreas de influencia chocan en el proceso de expansión territorial que ambas potencias llevan a cabo a finales del siglo en el Lejano Oriente. En esta entrada vamos a repasar 16 causas que motivaron el inicio de la guerra, las cuales hemos dividido en 3 grandes bloques económicas, militares y políticas.

El gran duelo entre amarillos y blancos

El gran duelo entre amarillos y blancos

Causa militares

    1. Las amenazas en Extremo Oriente. Hasta 1882 no había destacamentos de importancia rusos en el Lejano Oriente, ya que carecía de enemigos en la zona. Solamente cuando se tuvo que devolver el territorio de Kuldja a China y Japón empezó a armarse fue cuando se necesitó de defender aquella zona. Comenzaron entonces la construcción de líneas de comunicación,  el envío de tropas y la fortificación de plazas. Inicialmente el envío de tropas y provisiones se realizaba por mar, ya que era menos costoso que hacerlo por tierra.
    2. Determinación de Japón de apoyar sus reclamaciones con la fuerza armada. Las indemnizaciones que se abonaron a Japón por China tras la guerra de 1894, y cuyo pago – ¡qué ironía! – fueron financiadas por dinero ruso. Se invirtieron en la modernización de su ejército y flota. Los observadores occidentales de la época se mofaban y despreciaban el espíritu militar del Japón anotando que tendría que pasar mucho tiempo hasta que se pudiera igualar a cualquier pais occidental
    3. Ocupación rusa de Manchuria: En 1899 durante la rebelión de los Boxer 960 km de transiberiano fueron destruidos, esto fue el motivo por el que más de 100.000 soldados rusos entraron en Manchuria para proteger las instalaciones. Lo que supuso, de facto, un protectorado de este territorio. Rusia en 1900 incumplió su promesa de respetar la integridad de China y que retirar su ejército de Manchuria. En 1902 se firmó un tratado entre Rusia y China en este sentido, donde se proponía una retirada gradual de las fuerzas rusas. Sólo se cumplió en parte.

      Ataque chino a fuerzas rusas en el Amur

      Ataque chino a fuerzas rusas en el Amur

Causas Económicas

    1. Necesidad de Rusia de conseguir un puerto en el Océano Pacifico libre de los mares helados en invierno. En 1860 se había fundado la ciudad de Vladivostock, cuyo nombre significa “La que domina el Este” en un claro mensaje de las intenciones de los zares en aquellos territorios, pero este enclave se quedaba aislado una gran parte del año debido a los hielos, lo que perjudicaba los intereses político/comerciales en la zona.
    2. Tratados rusochinos tras la guerra chino japonesa de 1894: Las indemnizaciones a pagar por China por el tratado de Shimonoseki de 1895 como derrotada tras la guerra con el Japón de 1894 fueron financiadas por un préstamo concedido por Rusia. Un año más tarde 1896 Pekin concedía permiso para que el transiberiano atravesara su territorio por Manchuria y por medio de un tratado secreto se le daba libre acceso a Rusia a los puertos chinos y se le facilitarían a este país 1 o 2 puertos para su uso como bases.
    3. La construcción del transiberiano – una obra estratégica para Rusia – por el territorio chino de Manchuria (según acuerdo Li-Lamsdorf de 1896), economizó el coste del proyecto pero lo hizo inseguro al atravesar territorio no controlado por los rusos. El enviar fuerzas de protección de esta infraestructura, supuso una anexión de facto por Rusia del territorio, así como desplazar gran cantidad de tropas a una zona muy cercana a la frontera con Corea, donde Japón tenía grandes intereses económicos y políticos. Produjo una gran tensión y una espiral militarista en la zona.

      Trazado del Transiberiano

      Trazado del Transiberiano

    4. Intentos infructuosos de Rusia de comprar un puerto en Extremo Oriente: Rusia, anteriormente a 1898, ya había mantenido negociaciones para el establecimiento de una base en la isla de Tsushima que fueron abortadas por los ingleses por el miedo que el Mar Amarillo pudiera quedar aislado de sus intereses. También intentaron comprar el puerto coreano de Masampo, cosa que fustraron los intereses japoneses en el sur de Corea.
    5. La concurrencia con los intereses mercantiles japoneses en la zona plasmado en el desarrollo del puerto de Dalny a partir de su ocupación por Rusia en 1898. Además del mantenimiento de una flota comercial en Extremo Oriente, y otra fluvial para comerciar en los ríos de Manchuria.
    6. Empresas paramilitares rusas en Extremo Oriente: Los intereses económicos rusos se implementaron por medio de empresas en Corea, Yalú y Manchuria para la explotación de minerales y maderas. Estas concesiones tenían un carácter que no era únicamente comercial, sino también político-militar a tenor de quien ostentaba la dirección (Teniente Coronel Madritoff y Capitán Bezobrazoff) y de los efectivos militares que se utilizaban para la protección de sus intereses.

      A raft on the Yalu River in North Korea, circa 1900. (Photo by Hulton Archive/Getty Images)

      A raft on the Yalu River in North Korea, circa 1900. (Photo by Hulton Archive/Getty Images)

Causas Políticas

  1. Los intereses japoneses en Corea venían desde los inicios de su apertura al mundo:
    • En 1876 se firmó el tratado entre Japón y una Corea independiente de China, por el cual se abrían al comercio con el Imperio Nipón tres puertos coreanos, mucho antes que a otros países occidentales (Inglaterra, Alemania y USA en 1882, Italia y Rusia en 1884, Francia en 1886)
    • En 1884 se promovió por Japón un golpe de estado en Corea que puso al frente de este territorio un gobierno afín.
    • En 1885 un pacto chinojaponés acordaba que en caso de problemas en Corea se actuaría conjuntamente por medio de fuerzas militares de ambos países.
    • La guerra chinojaponesa de 1894 tuvo su origen en la declaración de soberanía por parte de china de su territorio de Corea.
  2. El tratado de Shimonoseki de 1895 que dio fin a la guerra chinojaponesa de 1894. Japón, aparte de una cuantiosa indemnización de guerra, se anexionó territorios en la desembocadura del Yalú, la Peninsula de Liaotung (incluida la fortaleza de Port Arthur), la isla de Formosa y las islas Pescadores. Tres semanas después de la firma de este tratado Alemania, Francia y la propia Rusia declararon “preservar la integridad territorial de China”, obligando al abandono por parte de Japón de todas sus conquistas en territorio continental chino. Recibió a cambio un aumento en la indemnización a pagar por China.

    Tratado de Shimonoseki

    Firma del Tratado de Shimonoseki

  3. La debilidad política china y la ocupación por Alemania de Qindao en 1897, dio inicio a una desmembración del país. El miedo de que las negociaciones rusas para la adquisición de un puerto seguro en China no dieran su resultado o que fueran usurpados por otras potencias occidentales, propiciaron que una escuadra rusa ocupara Port Arthur y, posteriormente, se formalizara la entrega de la plaza a Rusia en forma de arrendamiento en 1898. La ocupación rusa de este enclave, que hacía apenas 2 años había abandonado Japón debido a presiones de la propia Rusia, creó un gran resentimiento en el Imperio Nipón. Ante estos movimientos de potencias occidentales no afines a Japón en la zona del Mar Amarillo, el gobierno japonés cedió a Inglaterra en 1898 el puerto de Wei-hei-wei que estaba en su poder desde la guerra chinojaponesa.
  4. Animadversión del propio Zar Nicolás II hacia los japoneses tras su visita al país en 1891 camino de Vladivostock para la puesta de la primera piedra del Transiberiano en esa ciudad, cuando fue atacado y herido en la cabeza por un samurai en la ciudad de Otsu. Nunca olvidó este suceso y guardó siempre un gran resentimiento al pueblo japonés.
  5. Alianzas de Japón y Rusia. El apoyo a Japón por Gran Bretaña, por el pacto anglonipón de 30 de enero de 1902 por el cual en caso de conflicto generalizado ambos países serían aliados. En el caso de Rusia el pacto de 1893 le unía a Francia, aunque sus fuerzas en conjunto no eran suficientes para enfrentarse a las inglesas, necesitaría de Alemania para que el enfrentamiento fuera equilibrado.

    Zar Nicolas II y Kaiser Guillermo

    Zar Nicolas II y Kaiser Guillermo

  6. Nicolás II, era un Zar débil de carácter y con problemas sociales en sus dominios. Una pequeña guerra reafirmaría su figura ante sus ministros y ante sus súbditos. Dentro de la política rusa podemos apreciar un giro en 1903 donde se apartó a la facción pacifista del gobierno (Witte/finanzas, Lamsdorf/exteriores, Kuropatkin/guerra) al crear el Virreinato del Lejano Oriente y dejándolo en manos del Gran Duque Alexeiev el cual únicamente debía de rendir cuentas ante el Zar.
  7. Creación en agosto de 1903 del Virreinato del Extremo Oriente, por el que se dejaron en manos del Gran Duque Alexeiev las negociaciones con Japón. Carente de experiencia diplomática, el Virrey era partidario de permanecer firme ante la potencia extranjera, no debilitando en ninguna manera la posición política de Rusia en aquellas tierras. En las negociaciones de septiembre de 1903, se estimaron las peticiones japonesas como ‘muchas e inadmisibles’. En la ronda de negociaciones de enero de 1904, justo antes del inicio de las hostilidades, estimó que las pretensiones japonesas eran ‘más presuntuosas que las primeras’, insistiendo en que se rompieran las negociaciones. Heridos en su orgullo y dignidad, los japoneses rompieron las relaciones diplomáticas con Rusia 2 días antes del inicio de la guerra.
The Varyag (L) and Korietz (R) steam out to meet the Japanese, as seen from the neutral warships

The Varyag (L) and Korietz (R) steam out to meet the Japanese, as seen from the neutral warships

Contraalmirante Wilhelm Witheft (aka. Vitgeft), un incompetente al mando de la Flota del Pacífico.


Vamos a profundizar en algunos puntos interesantes del relato con el que iniciamos nuestro blog, en el cual contabamos las operaciones de minado de la flota rusa el 14 de mayo de 1904 (más información aquí), y nos centramos en la figura del contraalmirante Wilhelm Witheft

Witheft contra almirante

Contraalmirante Wilhelm Witheft

Es difícil encontrar datos relevantes  en la hoja de servicios de este personaje, y de no ser por los hechos que acaecieron en mayo – junio de 1904 no hubiera pasado a la historia, veamos que ocurrió en esta historia.

En abril de 1904, el Zar Nicolas II ante el avance de las operaciones japonesas en tierra que estaban a punto de culminar con el cerco de Port Arthur, ordenó al Virrey Gran Duque Almirante Alexeiev (que era su tío bastardo, hijo natural del Alejandro II) que partiera para Moudken.  Semenov nos cuenta como se precipitaron los hechos y que consecuencias tuvieron :

El 22 de abril … a las 11:30 de la mañana, el Sebastopol sustituyó la insignia del virrey por la del contraalmirante Witheft : ¡El virrey se había marchado a Mudken!

Virrey Gran Duque Almirante Alexeiev

Los efectos en la escuadra, aunque esperados generaron bastante inquietud,

No diré que esta huida evidente tuviera gran resonancia en la escuadra; algunos hasta se alegraron; no obstante, todos veían en ella un síntoma inquietante.

Debería de haber tomado el mando de la escuadra el almirante Skrydloff, pero todavía no se encontraba en la plaza, y tal como se estaban desarrollando los acontecimientos en tierra, probablemente no haría acto de presencia en mucho tiempo. Fue en el contraalmirante Wilhelm Witheft en quien recae el mando, en tanto que oficial más antiguo y de más alto grado.

Skydloff

Vicealmirante Skydloff

Wilhelm Witheft es descrito como un hombre de gran cultura, y un excelente oficial de administración. Desgraciadamente estos valores no son los más adecuados para comandar una escuadra en tiempos de guerra. Recurrimos nuevamente al relato de Semenov

A nadie se le podría haber ocurrido poner en duda el valor personal del almirante, del que había dado pruebas muchas veces. Tenía fama de ser sabio, un gran trabajador, y, sobre todo, un hombre de escrupulosa honradez; pero nunca había navegado, no era marino y lo confesaba sencillamente

Otro punto que se criticó fue la falta de liderazgo del contraalmirante, que reconociera en público sus carencias y el someter las decisiones al consejo de sus capitanes. Todo esta retahila de faltas se manifiestan en sus palabras pronunciadas durante el primer consejo de oficiales realizado tras la asunción el mando de la escuadra

Espero encontrar en ustedes, señores, no solamente unos colaboradores, sino, sobre todo unos consejeros porque desgraciadamente ¡yo nada tengo de jefe de escuadra!

En las operaciones del 15 de mayo, donde se realizó un sembrado de minas en el itinerario de la escuadra de bloqueo japonesa de Port Arthur (más información aquí), podemos observar  como estas afirmaciones de Semenov se reflejan en el relato de otro oficial de la armada rusa,  el Capitan de Navio von Essen; que en sus memorias como oficial al mando del acorazado Sebastopol, cuenta los hechos que ocurrieron la mañana del 15 de mayo :

Nos encontrábamos en misa a bordo del Sebastopol, cuando se nos telefonea desde la Montaña de Oro que un acorazado japonés había chocado con una mina en su proa, aunque continuaba a flote dando una fuerte banda. Como el almirante Witheft era escéptico sobre los daños causados, me envió a la Montaña de Oro para saber que pasaba.

Añadiendo posteriormente

El almirante, al que había telefoneado comunicando el suceso, hizo izar la señal en el Sebastopol para anunciar la pérdida de un acorazado enemigo […] y los torpederos apoyados por el Novik, recibieron la orden de salir para atacar al Yashima

Vemos en estos párrafos que Semenov no estaba equivocado en sus opiniones sobre  Wilhelm Witheft. El jefe de la flota rusa había preparado un golpe maestro a la escuadra japonesa, pero él no lo consideraba así. Para el contraalmirante Witheft sólo era una operación más de minado. El líder de la flota que debería de estar preparado para explotar el posible éxito de su operación, se encontraba en misa, y cuando le alertaron de los resultados (inesperados para él), no reaccionó, sino que envió a un subalterno a que se informara. Incluso cuando éste le dió parte del éxito de la operación, se limitó a comunicarlo a la escuadra mediante señales y mandar a unos torpederos a terminar con el buque dañado, en vez de aprovechar el exito obtenido y terminar con los restos de la escuadra japonesa.

Volviendo al relato de Semenov, cuando hace referencia a estos hechos, se refleja desesperación, mientras observa la inactividad de la flota rusa. Más aún, conociendo como él conocía los buques disponibles, y en el estado en que se encontraban (con las calderas apagadas), aún había posibilidades de poder salir al encuentro del enemigo

Entre los acorazados el Peresviet, y la totalidad de cruceros que estaban provistos de calderas de tubos pequeños hubieran estado listos en media hora.

Acorazado ruso Peresviet

Hasta la una de la tarde no se pensó en hacer salir a los torpederos para hostigar al enemigo.

Vemos que aún con la falta de previsión, el alto mando ruso podría haber reaccionado, pues técnicamente era posible. Sólo faltaba la voluntad, iniciativa y como se diría en términos modernos, proactividad.

Esta falta de reacción, transformó lo que fue una gran victoria rusa, y tuvo un efecto negativo en la moral de la flota rusa

Esta falta tan grave impresionó a la escuadra más dolorosamente que todas nuestras perdidas anteriores.

Podríamos decir pues, que los hechos que acaecieron el 15 de mayo de 1904 supusieron dos derrotas, una naval de Japón donde perdió dos acorazados (Hatsuse y Yashima) y otra moral de los rusos, ante el reconocimiento de la incompetencia de sus mandos. La historia nos desvelará con posterioridad cual de las dos fue más importante.

[what if] ¿Y si la escuadra rusa hubiera tenido un jefe lo suficientemente audaz? ¿Qué hubiera sido del cerco de Port Arthur, si la escuadra rusa hubiera salido al encuentro de la flota de bloqueo japonesa, y acabado con las líneas de suministro del II Ejercito japonés en tierra?

Si quieres saber más : 
  • PIOUFRE, Gerard. La guerre ruso japonaise sur mer. Nantes: Marines édition, 1999
  • SEMENOV, Vladimir. La expiación, La escuadra de Puerto Arturo. Barcelona: Seix Barral Hnos, 1912
  • von ESSEN, Nikolai Ottovich. Les derniers jours du Sebastopol à Port Athur. Paris: Agustin Challamel, 1914.