El “sauve-qui-peut” de la flota rusa de Port Arthur


En el consejo de guerra celebrado en Port Arthur el 1º de enero de 1905, se acordó la capitulación de la plaza. El contra-almirante Viren, que se encontraba al mando de los restos de la flota, pidió autorización para hacer un intento de romper el bloqueo japonés y salvar los navíos que se encontraran en estado de navegar.  El general Stoessel, agradecido por la muestra de valor, accedió a su petición, a la ve que ordenó que el resto de buques fueran destruidos. 

Los navíos encargados de esta salida a la desesperada tenían otra importante misión, salvar un preciado tesoro: todas las banderas de combate rusas de la plaza.

Robert Nikolayevich Viren

Robert Nikolayevich Viren

Ese mismo día a la caída de la noche, entre las seis y las once horas, por la bocana del puerto y con el mayor sigilo, se hicieron a la mar, cinco destructores (Skorny, Smelei, Statny, Ierdity, Boikri), un torpedero (Vlastny), un transporte y algunos buques más. Atrás dejaban Port Arthur entre explosiones que rompían de vez en cuando el silencio, esta vez no era la artillería japonesa, sino los propios rusos los que hacían saltar sus almacenes de torpedos, sus pañoles de pólvora y, también, sus propios navíos.

Бойкий (ex-Акула )

Бойкий (ex-Акула )

Cuando fueron detectados por los japoneses se declaró la caza general que continuó toda la noche. El Skorny, Statny, Ierdity y Vlastny lograron refugiarse en el puerto chino de Ché-Fou. El Smeley, Boikry y el transporte llegaron a Kiao-Tchéou, que se encontraba bajo control Alemán.

Puertos donde los buques fueron internados

Puertos donde los buques fueron internados

Japón, en esta ocasión, no violó la neutralidad de los puertos entrando en ellos, como sucedió tras la Batalla del Mar Amarillo. Sino que se procedió a su bloqueo hasta que se pudo verificar que los buques internados habían sido desarmados.

Ningún acorazado ruso se encontraba en condiciones intentar escapar, pues estaban en la rada interior con graves daños por el bombardeo continuo japonés. El Sebastopol era el único buque capital que no se encontraba atrapado, ya que se hallaba anclado en la Bahía del Lobo Blanco, al comienzo de la peninsula de Liao-ti- Shan y al exterior del puerto.

Acorazado Sevastopol

Acorazado Sevastopol

No podría acompañar a los que intentaban escapar de la capitulación pues había recibido severos daños en los ataques realizados por torpederos japoneses el 14 de diciembre, y su tripulación y parte de su artillería había sido desembarcada para colaborar con la defensa de la plaza. El Sebastopol recibió, como el resto de la flota que permanecía en Port Arthur, la orden de destruir el navío.

El Capitán de 1º clase von Essen no estaba dispuesto a que su buque fuera reflotado y que terminara en manos japonesas. Desembarcó las pertenencias personales de la tripulación, el resto de víveres que restaban a bordo, y encendió las calderas decidido a hundir su navío en un lugar en que no pudiera ser recuperado por el enemigo.

Nikolai Ottowitsch von Essen

Nikolai Ottowitsch von Essen

A las cinco de la mañana, con cuarenta hombres a bordo y remolcado por el Silatch, ya que el acorazado tenía problemas en su timón, el gran navío dejó su lugar de anclaje con destino a aguas profundas. A las ocho de la mañana, el cabo de remolque fue largado, se dio orden de abandonar el buque y de abrir todos los grifos y espitas. Cuando en el horizonte se avistaron unos torpederos japoneses, y tras una última revisión, abandonaron la nave el segundo, el jefe de máquinas y el capitán. El Sebastopol se fue rápidamente a pique dando la banda por estribor, sus chimeneas tocaron el agua mientras comenzaba a mostrar su obra viva pintada en rojo, en pocos momentos su popa desaparecía entre las aguas llevándose consigo al fondo del mar el acorazado ruso. Este espectáculo duró alrededor de 10 minutos.

Salida de los defensores de Port Arthur

Salida de los defensores de Port Arthur (1905)

El Capitán von Essen y su tripulación regresaron a Port Arthur donde fueron capturados junto al resto de la guarnición de la plaza tras su capitulación ese mismo día.

Anuncios