El tratado secreto de Björkö (24 de julio de 1905)


Durante la tarde del 23 de julio de 1905 el yate real Polyarnaya Zvezda (Estrella polar) se encontraba anclado en un ‘lugar tranquilo’ de la isla de Björkö, había zarpado de improviso de Peterhoff con su majestad imperial el zar Nicolas II a bordo esa misma mañana. Muchos de los invitados se sorprendían cuando otro gran barco se aproximaba y se abarloaba a ellos. Era el Hohenzollerm, yate de la casa imperial alemana con el propio káiser Guillermo II abordo.

Ubicación de Björkö,

Ubicación de Björkö,

El encuentro no era casual, aunque sí algo precipitado, se había planificado con el mayor de los secretos cuatro días antes. Nadie debía de saber ni dar a conocer nada de lo que allí se hablara. Y así sucedió durante 12 años, hasta que fuera publicada en el año 1917 la correspondencia entre Niky y Willy (nombres familiares con los que firmaban ambos emperadores sus comunicaciones oficiales entre ellos).

El encuentro duró un día, el zar regresó a Peterhoff y el káiser continuó con su travesía veraniega hacia a Visby. En esas 24 horas, ambos jefes de estado habían firmado un tratado que podía cambiar toda la estructura geopolítica existente.

Tsar Nicholas II on board Kaiser Wilhelm's yacht Hohenzollern in 1905.

Tsar Nicholas II on board Kaiser Wilhelm’s yacht Hohenzollern in 1905.

Ese verano de 1905 Guillermo II iniciaba habitual crucero estival a bordo del Hohenzollern, esta vez no se dirigiría como habitualmente, hacia los fiordos noruegos, sino que se encaminaría en dirección a las costas de suecas del Báltico. Durante su travesía aprovechó para visitar en Gefle al rey de Suecia (13 de julio), y en su travesía de regreso a casa aprovechó para enviar a su primo el zar un telegrama. En él, a tenor de los sucesos posteriores, se puede entreleer la más sibilina de las dotes diplomáticas.

En breve estaré en mi viaje de regreso y no puedo pasar a través de la entrada del Mar de Finlandia sin enviaros mi cariño y mejores deseos. En caso de que desearas que nos viéramos, ya sea en tierra o en tu yate, por supuesto estaría siempre a tu disposición.

El zar no dudó en acudir al llamamiento del káiser, proponiendo él mismo, un tranquilo lugar en Bjoerkesund, cerca de Viborg, en el que pudieran encontrarse ambos primos en ‘sus yates’. Los siguientes mensajes cruzados reafirman la intención del káiser que deseaba un encuentro secreto, disfrazado de familiar. Se estaba preparando una reunión en que soberanos de dos imperios decidieran el futuro de sus naciones, sin que ministros, burócratas o cualquier otro pudiera interferir en el mismo o ‘aconsejar incorrectamente’.

Nadie tiene la más mínima idea de la reunión. Las caras de mis invitados serán dignas de ver cuando de repente aparezca tu yate. Una fina broma. Qué vestido para la reunión? Willy

Yate Imperial Ruso "Polyarnaya Zvezda (Estrella Polar)" pintado por Alexander Karlovich Beggrov (1841-1914)

Yate Imperial Ruso “Polyarnaya Zvezda (Estrella Polar)” pintado por Alexander Karlovich Beggrov (1841-1914)

El encuentro entre ambos yates tuvo lugar en la tarde del domingo 23 de julio de 1905. A la mañana siguiente ambos soberanos se sentaron a charlar. Los testigos aseguran que nadie, excepto ambos emperadores, estuvieron presentes en la mayor parte de la entrevista. De lo que se conoce de la misma se sabe que se trataron temas sobre la forma de gobierno del nuevo país, Noruega, que había surgido de su escisión de Suecia, y cuya casa real había sido ofrecida al príncipe danés con apoyo de Inglaterra. La injerencia inglesa en una zona que se consideraba clave para los intereses de ambos imperios era preocupante, más aún si se unía la situación en que podría quedar el Báltico, cuya desembocadura podría ser bloqueada por dos reinos ‘no afines’ que facilitaran la entrada a buques enemigos. Sobre este planteamiento y una vez creado el clima adecuado, el káiser propuso a su primo un tratado de alianza entre ambas naciones. No se sabe si el zar dudó o no, el caso es que al final del día fue firmado por ambos mandatarios.

Sus Majestades Imperiales, el emperador de todas las Rusias, por un lado, y el emperador alemán en el otro, con el fin de asegurar la paz en Europa, se han puesto de acuerdo en los siguientes puntos del tratado en este documento con respecto a una alianza defensiva:

Art. I. Si cualquier estado europeo ataca a uno de los dos imperios, una parte se compromete a ayudar a la otra parte contratante con todas sus fuerzas militares y navales.

Art. II. Las altas partes contratantes se obligan a no suscribir con cualquier enemigo común una paz separada.

Art. III. El presente Tratado entrará en vigencia desde el momento de la conclusión de la paz entre Rusia y Japón, pudiendo ser denunciado con la notificación previa de un año.

Art. IV. Cuando este tratado haya entrado en vigor, Rusia llevará a cabo las medidas necesarias para informar a Francia de la misma y proponer a este último a que se adhieran a ella como un aliado.

Firmado por Nicholas y William

Contrafirmado por Von Tschirschky, conde Benkendorf y Alexey Birilev, Ministro de Marina

Este tratado no fue improvisado durante la travesía estival de Guillermo II; sino que fue la culminación  de la política exterior de la Alemania del káiser de atraer a Rusia a su lado en un posible conflicto con Gran Bretaña.

La fuerza es el derecho

La fuerza es el derecho

Pero en política no todo es tan sencillo. El conde Lamsdorf, ministro de asuntos exteriores ruso, se echó las manos a la cabeza al tener conocimiento del acuerdo firmado, éste era incompatible con las obligaciones que Rusia tenía comprometidas con Francia y, por tanto, era imposible su ejecución. Witte, plenipotenciario ruso en las negociaciones de paz con Japón, que había partido para Portsmouth el 19 de julio, era de la misma opinión. El zar intentó mantener lo firmado (Nos unimos las manos y firmamos delante de Dios, que escuchó nuestros votos. Por tanto, creo que el tratado así puede llegar a existir. Lo que se firmó está firmado, y Dios es nuestro testador). Al final por mucha  empeño y grandilocuencia que usara en sus palabras, el emperador tuvo que ceder ante sus ministros. El tratado fue revocado por la vía reservada de la diplomacia y quedó oculto para el mundo.

Kaiser Wilhelm II. y Zar Nikolaus II. ¿Quien es quien?

Kaiser Wilhelm II. y Zar Nikolaus II. ¿Quien es quien?

Muy bien, todos estos hechos que hemos narrado han sido muy interesantes, pero… ¿Qué tienen que ver con la guerra ruso-japonesa? Buena pregunta, antes de responderla pongámonos en situación.

Estamos a finales de julio de 1905, la flota japonesa había acabado con la flota rusa de oriente, y otra más que se había enviado para sustituirla, ya no había más barcos pues la escuadra del mar negro no podía ser enviada al estar confinada en aquel mar. El ejército japonés había vencido al ruso en Mudken en marzo, su ofensiva se había detenido, y en julio se encontraba conquistando la isla Shakaline. Por el lado ruso el general Linievich había sustituido a Kuropatkine en el mando, y se encontraba reorganizando su ejército a la espera de la llegada de cuatro nuevos cuerpos que se habían formado en Europa. Las negociaciones de paz estaban por comenzar en Portsmounth.

La situación no pintaba bien para el zar tras las continuas derrotas militares

La situación no pintaba bien para el zar tras las continuas derrotas militares

Y llegamos a la razón que me ha llevado a escribir este post que no es otra que imaginarme al señor emperador del Japón, o a sus ministros reunidos, cuando les llegara la noticia que se había producido una entrevista secreta entre Niky y Willy. Si la cara de los acompañantes que iban en los yates imperiales cuando se encontraron debió de ser de sorpresa, la de los ministros japoneses debió de ser cuanto menos de preocupación, por no decir de pánico.

Alemania no había ocultado su simpatía con Rusia en el conflicto con Japón, que se había materializado en apoyo logístico de sus transportes, y bases a lo largo de todo el mundo. No es probable que la orgullosa Rusia, hubiera pedido ayuda a Alemania para una guerra con un país de menor entidad como Japón. Pero los rumores, ante la falta de información del suceso, surgieron en todos los periódicos. Algunos de los que he encontrado: El zar habría pedido apoyo financiero a Alemania. El káiser habría aconsejado al zar continuar con la guerra, argumentando que el regreso de un ejército derrotado acrecentaría los problemas internos, y que el ejército reconstituido de Lineivich podría conseguir la victoria por aplastante superioridad de números. Las conversaciones de paz eran sólo una argucia para conseguir tiempo.

ABC de 25/07/1905 pág 11

ABC de 25/07/1905, pág. 11.

Ninguno de los rumores duraría mucho tiempo. El tratado de paz se firmaría el 5 de septiembre, apenas un mes después de los sucesos que aquí narramos. Lo que sí que tengo claro es que noticias como ésta influyeron profundamente en los negociadores japoneses a la hora de llegar a un acuerdo de paz que no sería el mejor para sus intereses.

Las pretensiones del káiser no se cumplieron. El tratado de Björkö, que podría haber supuesto una crisis sin precedentes entre los miembros de la Doble alianza (Francia y Rusia), acabó difuminándose en las entrañas de la burocracia, del secreto de estado y de la rumorología de la prensa. Lo que en manos de hábiles políticos como Witte y Lamsdorf fue en un elemento más de negociación vez en favor de intereses rusos.

Negociando el Tratado de Portsmouth (1905) -- de izquierda a derecha: Rusos en el lado alejado de la mesa Korostovetz, Nabokov, Witte, Rosen, Plancon; y los japoneses en el lado cercano de la mesa Adachi,Ochiai, Komura, Takahira, Sato

Negociando el Tratado de Portsmouth (1905) — de izquierda a derecha: Rusos en el lado alejado de la mesa Korostovetz, Nabokov, Witte, Rosen, Plancon; y los japoneses en el lado cercano de la mesa Adachi,Ochiai, Komura, Takahira, Sato


Para interesados podéis encontrar más en el artículo en inglés: SIDNEY B. Fay. The Kaiser’s Secret Negotiations with the Tsar, 1904-1905 <enlace>

Anuncios

El “acuerdo” coreano-japonés de febrero 1904.


El otro día rebuscando entre papeles me encontré con una sorpresa, una transcripción francesa del documento por el cual Japón estableció un primer protectorado sobre Corea en 1904. Nunca había visto ninguno y me llamó la atención su simplicidad que supongo dará el poder de las armas.

Habían pasado solamente 14 días desde el estallido de la guerra, y los japoneses ya habían desembarcado unos 55.000 hombres en la península de Corea, unos 30.000 en Chemulpo y el resto en Fusan, Gesan y Masampo. La vanguardia de los ejércitos de invasión estaban a la altura de Pion-Yang. Teniendo en cuenta el estado de las líneas de comunicación, toda una blitzkrieg de la época.

El 23 de febrero de 1904, el ministro plenipotenciario del Emperador del Japón Sr. Hayashi Gonsuke y el Mayor General Ye-Tchi-Yong, Ministro de Asuntos Exteriores de Su Majestad el Emperador de Corea, firmaron un protocolo compuesto de 6 únicos artículos que suponía, en  la práctica, la anexión de Corea al Imperio del Japón.

Foto tomada tras la firma del tratado

Foto tomada tras la firma del tratado. (Fuente : Chosun.com)

Corea se había convertido en un virreinato del Japón. Se nombró como Residente al Sr. Tokugawa y Vicepresidente a Sr. Kato. Se puso una guardia en el palacio imperial coreano, para evitar que el Emperador huyera a bordo de un navío de guerra de alguna potencia extranjera.

Se reunió al Gobierno coreano siendo inmediatamente ‘cesados’ todos los miembros que no fueran favorables al partido japonés, así como todos los funcionarios ‘hostiles’ fueron despedidos. Se dio orden a las tropas coreanas de unirse a las japonesas en campaña, en ese momento contaba con alrededor de 10.000 efectivos que habían sido armados y entrenados por oficiales japoneses.

Gojong, Emperador de Corea (1897-1907)

Gojong, Emperador de Corea (1897-1907). (Fuente : Wikipedia)

Este primer tratado, fue seguido por varios más en 1904 y 1905, hasta la definitiva instauración del protectorado con el Tratado de Ulsa de 1905. Japón mantuvo este estatus de protectorado durante 6 años desde 1904 hasta 1910, cuando Corea fue definitivamente anexionada.

La transcripción del documento firmado es la siguiente:

Tratado Japón-Korea (1904)

Tratado Japón-Korea (1904). (Fuente : Wikipedia)

Protocolo firmado en Seúl el 23 de febrero de 1904 entre Japón y Corea

M. Hayashi, enviado extraordinario y ministro plenipotenciario de Su Majestad el Emperador del Japón, el Mayor General Ye-Tchi-Yong, Ministro de Asuntos Exteriores ad interim de Su Majestad el Emperador de Corea, debidamente autorizados respectivamente a estos efectos, han acordado los siguientes artículos:

Art. 1.- Con la meta de mantener una amistad permanente y sólida entre Japón y Corea y de establecer firmemente la paz en Extremo Oriente, el Gobierno Imperial de Corea tendrá en el Gobierno Imperial de Japón una confianza absoluta y adoptará los consejos de este último, concernientes a la mejora de su administración.

Art. 2.- El Gobierno Imperial del Japón asegurará, en un espíritu de sólida amistad, la tranquilidad y salud de la Casa Imperial de Corea.

Art. 3.- El Gobierno Imperial del Japón garantizará de una manera definitiva la independencia y la integridad territorial del Imperio de Corea.

Art. 4.- En el caso donde la salud de la Casa Imperial de Corea o la integridad territorial de Corea sean en peligro, sea por la agresión de una tercera potencia, sea por desórdenes interiores, el Gobierno Imperial del Japón tomará inmediatamente las medidas necesarias que exigirán las circunstancias, y en tal caso el Gobierno Imperial Coreano dará todas las facilidades para ayudar a la acción del Gobierno Imperial del Japón. El Gobierno Imperial del Japón podrá, en el cumplimiento del objetivo mencionado, ocupar las plazas que pudieran ser necesarias desde el punto de vista estratégico cuando las circunstancias lo exijan.

Art. 5.- Los Gobiernos de los dos países no cerrarán en el futuro sin consentimiento mutuo, ningún acuerdo con una tercera potencia que pueda ser contrario a los principios del presente protocolo.

Art. 6.- Los detalles concernientes al presente protocolo serán determinados, siguiendo las circunstancias, entre el representante del Japón y el Ministro de Asuntos Exteriores de Corea.

Si quieres saber más:

  • [Anonimo]. Blancs & Jaunes. La Guerre Russo-Japonaise 1904. Recits d’un temoin oculaire. Paris: Librairie Illustrée

El Tratado de Portsmouth


En el tratado que puso fin a la guerra entre los imperios de Japón y Rusia, se firmó en la ciudad de Portsmouth, capital del estado de New Hampsaire (Estados Unidos). Curiosamente en el documento aparecen tres fechas de firma el cinco de septiembre de 1905 (calendario gregoriano), el quinto día del noveno mes del año trigésimo octavo de la era Meiji (calendario japonés) o el vigésimo tercer día de agosto de 1905 (calendario juliano, vigente en Rusia hasta 1918).

Última página del Tratado de Portsmouth

Última página del Tratado de Portsmouth (Fuente : wikipedia.org)

Tras la victoria japonesa en la batalla naval de Tsushima (27-28 de mayo de 1905) el Zar Nicolás II, tomó conciencia de que se le había escapado su última oportunidad de ganar la guerra contra el Japón, sus escuadras habían sido mandadas al fondo del mar por segunda vez en lo que se llevaba de conflicto. En el campo de las operaciones en tierra las cosas no iban mejor tras la pérdida a comienzos de año de Port Arthur y la derrota de Mudken un par de meses después, la guerra no pintaba bien para las armas rusas.

A comienzos de junio de 1905 se nombraron ministros plenipotenciarios por ambas potencias para comenzar las negociaciones. Las primeras conversaciones tuvieron lugar a comienzos de agosto de 1905.

Por parte del Imperio del Japón los firmantes fueron Komura Jutaro, Ministro de Asuntos Exteriores de Japón – ya anteriormente había participado en la negociación del tratado de Shimonoseki que había puesto fin a la guerra chino-japonesa de 1895 -, y Takahira Kogoro, embajador del Japón en Estados Unidos.

Por parte del Imperio de Rusia los firmantes del tratado fueron Serge Witte, Ministro de Asuntos Exteriores de Rusia, y Roman Rosen, embajador de Rusia en Estados Unidos.

Protagonistas del Tratado de Portsmouth

Protagonistas del Tratado de Portsmouth. (Fuente : Japan-America Society of New Hampshire)

En un primer momento los emisarios japoneses demandaron fuertes compensaciones territoriales y económicas: la isla de Sajalin (ya ocupada en los últimos meses de la guerra) y una fuerte indemnización por las perdidas y gastos sufridos durante el conflicto. Las negociaciones no discurrieron como pretendían los enviados japoneses, la presión del presidente Roosevelt con el mensaje que ‘no hubiera ni vencedores ni vencidos‘ en unas negociaciones que deberían de acabar cuanto antes, se unió a la taxativa negativa del Zar de no pagar un sólo ‘kopek’. Por su parte Japón tenía en su contra el haber iniciado la guerra sin la preceptiva declaración previa, así como una situación de extrema necesidad pues el país se encontraba agotado. Esto hizo que terminara por aceptar algunas condiciones como desocupar la parte norte de Sajalin y lo más sangrante para el erario y la población: no recibir un sólo yen de indemnización.

Negociando el Tratado de Portsmouth (1905) -- de izquierda a derecha: Rusos en el lado alejado de la mesa Korostovetz, Nabokov, Witte, Rosen, Plancon; y los japoneses en el lado cercano de la mesa Adachi,Ochiai, Komura, Takahira, Sato

Negociando el Tratado de Portsmouth (1905) — de izquierda a derecha: Rusos en el lado alejado de la mesa Korostovetz, Nabokov, Witte, Rosen, Plancon; y los japoneses en el lado cercano de la mesa Adachi,Ochiai, Komura, Takahira, Sato

El tratado se compone de 15 artículos y 2 subartículos, los cuales podemos dividir en las siguientes categorías:

Consecuencias Políticas,

  • El presente es un tratado de paz y amistad entre sus Majestades los emperadores de Japón y de todas las Rusias y entre sus respectivos estados y súbditos. (art.1)
  • El tratado será ratificado por el Zar y el Emperador del Japón en el plazo de 50 días desde la firma. Se entregarán al embajador de EEUU en San Petersburgo y al embajador de Francia en Tokio, los cuales intercambiarán las ratificaciones a la mayor brevedad posible en Washington. (art. 14)
  • El tratado se redactará en francés e inglés, en caso de discrepancia será la copia en francés la que prevalecerá (art.15)

Consecuencias territoriales

  • Se reconocen los superiores intereses político, militares y económicos del Japón en el territorio de Corea (art. 2), comprometiéndose Rusia a no interferir en las medidas que el Japón estime oportunas para la guía, protección y mando sobre este territorio.

    Tratado de Portsmouth - Art. 2

    Tratado de Portsmouth – Art. 2 (Fuente : Japan-America Society of New Hampshire)

  • Evacuación por ambos contendientes del territorio de Manchuria (excepto la península de Liaotung), y su devolución a soberanía China (art. 3)

    Tratado de Portsmouth - Art. 3

    Tratado de Portsmouth – Art. 3. (Fuente : Japan-America Society of New Hampshire)

  • Rusia transfiere a Japón, con el consentimiento de China del arriendo de Port Arthur, Dalien y sus aguas circundantes. (art. 5)

    Tratado de Portsmouth - art. 5

    Tratado de Portsmouth – art. 5 (Fuente : Japan-America Society of New Hampshire)

  • Rusia cede a Japón a perpetuidad la plena soberanía de la porción sur de la isla de Sajalin y todas sus islas adyacentes, así como sus obras publicas y propiedades, a partir del paralelo 50 de latitud Norte (art. 9)

Consecuencias para ciudadanos

  • Los ciudadanos Rusos en Corea se les tratará de igual forma que a los de la nación extranjera más favorecida (art.2)
  • Se respetarán las propiedades de los ciudadanos rusos en Port Arthur y Dalien (art.5)
  • Se respetarán las propiedades e industrias de los ciudadanos rusos en Sajalin, siempre y cuando se sometan a las leyes japonesas y a su jurisdicción (art.10). En caso contrario Japón podrá deportarlos

Consecuencias económicas

  • Renuncia de Rusia a cualquier ventaja territorial o concesión preferencial o exclusiva en Manchuria (art. 3)
  • Tanto Japón como Rusia se comprometen a no entorpecer las medidas que China pueda tomar para el desarrollo del comercio o la industrialización de Manchuria (art.4)
  • Rusia transfiere a Japón todas los derechos, privilegios, concesiones conectadas o que formen parte del arriendo de las plazas de Port Arthur, Dalien y sus aguas circundantes. (art.5)
  • Rusia transfiere a Japón todos los trabajos y propiedades públicas que se encuentren en Port Arthur y Dalien (art. 5)
  • Rusia transfiere a Japón la propiedad del tramo de ferrocarril Chang-Chun-fu, Kuanchanftsu  y Port Arthur (art.6) así como todos los derechos y privilegios asociados a este tramo de ferrocarril. Se establece que para el funcionamiento de esta línea se acordará una convención separada a la mayor brevedad posible (art.8)
  • Rusia transfiere a Japón la propiedad de la minas de carbón en la región de Chang-Chun-fu, Kuanchanftsu  y Port Arthur que pertenecen o son trabajadas en beneficio de la línea férrea (art. 6)

    Tratado de Portsmouth - art. 6

    Tratado de Portsmouth – art. 6 (Fuente : Japan-America Society of New Hampshire)

  • Rusia y Japón se comprometen a no tomar medidas que puedan impedir el libre tránsito en el estrecho de Le Perouse y el estrecho de Tartaria (art. 9)
  • Rusia concederá al Japón derechos de pesca en sus aguas del Mar del Japón, Ojotsk y Mar de Bering (art. 11)

    Tratado de Portsmouth - Art 9 y 11

    Tratado de Portsmouth – Art 9 y 11 (Fuente : Japan-America Society of New Hampshire)

  • Se redactará un nuevo convenio de comercio y navegación entre Rusia y Japón (art.12) que sustituya al anulado por la guerra

Consecuencias militares

  • Rusia y Japón se comprometen a retirar las tropas en Manchuria (excepto la península de Liaotung) en el plazo de 18 meses (subart. del art. 3), empezando por las que se encuentren en las posiciones delanteras
  • Rusia y Japón podrán mantener en Manchuria guardias para la protección de sus  ferrocarriles, no superando la cantidad de 15 hombres por kilómetro. (subart. del art. 3)
  • Rusia y Japón se comprometen a explotar las vías férreas en Manchuria con fines industriales y comerciales, nunca estratégicos (art. 7) Se establece la excepción a favor del Japón de la línea férrea de la península de Liaotung donde si que podrá usarla para fines militares.
  • Rusia y Japón se comprometen a no construir  en la isla de Sajalin o en las islas adyacentes ningún tipo de fortificaciones u obras militares similares (art. 9)
  • Se procederá lo más pronto posible al intercambio de prisioneros, así como el pago de los costes directos de cuidado y mantenimiento que estos hayan incurrido desde la fecha de captura hasta la fecha de muerte o entrega (art. 13)

Los participantes en este tratado fueron debidamente agasajados por sus respectivos gobiernos tanto Witte como Jutaro fueron nombrados condes. Y el mediador Theodore Roosevelt se le concedió el Nobel de la Paz en 1906.

En Japón la población recibió el resultado del tratado con polémica y disturbios en las calles, se consideraba que no se había negociado correctamente y que no se obtenían las suficientes ganancias económicas y territoriales. El peor episodio ocurrió en el llamado ‘incidente incendiario de Hibiya’ (barrio cercano al palacio imperial) donde llegó a incendiar la casa del Ministro del Interior. Tras varios días de disturbios en todo el país, con cientos de detenidos y decenas de muertos, se procedió a la declaración de la Ley Marcial. La crisis política llegó a su cénit en el mes de enero de 1906 a la dimisión del gobierno de Katsura Taro. Como consecuencia de estas revueltas comenzó en Japón una intervención cada vez mayor del Ejercito en las labores de gobierno. Indirectamente la mala imagen del tratado en Japón supuso una animadversión de la población hacia EEUU, el país donde se había negociado.

Incidente Incendiario de Hibiya

Incidente Incendiario de Hibiya (Fuente : wikipedia.org)

  Si quieres saber más :

  • PEREZ MARTINEZ, Arturo. Algunas consideraciones sobre la guerra ruso-japonesa. Revista Diplomacia [en línea]. Julio 2013, n. 76, pp. 26-33. Disponible en <Enlace>