Desarrollo del ferrocarril en Korea durante la guerra rusojaponesa


Las materias primas existentes en Korea eran necesarias para el desarrollo de la incipiente industria del Imperio del Japón. Pero la Korea de comienzos del siglo XX se encontraba en un estado de desarrollo muy precario, necesitaba la creación de unas líneas de comunicaciones para una eficiente explotación y comercialización de sus riquezas. La geopolítica internacional y los intereses militares nipones en la zona aceleraron el proceso de desarrollo de infraestructuras e hicieron que, al finalizar la guerra rusojaponesa en 1905, Korea gozara de una de las mejores líneas de ferrocarril de Asia desde la cual se podía viajar desde Seul hasta Europa.

Red ferroviaria coreana en 1914

Red ferroviaria coreana en 1914 basada en la construida durante la guerra de 1904

Los intereses del Japón en los territorios de la península de Korea se iniciaron en la segunda mitad del siglo XIX. En 1876 tras la restauración Meiji, la política exterior japonesa intentó asimilarse a las de las potencias occidentales de la época. Se inició una incipiente política expansionista que dió uno de sus primeros pasos en los territorios del Reino de Korea. Fue en ese año de 1876 cuando se firmó el Tratado de Kanghwa,por el que se cedían a Japón el uso de 3 puertos coreanos para el comercio con el Imperio.

Tras la guerra chino-japonesa de 1895, el Tratado de Shimonoseki supuso la entrada de Korea al área de influencia japonesa. Se reconoció la independencia de Korea, así como la renuncia de China a cualquier reclamación sobre este territorio.

Transporte de munición por el ferrocarril durante la guerra rusojaponesa

Transporte de munición por el ferrocarril durante la guerra rusojaponesa

Con el inicio de la guerra con Rusia en 1904, el Imperio Japonés necesitaba de los puertos y paso franco por Korea para el suministro y transporte de sus tropas al frente. Desde el mismo comienzo del conflicto el territorio coreano fue ocupado y su gobierno fue reemplazado por uno afín, manteniendo a la dinastía reinante Gojong. Tras numerosos tratados en los años de la guerra, se terminó por instaurar un protectorado en 1905 por el Tratado de Ulsa. En 1910 definitivamente Corea fue anexionada a Japón.

INICIOS DEL FERROCARRIL: LINEA DE CHEMULPO A SEUL

La historia del ferrocarril en la península de Korea comenzó en 1896, cuando se cedió la concesión a unos hombres de negocios yanquis de la construcción de la línea Seul-Chemulpo (actual Inchon). Los trabajos finalizaron y se abrieron definitivamente al tráfico de personas y mercancías el 8 de julio de 1900. Antes de la conclusión de esta línea se iniciaron las obras para conectar con los puertos del sur del país. A su vez otras concesiones  de lineas de ferrocarril fueron cedidas a empresas francesas en la zona norte.

Inicios del ferrocarril coreano de Chemulpo a Seul (1899)

Inicios del ferrocarril coreano de Chemulpo a Seul (1899)

LINEA SUR : DE FUSAN A SEUL

En 1903 cuando la guerra entre Japón y Rusia era una realidad cada vez más cercana, los trabajos en el ferrocarril coreano se aceleraron. El gobierno japonés tomó un interés prioritario en el proyecto de la vía que unía Fusan en el sur del país con Seul. Se garantizaron por el propio Estado Nipón los 25 millones de yenes necesarios para la finalización del trayecto, así como se entregó una prima de 2,5 millones de yenes para que fuera acabado antes del fin de año de 1904 (en caso de no ser así la empresa debía de devolver este dinero más sus intereses).

The Opening Ceremony of the Seoul-Busan Railway (1905) © Jung Sung-Gil_Gulmaru Kore

The Opening Ceremony of the Seoul-Busan Railway (1905) © Jung Sung-Gil_Gulmaru Kore

La distancia a recorrer era de 340 kilómetros, y los trabajos de ingeniería a realizar fueron numerosos, sobre todo en la región montañosa de Waikan a Kantokou -en la línea se ejecutaron obras para 53 estaciones, 24 túneles y 290 puentes-.

A comienzos de 1905 se encontraban en funcionamientos 28 locomotoras, con 58 vagones de pasajeros y 230 de mercancías. Circulaban 2 trenes de ida y vuelta al día que tardaban 15 horas en hacer el recorrido entre Fusan y Seul.

LINEA NORTE: DE SEUL AL RIO YALU

Desde el inicio de las hostilidades con Rusia, el gobierno japonés se interesó por una línea que continuara desde Seul y que uniéndose a la de Fusan, hiciera el recorrido desde los puertos del sur hasta el teatro de operaciones en Manchuria.

Mientras que la línea del sur (Fusan-Seul) fue realizada completamente por ingenieros civiles, la del norte (Seul-Yalú) lo fue por ingenieros militares. Se usaron los trabajos ya iniciados por la compañía franco-coreana (suspendido su contrato al comienzo de la guerra), los puentes y obras se realizaron en madera, pues se trataba de terminar en el menor tiempo posible los trabajos, no en que estos perduraran en el tiempo. Posteriormente serían sustituidos estas obras provisionales por otras definitivos.

Puente sobre el rio Yalú en los años 30 del siglo XX

Puente sobre el rio Yalú en los años 30 del siglo XX

Iniciados los trabajos en abril de 1904, a principios de 1905 se encontraba terminada la linea que unía Seul con Pion-yang, y en los primeros meses de este año de 1905 los trenes ya llagaban al Yalou.

OTRAS LINEAS

También se trabajó en las líneas que unían

  • Antoung-Hsein con Liao-Yang continuando la línea norte y uniéndose al Transiberiano en su línea del Este-Chino
  • Seul con Gesan atravesando la península de Este a Oeste
  • Bifurcación de la linea sur al puerto de Masampo
Trenes japoneses en Liao Yang

Trenes japoneses en Liao Yang

A los trabajos de creación de una red ferroviaria se le unieron otros de mejora de puertos, construcción de faros, etc… Al finalizar el la guerra rusojaponesa, Korea contaba con una de las mejores infraestructuras de comunicaciones de Asia.

Anuncios

Reflexiones sobre el paso del Río Yalú


Durante los primeros meses de la guerra, el avance del 1º Ejército japonés a lo largo de la península de Corea se produjo sin oposición alguna. El alto mando ruso determinó que la primera línea defensiva se encontraría a lo largo del rio Yalú, frontera natural entre Corea y Manchuria. Por tanto, las fuerzas bajo el mando del teniente general Kuroki, que habían desembarcado el primer día de la guerra en el puerto de Chemulpo siguieron la ruta de la costa, no había (ni habría a corto plazo) ningún ejército enemigo en su camino que se les opusiera.

Operaciones en tierra enero a abril 1904

Operaciones en tierra enero a abril 1904 (Fuente : Elaboración propia/mapa Gallica)

Los japoneses no avanzaron rápido, la distancia que separa a Chemulpo de Wi-jou la realizaron en 2 meses. No tenían prisa, la flota rusa se encontraba atrapada en Port Arthur, y en sus planes todavía había que poner en funcionamiento dos nuevos ejércitos en el campo de batalla. Esto requería tiempo.

Todo cambió el 17 de marzo de 1904, este día llegaron noticias de que se estaba aprestando la flota rusa del Báltico la cual tomaría camino a Extremo Oriente. Si las dos escuadras llegaban a reunirse, los japonses perderían la supremacía en el mar y no podrían aprovisionar a sus ejércitos en tierra. La guerra estaría perdida para ellos. Tendrían pues que apresurarse conseguir sus objetivos estratégicos antes que los barcos rusos pudieran dar la vuelta al mundo.

Los rusos estaban tranquilos, el transiberiano aseguraba la llegada de refuerzos y suministros, no del todo lo bien que ellos esperaban, pero lo suficiente. Sólo tendrían que retener lo suficiente a los japoneses y la guerra estaría ganada.

Teniente General Zasulitch

Teniente General Zasulitch (Fuente : Wikipedia)

En esta situación nos encontramos a finales de abril de 1904. Los rusos habían planteado una línea defensiva adelantada en el Yalú, la cual se le encomendó al teniente general Zasulitch, para ello disponía de una fuerzas que se estiman a todas luces muy escasas: 2 divisiones de tiradores, 1 brigada de cosacos y 7 baterias. Si bien es cierto que el río le ofrecía unas condiciones defensivas idóneas, pues en la zona donde se disponían a realizar el ataque tenía una anchura que llegaba a los 5000 metros.

Frente a ellos se encontraba todo el 1º Ejército Japonés, y si fuera necesario el 2º Ejercito de encontraba en Chinampo dispuesto para actuar. La superioridad numérica era apabullante. Pero los rusos no pretendían una victoria, solamente retener al enemigo el tiempo suficiente para que llegaran refuerzos, o no, el pensamiento del alto mando ruso en esos momentos era que el rol del 1º Ejército japonés sólo trataba de atraer el máximo número de fuerzas rusas fuera del verdadero teatro de operaciones que sería el que desarrollaran el 2º y 3º Ejército japonés. Se barajaba que desembarcaran cerca de Port Arthur o Vladivostock, las principales bases rusas en Extremo Oriente. Para cubrir esta eventualidad el grueso del Ejército y las reservas rusas se concentraban en Liao-Yang, a 133 millas del Yalú.

Kokunimasa (1874 - 1944) Panorama of the Japanese Victory at the Battle of the River Yalu, 1904

Kokunimasa (1874 – 1944) Panorama of the Japanese Victory at the Battle of the River Yalu, 1904 (Fuente : Toshidama Gallery)

La táctica desarrollada por el Ejercito japonés fue muy sencilla, aprovechar su superioridad numérica y la longitud del frente. Los rusos no podrían defender todo el territorio. Comenzaron con ataques de tanteo, ocupando las islas que hay en el rio frente a Kia-ten-tsé. El dia 28 de abril los japoneses de la 12º división de infantería pasaron el rio en Soukochine a 21 kilometros de distancia de Wi-jou. El día 30 la toma de la montaña del Tigre y sus alturas fueron la antesala del asalto final a las posiciones rusas, que se produjo al día siguiente tras una fuerte preparación artillera. Los rusos no opusieron gran resistencia cuando aparecieron los japoneses a la carga, y procedieron a retirarse a posiciones fortificadas de antemano en las inmediaciones de Feng–suan-cheng.

Operaciones en el Rio Yalú

Operaciones en el Rio Yalú (Fuente : russojapanesewar.com)

En todas las acciones japonesas fueron apoyadas por las cañoneras del almirante Hosoya que remontaban el rio Yalú.

Estos sucesos son un ejemplo de la estrechez de miras de la dirección de operaciones rusa. Todo el plan estratégico japonés de la guerra se hubiera venido abajo como un castillo de naipes, si la línea defensiva del Rio Yalú se hubiera mantenido.

El alto mando ruso se encontraba más preocupado por adivinar donde sería el próximo ataque japonés, acumulando tropas y materiales en emplazamientos muy lejos de la linea donde se estaban desarrollando las operaciones y donde, a la postre, se demostrarían como inútiles y no cumplirían su objetivo pues tampoco realizaron su función de rechazar el desembarco japonés (ver Enlace).

La traición que sufrió Zasulitch por sus jefes fue manifiesta, no se le dotó con suficientes efectivos y no se le envió ningún refuerzo. Kuropatkin en sus memorias se justifica y nos cuenta que la orden era de no oponer resistencia y retirarse a las posiciones de Feng–suan-cheng, actuando por iniciativa propia. Cuando se le requirió por los motivos de su acción Zasulitch contestó: ‘porque tenía esperanzas de poder vencer’.

Tropas japonesas atravesando el Rio Yalú

Tropas japonesas atravesando el Rio Yalú (Fuente : Wikipedia)

Tras esta victoria, los japoneses tenían el camino libre, el 1º Ejercito podría apoyar las operaciones de desembarco que estaban proyectadas, cubriendo su flanco derecho e impidiendo que el grueso del ejército ruso los atacase por retaguardia. El día 5 de mayo, sólo 4 días después de haber cruzado el Yalú, los japoneses desembarcaron en Pi-tsé-ouo (ver Enlace).