La expulsión de los ciudadanos japoneses de Port Arthur en febrero de 1904.


El 10 de febrero de 1904, unas horas después del ataque nocturno con torpederos a la flota rusa anclada en la rada de Port Arthur, el puerto tenía una actividad como nunca la había tenido. El virrey Alexeiev acabada de decretar las primeras medidas de defensa de la plaza y todo el mundo se encontraba manos a la obra.

Virrey Alexeiev

En primer lugar habían de ocuparse de los navíos de la flota que habían sufrido averías la noche anterior. Debían de ser remolcados al puerto interior y, entrar en dique seco de uno en uno -la capacidad del arsenal en este apartado lugar de Extremo Oriente era limitada-. En el caso de los grandes acorazados no podrían ser reparados más que con sus propios medios, allí los marineros realizaban la tediosa labor de descargar el carbón con el fin de aligerar el peso de estos grandes monstruos de acero.

La segunda preocupación del Virrey, y no la menos importante, fue la de acabar con el servicio de espionaje enemigo. Una labor a la que el Imperio del Japón había dedicado grandes recursos y, cuyos resultados saltaban a la vista tras el ataque del día anterior.

Diversidad cultural en Harbin (Manchuria) a comienzos del siglo XX. Chinos, japoneses y rusos.

Diversidad cultural en Harbin (Manchuria) a comienzos del siglo XX. Chinos, japoneses y rusos.

Fue decretado el estado de guerra en las plazas de Port Arthur y Vladivostock  en el territorio de Kouang Tung, en toda la costa y las zonas a lo largo de la línea ferroviaria del este-chino. La orden incluía un apartado dirigido a todos los extranjeros y a la población civil: Debían de abandonar Port Arthur en 24 horas, incluidas las familias de los oficiales rusos, las cuales debían de dejar la ciudad y dirigirse hacia el interior o regresar a casa.

Esta medida aumentó el desorden que ya de por sí reinaba en Port Arthur. En la estación de tren el caos reinaba a sus anchas, los trenes partían completamente abarrotados y con las mayores medidas de seguridad posibles, ya que se temía que se produjeran sabotajes en la única línea de abastecimiento ‘moderna’ que tenía la fortaleza.

The Lushun (Port Arthur) Railway Station, Built By Russian Troops In 1900.

The Lushun (Port Arthur) Railway Station, Built By Russian Troops In 1900.

A la vez que se intentaba sacar a la población civil y extranjera por tren, se prohibió que ningún buque abandonara el puerto por miedo que  la flota enemiga que se suponía al acecho obtuviera información de los resultados de su ataque y de lo que estaba acaeciendo en Port Arthur.

El día 12 cuando los ánimos se habían calmado un poco, Alemania mandó un buque, el SMS Hansa, que trasladó a la población de esa nacionalidad al puerto de Qindao. Anteriormente el Fou-Ping que había sido autorizado a transportar a la población china a Shangai, había sufrido un desagradable incidente cuando un guardacostas ruso al detectar su salida por la bocana del puerto abrió fuego, recibiendo el mercante 3 impactos directos y matando a 5 ciudadanos chinos. Interceptado por el navío de patrulla ruso, el capitán del Fou-Ping mostró su autorización, recibiendo las correspondientes disculpas y dejándolo seguir su ruta, no sin antes advertirle que no debía de divulgar lo que había visto y callar lo que acababa de ocurrir.

SMS Hansa (1898)

SMS Hansa (1898)

En esos mimos momentos dentro del puerto sucedía una tragedia en el pequeño vapor inglés Wenchow de apenas 900 Tn. En este transporte fueron embarcados 200 ciudadanos japoneses, acompañados por ocho marinos rusos para su protección. Pronto descubrieron que su estancia en el Wenchow sería una dura experiencia que no sabrían como acabaría.

El barco no estaba preparado para acoger a tal numero de personas, no disponía de condiciones higiénicas y, sobre todo, carecía de los suministros necesarios. Las peticiones iniciales del capitán para que se les suministrara comida fueron desestimadas por el Virrey Alexiev. Sólo al caer la tarde de día 10, ¡tras 36 horas sin comer!, les fueron suministrados 10 sacos de arroz y un poco de bizcocho como único alimento.

Wenchow

Wenchow

Al día siguiente los problemas aumentaron cuando el agua potable se agotó a bordo. Los mensajes pidiendo el abastecimiento se transmitían cada vez con más angustia, pero siguieron sin ser atendidos.

La situación llegó a su límite el día 13, mujeres, niños y ancianos habían caído enfermos por falta de comida y, los gritos que se escuchaban eran desgarradores ¡sólo reclamaban algo que llevarse a la boca!. Este mismo día embarcaron otros 103 japoneses procedentes de Harbin, a los cuales se les había robado todo su equipaje y dinero.  El número de prisioneros en el Wenchow  ascendía ya a más de 300.

A las 5 de la tarde del día 14 se recibió la autorización para que el ‘buque prisión’ pudiera partir. No demoró mucho su salida, abandonando la rada con dirección al cercano puerto chino de CheFou, donde llegó a la mañana del día siguiente.

La noticia no pasó desapercibida para la prensa mundial:

Captura

San Francisco Call, Volume 95, Number 81, 19 February 1904

Incluso este suceso fue utilizado por los ingleses como lista de agravios realizados por los rusos tras el incidente de Hull

Captura

Evening Star , Issue 12336, 28 October 1904, Page 6

Anuncios

Neurosis de guerra y psiquiatría de vanguardia


A lo largo del siglo XX el interés por los trastornos traumáticos conoció un crecimiento continuo y progresivo. Las guerras, particularmente los dos conflictos mundiales y la guerra de Vietnam, se mostraron como un campo propicio para estudios teóricos y prácticos. En un primer momento los ejércitos crearon curas de urgencia en la misma línea del frente, la llamada ‘psiquiatría de vanguardia’. Progresivamente se elaboraron técnicas para reducir las reacciones agudas y las secuelas a largo plazo dimanantes de estos sucesos traumáticos.

Los trastornos mentales en la guerra (Dr. Jose Luis Medina Amor)

Los trastornos mentales en la guerra (Dr. Jose Luis Medina Amor)

La primera descripción moderna del Trastorno por Estrés Postraumático (TEPT) se hizo durante la guerra rusojaponesa – en este conflicto se usaron por primera vez explosivos de gran potencia -. Los reportes de esa época reconocieron una condición de neurosis traumática de guerra marcada por los estados de confusión de mente, una breve activación e irritabilidad, atemorización e inestabilidad emocional. El alemán Honigman que participaba como voluntario de la Cruz Roja en este conflicto creó el término de “neurosis de guerra”.

Revista de Sanidad Militar (15 de junio de 1907)

Revista de Sanidad Militar (15 de junio de 1907)

Durante la guerra rusojaponesa el hospital al uso más cercano al frente se encontraba en la ciudad de Kharbin a casi 600 km de Mukden. El alto mando ruso dispuso que se tratara a los heridos leves sobre el terreno, sólo evacuando a los más graves. Para el trabajo de campo se creó un dispositivo hipomóvil de médicos y enfermeras. En los casos de choques emocionales, o heridos psicológicos, que se produjeron durante el conflicto ocurrió lo mismo que con los heridos físicos. No podían ser trasladados a los hospitales de retaguardia para ser tratados y estudiados. Los médicos rusos no vieron en esto un problema y fueron directamente al frente, donde se encontraban los enfermos. En carretas los psicólogos y psiquiatras rusos recorrían el frente a la búsqueda de heridos psíquicos con el fin de tratarlos in situ. Solamente los casos más graves o persistentes eran trasladados a hospitales en la retaguardia (Kharbin), o tras varios días de viaje (30) a Moscú.

Manteifel medical detachment from Huanshan village (Foto de Víctor Bulla)

Manteifel medical detachment from Huanshan village (Foto de Víctor Bulla)

En el transcurso de la guerra rusojaponesa fue creada la doctrina de “psiquiatría de la línea del frente” o “psiquiatría de vanguardia” por el General Médico y psiquiatra en jefe del ejercito ruso Autocratov.  Autocratov preconizaba que una atención temprana favorecía una vuelta rápida al frente. Contabilizó 3500 intervenciones psiquiátricas durante la guerra, y aunque no es posible una evaluación científica de los resultados de sus actuaciones, en sus informes manifiesta que es a través de esta temprana actuación que los síntomas se veían grandemente reducidos, permitiendo una vuelta al frente.

Mobile Medical Detachment under Schtalmeister Rodzyanko in Mukden (Foto Victor Bulla)

Mobile Medical Detachment under Schtalmeister Rodzyanko in Mukden (Foto Victor Bulla)

Al finalizar la guerra rusojaponesa fueron unánimemente reconocidos los síntomas psíquicos producidos por la neurosis de guerra por médicos y militares.

Podría explicar los síntomas y lo que es esta enfermedad, pero mejor que se vea en un vídeo (ojo, puede herir la sensibilidad).