Los días claves de la guerra rusojaponesa (septiembre-octubre 1904)


En el mes de agosto de agosto de 1904 la situación parecía claramente favorable al Japón en la guerra que mantenía con Rusia. Los avances por tierra habían llegado a las puertas de Port Arthur y Liao-Yang. Por mar las escuadras de Vladivostock y del propio Port Arthur habían sido derrotadas. El alto mando nipón no podía por menos que estar satisfecho, aunque su enemigo distaba mucho de estar derrotado.

Los primeros intentos de asalto japonés  a la plaza fortificada de Port Arthur fueron repelidos, costaron cerca de 10.000 bajas y llegado el día 24 las municiones estaban prácticamente agotadas. Nogi se vió obligado a detener la ofensiva.

Plano de las operaciones en septiembre octubre de 1904

Plano de las operaciones en la zona de Liaoyang- Mukden (septiembre octubre de 1904).

Dos días después, el 26, Oyama inició la ofensiva sobre Liao-Yang y, tal como sucedió en Port Arthur, fue una nueva carnicería, asaltos continuos sobre posiciones bien fortificadas por los rusos. Tras seis días, Kuroki, logró conquistar la posición de Yentai y Kuropatkine, al mando de las tropas rusas, inició una retirada ordenada hacia Mudken. No se puede considerar el resultado de esta batalla como una derrota rusa, sino más bien un repliegue hacia una nueva posición bien fortificada a unos 40 km de Liao Yang.

Retirada rusa de Liao Yang

Retirada rusa de Liao Yang

En tierra los avances ya no eran tan rápidos como al principio de la guerra, el coste en vidas de los combates que iban a sucederse a partir de este momento iba a ser muy grande por ambos bandos. La distancia de los frentes de los centros de abastecimiento era otro de los hándicaps de los beligerantes, sobre todo para el Japón. La gestión de los recursos, tanto humanos como materiales, iba a decidir la guerra.

En el mar la flota japonesa se encontraba dañada tras los combates del mes de agosto. La escuadra de Togo, encargada del bloqueo del puerto, muchas de sus unidades necesitaban pasar por el dique seco para realizar reparaciones de consideración, y sus suministros empezaban a escasear. El planteamiento de utilizar las unidades capitales en apoyo de los asaltos terrestres a la fortaleza era cuestionado desde instancias superiores en Japón. La amenaza de un posible enfrentamiento con la flota del Báltico en el estado en que se encontraban los buques japoneses podía ser nefasto.

Torreta de popa del acorazado Asashi

Torreta de popa del acorazado Asashi

La flota rusa en Port Arthur no dejaba de ser temible, pues a pesar de la derrota del 10 de agosto, contaba con varios acorazados aún en uso. El mando japonés decidió continuar con el bloqueo, y que fueran enviados a Japón los buques poco a poco para su reparación, el criterio fue mandarlos en parejas. De esta forma se evitaría levantar el bloqueo y se continuaría apoyando  a las fuerzas de tierra. Pero este apoyo naval no fue fácil, y se cobró varios buques (el 2 de septiembre, el torpedero Hayatori chocó con una mina y se hundió, el 18 de septiembre, la cañonera Haiyen desapareció sin dejar rastro, el acorazado Asashi chocó también con una mina, aunque sin consecuencias, el 6 de noviembre la cañonera Atago fue hundida)

Cañonera Atago

Cañonera Atago

En septiembre de 1904 la guerra entró en un periodo crucial, a pesar de los éxitos iniciales situación para el Japón era delicada. Port Arthur continuaba resistiendo. El 11 de octubre las salidas de los torpederos rusos basados en Port Arthur pusieron en aprietos a la retaguardia del ejército de asedio japonés.  El 9 de octubre Kuropatkine se lanzó a la ofensiva en el rio Sha-ho. El 15 de octubre se tenía noticia de la partida de la flota del Báltico. El fiel de la balanza podía caer de cualquiera de los dos lados.

El general Kuroki en la batalla del Sha-ho

El general Kuroki en la batalla del Sha-ho

La batalla de Sha-ho, fue uno de los pocos momentos durante la guerra en que los rusos tomaron la iniciativa. Tras la batalla de Liou-Yang, el ejército japonés había avanzado y atravesado el rio Tai-tzu-ho. El objetivo de Kuropatkine era obligarlo a volverlo a cruzar en sentido contrario. La forma de hacerlo era mediante un ataque frontal que fijara las posiciones y un movimiento envolvente del flanco derecho de las tropas japonesas. Las operaciones comenzaron el día 5, no encontraron resistencia, y los rusos ocuparon las posiciones previstas en el centro en muy poco tiempo. El día 9 la columna de Rennenkampsf, que progresaba por el oeste  sobre las dos orillas del Tai-tzu-ho tuvo serias dificultades en tomar Pen-shi-hu. El día 10 los japoneses tomaron la ofensiva a pesar de la inferioridad numérica en que se encontraban.

Tras varios días de combate los rusos terminaron retirándose a sus posiciones de Mukden, quedando el resultado de la batalla, según la bibliografía que he consultado, en indeciso. Aunque para mí claramente los japoneses salvaron un matchball que podía haberlos llevado al desastre.

“In the Battle of the Sha River, a Company of Our Forces Drives a Strong Enemy Force to the Left Bank of the Taizi River”by Yoshikuni, November 1904

“In the Battle of the Sha River, a Company of Our Forces Drives a Strong Enemy Force to the Left Bank of the Taizi River”by Yoshikuni, November 1904

Tras estos combates Japón tomó consciencia de que sus recursos no le permitirían llevar una guerra en dos frentes, debería de concentrarse en acabar primero con uno de ellos. El elegido fue Port Arthur, donde se volcaron todos los esfuerzos humanos y materiales para tomar la plaza lo antes posible y acabar con la resistencia rusa. Por el contrario en Mukden, Japón permaneció en una posición defensiva hasta el mes de marzo de 1905 cuando ya pudo contar con el ejercito sitiador de Nogi para iniciar nuevamente operaciones ofensivas.

General Alexei Kuropatkin

General Alexei Kuropatkin

Como corolario una curiosidad: Kuropatkine en sus memorias echa la culpa de la derrota en la ofensiva de Sha-ho a sus generales (como casi siempre) acusándoles de ‘poco hábiles’, ‘faltos de dirección y mando’, ‘faltos de energía’, haber realizado ‘maniobras inútiles’, carecer de ‘tenacidad’, etc… debía de ser una joyita el tenerlo como jefe.

Anuncios

Mukden, ¿Por qué Mukden?


La principal batalla terrestre en la guerra de 1904 entre Japón y Rusia, tuvo lugar en los alrededores de la ciudad de Mukden (actualmente Shenyang). Esta villa era un objetivo militar que superaba lo terrenal para llegar a lo divino.

La ubicación geográfica de Mukden estratégicamente no era buena, podríamos incluso de calificarla como mediocre.

Batalla de Mukden

Batalla de Mukden

El lugar era completamente llano, una llanura de 32 km de longitud, sin otro obstáculo natural que el cauce del Hun, un río que puede ser atravesado por varios vados. Para el general Kuropatkine, al mando de las tropas rusas, el curso del rio Hun (tambien conocido como Khouen-Ho) era  más que una ayuda, un impedimento. Establecer la línea defensiva delante de este curso fluvial sería un error, al dejar al ejército ruso encerrado entre el enemigo y el río. El hacerlo a lo largo del cauce, sería demasiado extenso y podría facilitar el envolvimiento de las tropas rusas.

Para colmo de las dificultades, la ciudad se encontraba rodeada por las tumbas imperiales, lugares prohibidos que los rusos no osarían profanar su carácter sagrado y que podrían ser usados por el enemigo.

Plano de Mudken (1912)

Plano de Mudken (1912)

Pasemos a otro nivel más ‘espiritual’. Mukden en la lengua local significa ‘prospera’, pero acomienzos del siglo XX este nombre no era por el que se conocía a esta ciudad en Manchuria, se la llamaba simplemente Tsin, ‘la capital’.

En 1905 no era una ciudad muy antigua, pues había sido fundada hacía menos de 260 años, y tenía el honor de ser la cuna de la dinastía imperial machú (la dinastía Qing gobernó China desde 1644 hasta 1911), los poetas chinos se referían a ella como

Mukden se distingue entre todas las ciudades conocidas, como el dragón y el tigre entre los animales.

No existía un censo al uso a comienzos del siglo XX, la población se estimaba entorno a unos 180.000 habitantes, aunque en momentos puntuales esta podía aumentar hasta los 800.000.

Mukden se encontraba rodeada de 2 cinturones amurallados, uno exterior de unos 18 km realizado de arcilla, y otro interior realizado de ladrillo con torres de unos 5 km de perimetro donde se concentraban los comercios y la zona noble de la ciudad.

Marshal Marquis Yamagata Being Welcomed at Mukden

Marshal Marquis Yamagata Being Welcomed at Mukden

Hasta que fue ocupada por los rusos en 1898, la ciudad tenía el mismo rango y prerrogativas que Pekin, siendo sede administrativa del Imperio. Contaba además con la categoría de Ciudad Santa. En primer lugar por su templo budista, uno de los más importantes del Extremo Oriente. Aunque su verdadera joya eran las tumbas de la dinastía manchú, a este lugar los emperadores chinos debían de peregrinar tras su proclamación para rendir homenaje a sus antepasados.

En el palacio sagrado de Mukden se guardaban los retratos de todos los emperadores Manchúes, era obligación que cada 10 años, los soberanos de Pekin enviaran -con gran pompa- un retrato suyo para ser custodiado en este lugar. Estos cuadros fueron transportados a Pekin tras la ocupación rusa, por el vicegobernador chino en 1900 salvándolos de su incautación.

Palacio Imperial Mukden

Palacio Imperial Mukden

También se guardaban en el palacio sagrado los archivos de la dinastía, los trajes que portaban los emperadores difuntos, numerosas reliquias, bronces y porcelanas antiguos de un valor incalculable, viejos libros y especímenes únicos que se remontan a tiempos míticos. La mayoría fueron requisados por los rusos tras la ocupación en 1900.

Como ya hemos adelantado, en la ciudad había varios recintos sagrados:

  • La Nan-Ta o Dagoba del sur, que se encuentra a 1600 metros al sur de la ciudad, donde se encuentran el Templo del Cielo, rodeado de muros con un altar central donde se ofrecen sacrificios por la familia del emperador. Al oeste de este recinto se encuentra un establo de vacas, para que el emperador pueda beber leche fresca en caso de que viniera a visitar el recinto.
  • A 3 km al norte de la villa dos tumbas son rodeadas de un espectacular jardín de una extensión de cerca de 1000 Ha.
  • A 11 km al este se encuentran las tumbas de Fouling dentro de un bosque de 2500 Ha, por donde discurre el rio Hun

    Recinto funerario de Fuling

    Recinto funerario de Fuling

Mukden, como podemos ver, era algo más que un punto en el mapa de dificil defensa, era una ciudad cuyo valor estratégico superaba lo terrenal; un objetivo militar, cuyo valor moral repercutiría definitivamente en el enemigo y en las naciones neutrales (sobre todo China). Similarmente a lo que transcurridos unos años pasaría en Leningrado o Stalingrado, ciudades que habían de conquistarse -o conservarse- más por prestigio que por utilidad táctica.

En palabras puestas en boca del Emperador japonés, que al hablar de Mukden manifestó la importancia que para el Ejercito nipón suponía este objetivo:

Las tumbas de la dinastía manchú pronto serán custodiadas por soldados japoneses. 


Os dejo un video del desarrollo de la batalla de Mukden (febrero-marzo de 1905)

Causas de la derrota según el General Kuropatin


Alekséi Nikoláyevich Kuropatkin fue Ministro de la Guerra en la Rusia Zarista desde 1898, hasta el día antes del comienzo del conflicto con el Japón en 1904, momento en que fue nombrado máximo responsable de los Ejércitos rusos en Extremo Oriente. Fue ‘cesado’ (solicitó ser relevado) de esta responsabilidad tras la batalla de Mukden en marzo de 1905. En el ejercicio de sus funciones recayeron pues las principales decisiones de antes y durante la guerra ruso japonesa.

General Alexei Kuropatkin

General Alexei Kuropatkin. (Fuente : Wikipedia)

El General Kuropatkin escribió un libro de Memorias en 1909, donde intentó justificar su actuación durante la guerra ruso japonesa. Es una enriquecedora lectura, digna de hacer un estudio de psicología humana, por la forma en que una persona puede delegar su responsabilidad en sus inferiores, afirmar una cosa y la contraria diez páginas después, obra culmen de la hipocresía y desfachatez humana. Vamos a hacer un resumen de las causas que, en opinión del General Kuropatkin, motivaron la derrota del ejército ruso para darnos una idea de la visión que tuvo el máximo responsable de las armas del Zar.

Kuropatkine divide las causas de la derrota en tres grupos:

    1. Causas independientes del Ministro de la Guerra:
    2. Causas dependientes del Ministro de la Guerra, de las que no son responsables los oficiales que están en campaña.
    3. Causas de las que los oficiales en campaña eran los únicos responsables.

Ya en esta primera lista podemos ver como la exposición giró entorno a justificar su actuación y repartir su responsabilidad entre otras carteras del gobierno y sus inferiores. Si hubiera estado en un pais ‘libre’ no hay duda que hubiera considerado como máximo responsable al mismísimo Zar. Pasemos a ver un detalle de las causas

Kuropatkin pasando revista al crucero Askold

Kuropatkin pasando revista al crucero Askold. (Fuente : cityofart)

1. Causas independientes del Ministro de la Guerra:

  • Ausencia de acuerdos diplomáticos que hubiera permitido despachar todo el ejército ruso con entera libertad como lo exigían las circunstancias
  • Papel insignificante que representó la escuadra durante la guerra
  • Inferioridad de los ferrocarriles siberiano y chino-oriental.
  • Desordenes en el interior de Rusia que afectaron al espíritu del ejército.

No hay duda de que estas causas fueron determinantes en el desarrollo del conflicto, aunque yo no estaría muy de acuerdo en que no hubieran dependido del ministro de la Guerra muchas de ellas.

Kuropatkin en un tren hospital

Kuropatkin en un tren hospital. (Fuente : feb-web.ru)

2. Causas dependientes del Ministro de la Guerra, de las que no son responsables los oficiales que están en campaña.

  • Tardanza en movilizar refuerzos para extremo oriente
  • Transferencia o pase a la reserva durante la guerra de los soldados mejor disciplinados e instruidos, mientras que los reservistas viejos y mal instruidos se mandaron a campaña.
  • Tardanza en mandar las partidas expedicionarias a campaña (por razón de las deficiencias del ferrocarril)
  • Tardanza en la promoción de los que se distinguieron particularmente en campaña (se ignoraban muchas de las recomendaciones)
  • Deficiencias del equipo técnico
  • Faltas de organización (ausencia de tropas para guardar las vías de comunicación, falta de medios de transporte, pesadez en la organización de los cuerpos de ejército)
  • Deficiencias en el personal, así en oficiales como entre los soldados.

Causas menores como podemos ver, sólo tardanzas y deficiencias.

Russian General Kuropatkin and his artillery officers in Manchuria. Harper's Weekly

Russian General Kuropatkin and his artillery officers in Manchuria. Harper’s Weekly. (Fuente : Japan-America Society of New Hampshire)

3. Causas de las que los oficiales en campaña eran los únicos responsables.

    • Ausencia de verdadero sentimiento militar entre las tropas.
    • La pusilanimidad que demostraron muchas de ellas.
    • La falta de determinación por parte de los comandantes de todas las guarniciones para cumplir las misiones que se les había conferido.
    • La destrucción de la organización bajo el peso de la guerra.

Aquí es donde Kuropatkine demuestra él mismo su supina pusilanimidad [falto de ánimo y valor para soportar las desgracias o hacer frente a grandes empresas] descargando en sus oficiales y soldados toda la responsabilidad de la derrota.

Russian General Aleksey Kuropatkin awarding the Order of St. George to a Soldier

General Aleksey Kuropatkin Recompensando con la Orden de San Jorge a un Soldado. (Fuente : Wikipedia)

Estas causas las resumía en 4 puntos débiles de las fuerzas armadas rusas desde la Guerra de Crimea (y que si las leemos detenidamente podríamos estar viendo igualmente al ejército ruso de la primera o segunda guerra mundial):

  1. Nuestra inferioridad respecto a nuestro enemigo en tropas técnicas y en equipos
  2. El “mando” dejaba mucho que desear
  3. El ejército no tenía la instrucción táctica necesaria
  4. No se pudo asegurar la victoria por medio de la superioridad numérica.

El General Kuropatkin expone también en sus Memorias que no todo estaba perdido, la guerra se podría haber ganado si se hubieran seguido sus consejos. La existencia de una ‘quinta columna’ en el momento de firmar la paz o de falta de espíritu militar (que a él no le faltaba) en la nación y sus gobernantes impidieron que la victoria final se pudiera alcanzar. En sus palabras:

…de no haberse firmado la paz tan precipitadamente, la victoria hubiera por fin coronado el esfuerzo de nuestras armas [las rusas] …

Su razonamiento se fundamenta en:

  1. El crecimiento firme y constante de nuestras fuerzas materiales
  2. El crecimiento de nuestras fuerzas morales.
  3. El deterioro gradual del enemigo en ambos aspectos.

No le faltaba razón en este planteamiento pues el Japón se encontraba agotado por la guerra (Rusia no lo estaba menos). Su incompetencia, antes y durante el conflicto  forzó a los políticos a la firma de la paz.

Kuropatkin en un lugar seguro

Kuropatkin en un lugar seguro. (Fuente : wdl.org)

Si quieres saber más:

  • KUROPATKIN, Aleksei. Memorias del General Kuropatkin. Barcelona : Montaner y Simon, 1909