Nuestra Señora de Puerto Arturo.


Este post esta extractado de aquí

En Moscú, al cumplirse cien años del asesinato del último zar Nicolás II y de su familia, se ha inaugurado la exposición “Iconos de la época de Nicolás II” en el Museo Central de Cultura y Arte Antiguos de Rusia. Allí hay un icono mariano muy especial: la Virgen de Puerto Arturo.

El icono de la Madre de Dios de Puerto Arturo, en la exposición del Museo Central de Cultura y Arte Antiguos de Rusia

Una visión

En diciembre de 1903, desde la región de Besarabia en la frontera entre Ucrania y Rumanía, llegó al monasterio de las Cuevas en Kiev un hombre mayor llamado Fiodor. Cincuenta años antes, en su juventud, fue marinero y participó en la defensa de Sevastopol durante la guerra de Crimea. Había hecho un largo camino hasta el famoso monasterio, cuna de la cristiandad de Rusia, porque había tenido una visión.

Fue despertado por un ruido parecido a una ráfaga del viento apareciéndosele la mismísima Madre de Dios. La Virgen llevaba una túnica azul y capa marrón. Ella estaba a las orillas de un golfo, a lo lejos había una ciudad en llamas. En las manos desplegaba un pañuelo con la imagen de la Santa Faz de Cristo. Bajo sus pies había espadas desenvainadas. En el cielo los Arcángeles Miguel y Gabriel. Por encima de todo el Señor, Dios de los Ejércitos. Alrededor de la visión se leía: “Que permanezcan unidos el rebaño y su único Pastor”.

La Madre de Dios le dijo a Fiodor que pronto en las orillas de un mar lejano comenzaría una terrible guerra. Y que su visión habría de ser dibujada en un icono que habría de ser llevado a la ciudad de Puerto Arturo. Entonces la ciudad se encontraría bajo la protección celestial, y los guerreros cristianos vencerían a los paganos.

En el monasterio tomaron su relato con cautela. Continuamente recibían allí peregrinos con historias sobrenaturales y visiones. Y lo de una guerra con los japoneses, en diciembre de 1903, aún no estaba nada claro en Rusia. Pero el 8 de febrero del año siguiente, sin declaración previa, los japoneses atacaron por sorpresa a la flota rusa en Puerto Arturo.

Monasterio de las Cuevas (Kiev, Ucrania)

Un icono por suscripción popular

Al estallar la guerra se difundió el mensaje de Fiodor y los fieles empezaron a reunir fondos para pintar el icono según la visión y las instrucciones de la Virgen. La avalancha de los donantes fue tal que se decidió limitar los donativos a 5 kópeks. Diez mil personas aportaron su dinero, y el pintor P. F. Shtronda realizó el icono gratuitamente.

El proceso de pintado tuvo su serie de pequeños milagros. El autor testimoniaba que el viejo Fiodor que le acompañaba con sus instrucciones, a veces cogía el lápiz con sus dedos encorvados y trazaba líneas precisas que pocos profesionales alcanzarían.

Nuestra Señora de Puerto Arturo

En Semana Santa se bendijo el icono ya terminado, y éste se envió a San Petersburgo a la atención del almirante V. Verjovskiy (?).

Pero el almirante, que no era un hombre de fe, en vez de enviar el icono a Puerto Arturo como se pedía en la visión, lo expuso en su casa invitando a sus amigos a verlo, y proponiendo que se colgara en la Catedral de Nuestra Señora de Kazán.

La misión imposible de hacer llegar el icono a Puerto Arturo

La madre del zar Nicolás II, la emperatriz María Fiódorovna Románova, viuda del zar Alejandro III y cristiana ortodoxa devota, ordenó al vicealmirante Nikolay Skrydlov, que debía partir hacia Extremo Oriente en sustitución del malogrado vicealmirante Makarov, que entregara el icono en la catedral de Puerto Arturo. Tras una liturgia solemne la pintura dejó San Petersburgo el 12 de abril.

Resultado de imagen de María Fiódorovna Románova,

María Fiódorovna Románova

Pero Skrydlov, en vez de dirigirse a directamente a Oriente se dirigió a Crimea (su anterior destino era Comandante en Jefe de la Flota del Mar Negro), allí recogió sus muebles, documentos y familiares, partiendo definitivamente hacia su nuevo destino el 20 de abril. Demasiado tarde, ya que el 26 de abril llegó un último tren a Puerto Arturo, quedando la ciudad sitiada por los japoneses.

Skrydlov y el icono se dirigieron entonces hacia Vladivostok, el otro puerto ruso del Pacífico, sin conexión por tierra ni mar con Puerto Arturo, ya éste último se encontraba también bloqueado por la Flota Imperial Japonesa.

Se decidió que el icono se colocara en la Catedral de la Asunción de Vladivostok. La primera liturgia ante la imagen se celebró el 6 (19) de agosto, festividad de la Transfiguración.

Un grupo de jóvenes oficiales se presentó voluntario para llevar la imagen a la ciudad sitiada, pero el comandante prohibió la aventura por ser demasiado arriesgada. Se hicieron tres fotografías y una copia al óleo que fueron enviados por correo al cónsul ruso de la ciudad china de Chifu, para ser reenviadas a Port Arthur con embarcaciones chinas. Ninguna llegó a su destino.

La copia al óleo fue enviada en el vapor “Sungari”, cargado también con munición, harina y vodka. Un tifón le obligó a volver a su puerto de origen. En el segundo intento, ya casi a la vista de la fortaleza sitiada, fue ahuyentado por los buques japoneses que bloqueaban la entrada del puerto. Se comenzó a decir que las contrariedades se debían a que la Madre de Dios no había hablado de llevar una copia sino del icono original.

Toda Rusia se interesaba en el asunto. Las redacciones de los periódicos recibían sacos de cartas que preguntaban por la suerte del icono. ¿Acaso no habría nadie que cumpliera con el encargo de la Virgen?

Apareció un voluntario, veterano de la guerra, cincuentón, llamado Fiodorov. El 7 de noviembre, día de su llegada a Vladivostok, el comandante Skrydlov recibió un telegrama de la emperatriz viuda que le pedía confiarle el icono. El 22 de noviembre la pintura fue colocada en una funda especial y entregada a Fiodorov. Éste primero la llevó a Shangay en un vapor noruego, luego al puerto de Chifu. De allí partió en un barco chino, pero el viento les obligo a volver. Al día siguiente se repitió lo mismo. Se dice que las contrariedades se debieron a que la ciudad ya se había rendido.

Fiodorov decidió que el icono había de permanecer en el ejército y lo entregó al estado mayor del comandante en jefe Kuropatkin. Terminada la guerra volvió a la catedral de la Asunción de Vladivostok. En 1932 los comunistas cerraron la catedral, y en 1938 fue volada por los aires por los soviéticos. El rastro del icono desapareció, y también sus copias.

Hallazgo en Jerusalén

Hasta 1998. Ese año, en Jerusalén, un grupo de peregrinos rusos del Lejano Oriente entre los que se encontraba el párroco de la iglesia de la Asunción de Vladivostok y el párroco del Manto de la Virgen de Ussuriysk, reconocieron en una tienda de antigüedades el histórico icono de Puerto Arturo. Sin dinero ni tiempo, acudieron a la abadesa del monasterio ortodoxo Gornenskiy en Ein Karem, para pedirle comprar el icono. Y así, el 6 de mayo de 1998, el icono volvió a Vladivostok acompañado con una procesión y repiqueo de campanas.

En el centésimo aniversario de la aparición surgió la idea de cumplir con el mandato de la Virgen y llevar su imagen a Puerto Arturo (hoy la ciudad china de Luyshun). La imagen, bendecida en la catedral Marinera de San Nicolás de Kronstadt, viajó en un turismo privado atravesando toda Rusia. El 9 de mayo de 2003, se celebró una liturgia ante la imagen pidiéndole salvación para Rusia.

En el cementerio de de Puerto Arturo fue erigida en tiempos de Nicolás II una cruz de piedra. En su base había un mosaico con una imagen de la Nuestra Señora de Kazán, destrozado en los años de la “revolución cultural china”. En su lugar se colocó una copia especial de la imagen de Nuestra Señora de Puerto Arturo. Este suceso, se dice, provocó en Rusia una cadena de hallazgos de copias antiguas del icono (al día de hoy son unas ocho).

La advocación representada en el icono de la Virgen de Puerto Arturo es hoy una de las patronas del ejército ruso en Lejano Oriente. Por la bendición del patriarca Alexis II, su fiesta es el 29( 16) de agosto día de la Santa Faz de Cristo. Además, en la diócesis de Vladivostok se celebra el 17 de febrero – el encuentro del icono en Jerusalén y el 6 de mayo – su regreso a Vladivostok.

El icono de la Madre de Dios de Puerto Arturo tiene devoción en el ejército ruso de Extremo Oriente

Anuncios

El “sauve-qui-peut” de la flota rusa de Port Arthur


En el consejo de guerra celebrado en Port Arthur el 1º de enero de 1905, se acordó la capitulación de la plaza. El contra-almirante Viren, que se encontraba al mando de los restos de la flota, pidió autorización para hacer un intento de romper el bloqueo japonés y salvar los navíos que se encontraran en estado de navegar.  El general Stoessel, agradecido por la muestra de valor, accedió a su petición, a la ve que ordenó que el resto de buques fueran destruidos. 

Los navíos encargados de esta salida a la desesperada tenían otra importante misión, salvar un preciado tesoro: todas las banderas de combate rusas de la plaza.

Robert Nikolayevich Viren

Robert Nikolayevich Viren

Ese mismo día a la caída de la noche, entre las seis y las once horas, por la bocana del puerto y con el mayor sigilo, se hicieron a la mar, cinco destructores (Skorny, Smelei, Statny, Ierdity, Boikri), un torpedero (Vlastny), un transporte y algunos buques más. Atrás dejaban Port Arthur entre explosiones que rompían de vez en cuando el silencio, esta vez no era la artillería japonesa, sino los propios rusos los que hacían saltar sus almacenes de torpedos, sus pañoles de pólvora y, también, sus propios navíos.

Бойкий (ex-Акула )

Бойкий (ex-Акула )

Cuando fueron detectados por los japoneses se declaró la caza general que continuó toda la noche. El Skorny, Statny, Ierdity y Vlastny lograron refugiarse en el puerto chino de Ché-Fou. El Smeley, Boikry y el transporte llegaron a Kiao-Tchéou, que se encontraba bajo control Alemán.

Puertos donde los buques fueron internados

Puertos donde los buques fueron internados

Japón, en esta ocasión, no violó la neutralidad de los puertos entrando en ellos, como sucedió tras la Batalla del Mar Amarillo. Sino que se procedió a su bloqueo hasta que se pudo verificar que los buques internados habían sido desarmados.

Ningún acorazado ruso se encontraba en condiciones intentar escapar, pues estaban en la rada interior con graves daños por el bombardeo continuo japonés. El Sebastopol era el único buque capital que no se encontraba atrapado, ya que se hallaba anclado en la Bahía del Lobo Blanco, al comienzo de la peninsula de Liao-ti- Shan y al exterior del puerto.

Acorazado Sevastopol

Acorazado Sevastopol

No podría acompañar a los que intentaban escapar de la capitulación pues había recibido severos daños en los ataques realizados por torpederos japoneses el 14 de diciembre, y su tripulación y parte de su artillería había sido desembarcada para colaborar con la defensa de la plaza. El Sebastopol recibió, como el resto de la flota que permanecía en Port Arthur, la orden de destruir el navío.

El Capitán de 1º clase von Essen no estaba dispuesto a que su buque fuera reflotado y que terminara en manos japonesas. Desembarcó las pertenencias personales de la tripulación, el resto de víveres que restaban a bordo, y encendió las calderas decidido a hundir su navío en un lugar en que no pudiera ser recuperado por el enemigo.

Nikolai Ottowitsch von Essen

Nikolai Ottowitsch von Essen

A las cinco de la mañana, con cuarenta hombres a bordo y remolcado por el Silatch, ya que el acorazado tenía problemas en su timón, el gran navío dejó su lugar de anclaje con destino a aguas profundas. A las ocho de la mañana, el cabo de remolque fue largado, se dio orden de abandonar el buque y de abrir todos los grifos y espitas. Cuando en el horizonte se avistaron unos torpederos japoneses, y tras una última revisión, abandonaron la nave el segundo, el jefe de máquinas y el capitán. El Sebastopol se fue rápidamente a pique dando la banda por estribor, sus chimeneas tocaron el agua mientras comenzaba a mostrar su obra viva pintada en rojo, en pocos momentos su popa desaparecía entre las aguas llevándose consigo al fondo del mar el acorazado ruso. Este espectáculo duró alrededor de 10 minutos.

Salida de los defensores de Port Arthur

Salida de los defensores de Port Arthur (1905)

El Capitán von Essen y su tripulación regresaron a Port Arthur donde fueron capturados junto al resto de la guarnición de la plaza tras su capitulación ese mismo día.

Viaje a Dalian y Lüshun (2016)


Hoy os traemos dos entradas realizadas en el blog de viajes Dokodemo Door Blog (apartado Crónicas Manchurianas) sobre una visita realizada este verano de 2016 a la península de Liaodong.

Estación de tren de Lushun (fuente: crónicas manchurianas)

Las entradas corresponden a las poblaciones de Dalny y Port Arthur. De esta última ya sabéis que fue una de las causas de la guerra, base de la flota rusa, y objetivo primario del ejercito japonés durante la guerra con Rusia de 1904.

Dalny es menos conocida, pero tuvo una importancia supina para Japón durante la guerra. Su puerto, conquistado prácticamente intacto y a poca distancia de Port Arthur, fue básico para el abastecimiento del ejército sitiador.

Os dejo con los dos enlaces  ¡Disfrutadlos!

Nuevas Crónicas Manchurianas (1): Dalian

Nuevas Crónicas Manchurianas (2): Lüshunkou / Port Arthur

Asalto general a Port Arthur del 3 de noviembre de 1904


Relato de un testigo presencial del ataque general del 3 de noviembre de 1904 realizado por el Ejército Imperial sobre Port Arthur. Se encontraba en la colina Chouichine, y cuenta lo que desde allí vio en aquella jornada.

Los informes de la inteligencia japonesa obtenida de los desertores de Port Arthur los días anteriores al 3 de noviembre indicaban que los suministros y la moral de la tropa rusa estaba muy baja. En los hospitales comenzaba escasear casi de todo, las raciones de la tropa se estaban limitando y era difícil encontrar algunas clases de víveres. Los oficiales perdían la esperanza de que fueran socorridos, tanto por tierra como por mar. El ejército sitiado comenzaba a ser consciente de que la victoria japonesa era casi inevitable. Ante estas noticias el general Nogi, comandante en jefe del ejercito japonés, decidió continuar con los preparativos para el gran ataque que se llevaría a cabo en de unos días. Esperaba que fuera definitivo.

Noticia en el periodico Australiano The Advertiser el 4 de noviembre de 1904

Noticia en el periódico Australiano The Advertiser el 4 de noviembre de 1904

El 3 de noviembre era una fecha especial tanto para el ejército japonés como para el ruso. Era el día en que el Zar Nicolás había sido coronado y a la vez el cumpleaños del Mikado. Era previsible que algo ocurriera en aquel señalado día, otra jornada de muerte y destrucción en los alrededores de Port Arthur. Por una lado lo japoneses intentarían ofrecerle la conquista de la plaza a su Emperador y los rusos le dedicarían una jornada más de supremacía del ejército ruso ante los ataques de hordas amarillas.

Lugar donde se desarrollaron los acontecimientos que se relatan

Lugar donde se desarrollaron los acontecimientos que se relatan

El testigo que relata la historia se encontraba frente a una posición secundaria, cerca de la linea de ataque principal en dirección a en Er-Lung-Shan. El bombardeo nipón se inició muy de mañana. Por una parte la Marina Imperial, con su tiro parabólico, castigaba la parte oriental del puerto, el poblado chino y fueron alcanzados algunos buques entre ellos el acorazado Peresvet. Los cañones de grueso calibre se dedicaron a machacar durante varias horas las posiciones fortificadas que protegían la plaza.

Acorazado Peresvet tras la toma de Port Arthur

Acorazado Peresvet hundido en la rada de Port Arthur (1904)

Tras un pequeño periodo de descanso, el bombardeo se reinició. Esta vez eran granadas de metralla las que describían grandes arcos para caer tras las líneas rusas, con el objetivo de proteger el asalto de la infantería.

De las líneas japonesas se vio como avanzaban rápidamente oleadas de infantes. La distancia con las líneas rusas disminuía rápidamente. El avance se detuvo de repente. Los tiradores rusos habían abierto fuego, y las ametralladoras, en los extremos de las trincheras, no dejaban de segar las líneas enemigas. La primera línea de infantes japoneses pareció desintegrarse en un momento, gran numero cayeron otros se protegieron donde pudieron.

Ilustración tras el tercer asalto

Ilustración tras el tercer asalto

En pocos instantes llegó la segunda oleada sobre la que se desató la misma lluvia de muerte. Esta vez los infantes no se detuvieron y siguieron avanzando, subiendo la colina, relevándose y recorriendo una pequeña distancia más antes de volver a colapsar.

Llegó entonces una tercera oleada de ataque cuando aún no se había detenido los disparos de la anterior. Remontaron la colina y consiguieron avanzar sobre los restos de las dos primeras. Algunos infantes que se encontraban cuerpo a tierra, se izaron y se unieron al ataque. Detrás de esta tercera línea, en la llanura, se apreciaban una cuarta, una quinta … una décima… una vigésima… todas en orden, esperando su turno. Los japoneses pudieron alcanzar la cima de la colina, los sirvientes de las ametralladoras y los tiradores rusos fueron masacrados en sus trincheras.

Soldados japoneses muertos tras un asalto a las fortificaciones de Port Arthur

Soldados japoneses muertos tras un asalto a las fortificaciones de Port Arthur

Pero los rusos aún no habían dicho su última palabra, en ese momento sus obuses empezaron a caer sobre las posiciones recién conquistadas. Los disparos se realizaban desde una altura en que batían perfectamente la cima, los japoneses no tenían prácticamente sitios donde protegerse. Se podían ver infantes en posición de cuerpo a tierra agolpándose en los pocos ángulos muertos que tenían las baterías rusas. Mientras tanto por la loma se apreciaba como seguían subiendo columnas de infantes japoneses, y como la bandera japonesa ondeaba en lo alto de la colina acribillada de agujeros.

Nuestras tropas atacan Port Arthur por la retaguardia (autor: Toyokawa Yoshikuni)

Nuestras tropas atacan Port Arthur por la retaguardia (autor: Toyokawa Yoshikuni)

A mediodía reinó nuevamente la calma, el asalto había finalizado, y el ejercito japonés conservaba el fuerte. En el resto de la linea continuaron los combates hasta cerca de las cuatro. En ese sector el precio había sido muy alto para la toma de una posición secundaria

La expulsión de los ciudadanos japoneses de Port Arthur en febrero de 1904.


El 10 de febrero de 1904, unas horas después del ataque nocturno con torpederos a la flota rusa anclada en la rada de Port Arthur, el puerto tenía una actividad como nunca la había tenido. El virrey Alexeiev acabada de decretar las primeras medidas de defensa de la plaza y todo el mundo se encontraba manos a la obra.

Virrey Alexeiev

En primer lugar habían de ocuparse de los navíos de la flota que habían sufrido averías la noche anterior. Debían de ser remolcados al puerto interior y, entrar en dique seco de uno en uno -la capacidad del arsenal en este apartado lugar de Extremo Oriente era limitada-. En el caso de los grandes acorazados no podrían ser reparados más que con sus propios medios, allí los marineros realizaban la tediosa labor de descargar el carbón con el fin de aligerar el peso de estos grandes monstruos de acero.

La segunda preocupación del Virrey, y no la menos importante, fue la de acabar con el servicio de espionaje enemigo. Una labor a la que el Imperio del Japón había dedicado grandes recursos y, cuyos resultados saltaban a la vista tras el ataque del día anterior.

Diversidad cultural en Harbin (Manchuria) a comienzos del siglo XX. Chinos, japoneses y rusos.

Diversidad cultural en Harbin (Manchuria) a comienzos del siglo XX. Chinos, japoneses y rusos.

Fue decretado el estado de guerra en las plazas de Port Arthur y Vladivostock  en el territorio de Kouang Tung, en toda la costa y las zonas a lo largo de la línea ferroviaria del este-chino. La orden incluía un apartado dirigido a todos los extranjeros y a la población civil: Debían de abandonar Port Arthur en 24 horas, incluidas las familias de los oficiales rusos, las cuales debían de dejar la ciudad y dirigirse hacia el interior o regresar a casa.

Esta medida aumentó el desorden que ya de por sí reinaba en Port Arthur. En la estación de tren el caos reinaba a sus anchas, los trenes partían completamente abarrotados y con las mayores medidas de seguridad posibles, ya que se temía que se produjeran sabotajes en la única línea de abastecimiento ‘moderna’ que tenía la fortaleza.

The Lushun (Port Arthur) Railway Station, Built By Russian Troops In 1900.

The Lushun (Port Arthur) Railway Station, Built By Russian Troops In 1900.

A la vez que se intentaba sacar a la población civil y extranjera por tren, se prohibió que ningún buque abandonara el puerto por miedo que  la flota enemiga que se suponía al acecho obtuviera información de los resultados de su ataque y de lo que estaba acaeciendo en Port Arthur.

El día 12 cuando los ánimos se habían calmado un poco, Alemania mandó un buque, el SMS Hansa, que trasladó a la población de esa nacionalidad al puerto de Qindao. Anteriormente el Fou-Ping que había sido autorizado a transportar a la población china a Shangai, había sufrido un desagradable incidente cuando un guardacostas ruso al detectar su salida por la bocana del puerto abrió fuego, recibiendo el mercante 3 impactos directos y matando a 5 ciudadanos chinos. Interceptado por el navío de patrulla ruso, el capitán del Fou-Ping mostró su autorización, recibiendo las correspondientes disculpas y dejándolo seguir su ruta, no sin antes advertirle que no debía de divulgar lo que había visto y callar lo que acababa de ocurrir.

SMS Hansa (1898)

SMS Hansa (1898)

En esos mimos momentos dentro del puerto sucedía una tragedia en el pequeño vapor inglés Wenchow de apenas 900 Tn. En este transporte fueron embarcados 200 ciudadanos japoneses, acompañados por ocho marinos rusos para su protección. Pronto descubrieron que su estancia en el Wenchow sería una dura experiencia que no sabrían como acabaría.

El barco no estaba preparado para acoger a tal numero de personas, no disponía de condiciones higiénicas y, sobre todo, carecía de los suministros necesarios. Las peticiones iniciales del capitán para que se les suministrara comida fueron desestimadas por el Virrey Alexiev. Sólo al caer la tarde de día 10, ¡tras 36 horas sin comer!, les fueron suministrados 10 sacos de arroz y un poco de bizcocho como único alimento.

Wenchow

Wenchow

Al día siguiente los problemas aumentaron cuando el agua potable se agotó a bordo. Los mensajes pidiendo el abastecimiento se transmitían cada vez con más angustia, pero siguieron sin ser atendidos.

La situación llegó a su límite el día 13, mujeres, niños y ancianos habían caído enfermos por falta de comida y, los gritos que se escuchaban eran desgarradores ¡sólo reclamaban algo que llevarse a la boca!. Este mismo día embarcaron otros 103 japoneses procedentes de Harbin, a los cuales se les había robado todo su equipaje y dinero.  El número de prisioneros en el Wenchow  ascendía ya a más de 300.

A las 5 de la tarde del día 14 se recibió la autorización para que el ‘buque prisión’ pudiera partir. No demoró mucho su salida, abandonando la rada con dirección al cercano puerto chino de CheFou, donde llegó a la mañana del día siguiente.

La noticia no pasó desapercibida para la prensa mundial:

Captura

San Francisco Call, Volume 95, Number 81, 19 February 1904

Incluso este suceso fue utilizado por los ingleses como lista de agravios realizados por los rusos tras el incidente de Hull

Captura

Evening Star , Issue 12336, 28 October 1904, Page 6

La capitulación de Port Arthur (2 de enero de 1905)


El 2 de enero de 1905 el general Stoessel al mando de las fuerzas rusas en Port Arthur se rendía ante el general Nogi. Tras 219 días de sitio, una plaza fortificada a conciencia, considerada inexpugnable al comienzo de la guerra, caía ante el asalto continuo de infantes lanzados en masa contra líneas de trincheras, ametralladoras y alambres de espino. Había nacido una forma de proceder en la guerra que sentenciaría la vida de miles de jóvenes soldados durante la IGM, lo que los teóricos franceses dieron a llamar la Offensive à Outrance. Pero… ¿Cómo se llevó a cabo la rendición de una plaza como Port Arthur?

Defensa de Port Arthur - Capitan Lebedieff

Asalto japonés de Port Arthur – Capitan Lebedeff

En la madrugada del 1º de enero de 1905, los ataques japoneses se centraban en el gran fuerte Ouantaï, entre la cresta del dragón y la colina de Cailles. Los primeros asaltos fueron rechazados, aunque antes del amanecer la posición fue tomada y asegurada por las fuerzas japonesas. Los combates continuaron durante la mañana, cuando una serie de explosiones convulsionaron a los presentes. Los rusos estaban haciendo saltar sus posiciones tras evacuarlas, el espectáculo comenzó con el fuerte de Kin-Ki-Chan, siguiendo otros dos más en el lado este de la línea de defensa. Otras explosiones se podían apreciar dentro del puerto, se estaba procediendo a la destrucción de los buques. Era la antesala del fín.

Del poblado de Chalitchodtza en la carretera entre el río de Loun-Ho y el vía férrea, partió una pequeña comitiva de oficiales rusos precedidos de una bandera blanca. El encuentro con las líneas japonesas fue a la altura de Susihiying. La lucha no se detuvo, los cañones no cesaban de disparar.

Port Arthur -Ubicación de Susihiying

Port Arthur -Ubicación de Susihiying

La nota entregada contenía un mensaje del general Stoessel para el general Nogi :

A juzgar por el estado general de toda la línea de posiciones hostiles que ustedes ocupan, encuentro toda resistencia de Port Arthur inútil, y,  con el objetivo de impedir un sacrificio inútil de vidas humanas, me propongo abrir negociaciones para la capitulación.

En caso de que usted consista, podrá usted nombrar comisarios para discutir el orden y las condiciones de la capitulación. Así como determinar un lugar donde estos comisarios irán a encontrarse con comisarios análogos nombrados por mí.

Aprovecho la ocasión para transmitir a Su Excelencia mis mayores respetos.

Stoessel

General Anatoly Mikhaylovich Stessel

General Anatoly Mikhaylovich Stessel

El general Nogi, transmitió este mensaje a Japón donde el mariscal Yamagata lo remitió al Emperador. En la contestación autorizando al inicio de las conversaciones venía una curiosa nota al respecto del comandante ruso:

Su Majestad [el emperador del Japón] ha querido declarar que el general Stoessel ha rendido, en medio de las dificultades, de loables servicios a su país. Su Majestad desea que se le rindan honores militares.

General Maresuke Nogi

General Maresuke Nogi

La mañana del día 2 se inició con un silencio no habitual, el ruido de los cañones había cesado. Un parlamentario japonés se aproximó a las líneas rusas con la comunicación de la respuesta japonesa:

Tengo el honor de responder a su comunicación de entrar en negociaciones con objeto de las condiciones y orden de capitulación. He nombrado como comisario al mayor general Ijichi, jefe de estado mayor de nuestro Ejército. Será acompañado por algunos oficiales de estado mayor y de funcionarios civiles. Se encontraran con sus comisarios el 2 de enero a mediodía en Susihiying.

Los comisarios de las dos partes tendrán el poder de firmar una convención de capitulación sin espera de ratificación y de dar a esta convención un efecto inmediato. La autorización para tales plenos poderes será firmada por el oficial de más alto rango de ambas partes en negociación y las autorizaciones serán intercambiadas por los comisarios respectivos.

Aprovecho la ocasión para transmitir a Su Excelencia mis mayores respetos.

Nogi

General Nogi Meets the General Forced to Surrender Port Arthur

General Nogi Meets the General Forced to Surrender Port Arthur

Las conversaciones tuvieron lugar en el fuerte llamado ‘nido del gran aguila’, cerca del poblado de Erhloungchan, el cual aun conservaba alguna sala intacta después de los combates. En el se preparó una mesa repleta de comida y vino para agasajar a unos rusos que se suponían llenos de privaciones. En las conversaciones participaron:

  • Por el lado japonés: mayor general Ichiri, comandante Gamaoka, capitán Okoubo, doctor Ariga y un interprete.
  • Por el lado ruso: coronel Reis (jefe de su estado mayor), coronel Nostock, cirujano jefe Balachoff, dos oficiales de estado mayor y dos interpretes.
The Surrender Of Port Arthur (1905)

The Surrender Of Port Arthur (1905)

Tras un inicio de conversaciones alabando la gallardía y valor de ambos contendientes se abordó las cuestiones objeto de la reunión.  La petición japonesa de una rendición sin condiciones, fue contestada por los parlamentarios rusos que no sería aceptada y que antes destruirían todas las instalaciones y enterrarían las ruinas que restaran de la fortaleza. Tras una larga jornada de negociaciones se llegó a un acuerdo de capitulación que fue firmado por ambas partes a las 8 horas de la tarde. Se recogía en un documento que incluía 11 artículos entre los que se estipulaba que:

  • Todos los soldados, marinos, voluntarios y funcionarios rusos eran considerados prisioneros (art.1)
  • Todos los fuertes, baterías, navíos, armas, municiones, caballos, material y edificios del estado serían entregados al ejército japonés en su estado actual (art.2)
  • El día 3 de enero las fortificaciones de las alturas de Port Arthur serán entregadas a los japoneses (art.3)
  • Se entregaría una lista con los emplazamientos de los fuertes, las defensas, las minas terrestres y submarinas, así como, todos los nombres de los civiles y militares que estuvieran en la plaza, indicando su sexo, raza y ocupación. (art.5)
  • El Ejército japonés como honor a la valerosa resistencia del Ejercito ruso, permitirá a los oficiales del Ejército y la Marina, así como a los funcionarios a llevar su espada y sus objetos personales. (Art.7)
  • Los oficiales, funcionarios y voluntarios que bajo palabra se comprometiera a no tomar las armas y no actuar de ninguna manera posible contra los intereses del Ejercito japonés hasta el final de la guerra serán devueltos a su país. (art.7)
  • El cuerpo sanitario ruso serán retenidos por los japoneses y puestos bajo el mando del cuerpo de salud japonés (art.9)
  • El trato a los civiles y administración municipal será realizado en un documento aparte (art.10)

Surrender of the Russian defenders to the Japanese after the Siege of Port Arthur

Una petición adicional fue hecha por los rusos: el transmitir a través de las líneas japoneses un telegrama al Zar en los siguientes términos:

He sido obligado a firmar la capitulación de Port Arthur en el día de hoy. Los oficiales y civiles llevando su espada deberán de ser autorizados a regresar a Rusia comprometiéndose a no tomar parte en esta guerra, de otra forma quedarán prisioneros. Pido permiso a Su Majestad para que los oficiales puedan adquirir este compromiso.

Stoessel

El día 4 de enero el general Stoessel recibió dos telegramas, uno con la contestación del Zar autorizando a los oficiales la libertad bajo palabra. Otro mensaje del Emperador del Japón comunicando que la guarnición sería tratada con la mayor consideración.

El día 5 de enero se encontraron el general Stoessel y Nogi en Shouishi, ambos a caballo se estrecharon la mano, mientras el japonés le decía en lengua rusa “es con placer que me encuentro en presencia de un general que ha combatido bravamente por su emperador y su país”. A lo que el ruso contestó: “No es menor placer conocer al general que me ha vencido”. Tras bajar a tierra tuvieron una reunión de un par de horas en una cabaña medio derruida por los combates.

Encuentro entre Nogi y Stoessel

Encuentro entre Nogi y Stoessel

A la hora de la despedida, Stoessel ofreció su caballo de batalla al general japonés, el cual rechazó en un primer momento dicho regalo, pues en realidad ya pertenecía al Ejercito japonés por el tratado de capitulación, aunque por no despreciar el gesto quedó en sus manos, asegurándole a su oponente que sería bien tratado.

El caballo de Stoessel

El caballo de Stoessel

La entrada solemne del Ejercito Japonés en Port Arthur se hizo el 11 de enero. Precedido de música militar, el general Nogi seguido de su estado mayor, entró en la plaza destruida por lo obuses al frente de su Ejercito vencedor. El desfile se alargaba durante 5 millas y duró cerca de 3 horas. En la tarde se celebró una gran ceremonia religiosa en honor de las almas de los soldados que habían perdido la vida en la toma de la fortaleza.

Tropas japonesas entrando en Port Arthur

Tropas japonesas entrando en Port Arthur

El general Stoessel junto a gran número de oficiales rusos abandonó bajo palabra Port Arthur el día 12 de enero. Inicialmente camino de Dalny, donde se embarcaron a bordo del Kamakoura Maru que tomó rumbo a Nagasaki. El general ruso se encontraba acompañado de su esposa, su hija y seis huérfanos de oficiales que habían perecido en el asedio.

Durante su estancia en el puerto japonés, el general Stoessel y su séquito, permaneció en una villa decorada a la europea en barrio de Inasa. A su alrededor un gran número de policías aseguraban su protección. Allí recibió gran cantidad de visitas protocolarias, hasta que el 17 de enero partió  junto con 245 oficiales camino de Europa en el paquebote francés Australien de la compañía Messageries Maritimes.

General Stoessel en el Australien

General Stoessel en el Australien

La pérdida de la plaza fue un terrible golpe para el ejército ruso en cuatro aspectos:

  • Personal, con la captura de 8 generales, 4 almirantes, 57 coroneles y comandantes, 920 oficiales de tierra y mar, 109 médicos y cirujanos, 20 capellanes, 22.437 soldados, 4.500 marinos, 4.045 no combatientes y entre 15.000 y 16.000 enfermos y heridos en los hospitales
  • Material, con la captura de 546 cañones, 35.252 fusiles, 1.920 caballos, 4 acorazados, 2 cruceros, 14 cañoneras y torpederos, 45 buques menores .
  • Estratégico, al liberar al ejército japonés encargado del sitio de la plaza, el cual pudo derivarse en apoyo del resto de tropas japonesas que avanzaban en dirección a Manchuria.
  • Moral, la plaza se consideraba como un bastión inexpugnable donde se estrellarían el ejército y la armada japonesa, la prensa en los primeros momentos de la guerra así lo refleja. Su pérdida para Rusia fue un gran golpe. El efecto fue contrario para el bando japonés, donde la toma de la villa se consideró un gran triunfo celebrado con gran regocijo en todos los ambientes de la sociedad.

Causas de la Guerra Rusojaponesa


El guerra entre Japón y Rusia en 1905 no surge de una enemistad ancestral entre estos dos pueblos que casi ni se conocían antes de la segunda mitad del siglo XIX. El conflicto se inicia cuando sus áreas de influencia chocan en el proceso de expansión territorial que ambas potencias llevan a cabo a finales del siglo en el Lejano Oriente. En esta entrada vamos a repasar 16 causas que motivaron el inicio de la guerra, las cuales hemos dividido en 3 grandes bloques económicas, militares y políticas.

El gran duelo entre amarillos y blancos

El gran duelo entre amarillos y blancos

Causa militares

    1. Las amenazas en Extremo Oriente. Hasta 1882 no había destacamentos de importancia rusos en el Lejano Oriente, ya que carecía de enemigos en la zona. Solamente cuando se tuvo que devolver el territorio de Kuldja a China y Japón empezó a armarse fue cuando se necesitó de defender aquella zona. Comenzaron entonces la construcción de líneas de comunicación,  el envío de tropas y la fortificación de plazas. Inicialmente el envío de tropas y provisiones se realizaba por mar, ya que era menos costoso que hacerlo por tierra.
    2. Determinación de Japón de apoyar sus reclamaciones con la fuerza armada. Las indemnizaciones que se abonaron a Japón por China tras la guerra de 1894, y cuyo pago – ¡qué ironía! – fueron financiadas por dinero ruso. Se invirtieron en la modernización de su ejército y flota. Los observadores occidentales de la época se mofaban y despreciaban el espíritu militar del Japón anotando que tendría que pasar mucho tiempo hasta que se pudiera igualar a cualquier pais occidental
    3. Ocupación rusa de Manchuria: En 1899 durante la rebelión de los Boxer 960 km de transiberiano fueron destruidos, esto fue el motivo por el que más de 100.000 soldados rusos entraron en Manchuria para proteger las instalaciones. Lo que supuso, de facto, un protectorado de este territorio. Rusia en 1900 incumplió su promesa de respetar la integridad de China y que retirar su ejército de Manchuria. En 1902 se firmó un tratado entre Rusia y China en este sentido, donde se proponía una retirada gradual de las fuerzas rusas. Sólo se cumplió en parte.

      Ataque chino a fuerzas rusas en el Amur

      Ataque chino a fuerzas rusas en el Amur

Causas Económicas

    1. Necesidad de Rusia de conseguir un puerto en el Océano Pacifico libre de los mares helados en invierno. En 1860 se había fundado la ciudad de Vladivostock, cuyo nombre significa “La que domina el Este” en un claro mensaje de las intenciones de los zares en aquellos territorios, pero este enclave se quedaba aislado una gran parte del año debido a los hielos, lo que perjudicaba los intereses político/comerciales en la zona.
    2. Tratados rusochinos tras la guerra chino japonesa de 1894: Las indemnizaciones a pagar por China por el tratado de Shimonoseki de 1895 como derrotada tras la guerra con el Japón de 1894 fueron financiadas por un préstamo concedido por Rusia. Un año más tarde 1896 Pekin concedía permiso para que el transiberiano atravesara su territorio por Manchuria y por medio de un tratado secreto se le daba libre acceso a Rusia a los puertos chinos y se le facilitarían a este país 1 o 2 puertos para su uso como bases.
    3. La construcción del transiberiano – una obra estratégica para Rusia – por el territorio chino de Manchuria (según acuerdo Li-Lamsdorf de 1896), economizó el coste del proyecto pero lo hizo inseguro al atravesar territorio no controlado por los rusos. El enviar fuerzas de protección de esta infraestructura, supuso una anexión de facto por Rusia del territorio, así como desplazar gran cantidad de tropas a una zona muy cercana a la frontera con Corea, donde Japón tenía grandes intereses económicos y políticos. Produjo una gran tensión y una espiral militarista en la zona.

      Trazado del Transiberiano

      Trazado del Transiberiano

    4. Intentos infructuosos de Rusia de comprar un puerto en Extremo Oriente: Rusia, anteriormente a 1898, ya había mantenido negociaciones para el establecimiento de una base en la isla de Tsushima que fueron abortadas por los ingleses por el miedo que el Mar Amarillo pudiera quedar aislado de sus intereses. También intentaron comprar el puerto coreano de Masampo, cosa que fustraron los intereses japoneses en el sur de Corea.
    5. La concurrencia con los intereses mercantiles japoneses en la zona plasmado en el desarrollo del puerto de Dalny a partir de su ocupación por Rusia en 1898. Además del mantenimiento de una flota comercial en Extremo Oriente, y otra fluvial para comerciar en los ríos de Manchuria.
    6. Empresas paramilitares rusas en Extremo Oriente: Los intereses económicos rusos se implementaron por medio de empresas en Corea, Yalú y Manchuria para la explotación de minerales y maderas. Estas concesiones tenían un carácter que no era únicamente comercial, sino también político-militar a tenor de quien ostentaba la dirección (Teniente Coronel Madritoff y Capitán Bezobrazoff) y de los efectivos militares que se utilizaban para la protección de sus intereses.

      A raft on the Yalu River in North Korea, circa 1900. (Photo by Hulton Archive/Getty Images)

      A raft on the Yalu River in North Korea, circa 1900. (Photo by Hulton Archive/Getty Images)

Causas Políticas

  1. Los intereses japoneses en Corea venían desde los inicios de su apertura al mundo:
    • En 1876 se firmó el tratado entre Japón y una Corea independiente de China, por el cual se abrían al comercio con el Imperio Nipón tres puertos coreanos, mucho antes que a otros países occidentales (Inglaterra, Alemania y USA en 1882, Italia y Rusia en 1884, Francia en 1886)
    • En 1884 se promovió por Japón un golpe de estado en Corea que puso al frente de este territorio un gobierno afín.
    • En 1885 un pacto chinojaponés acordaba que en caso de problemas en Corea se actuaría conjuntamente por medio de fuerzas militares de ambos países.
    • La guerra chinojaponesa de 1894 tuvo su origen en la declaración de soberanía por parte de china de su territorio de Corea.
  2. El tratado de Shimonoseki de 1895 que dio fin a la guerra chinojaponesa de 1894. Japón, aparte de una cuantiosa indemnización de guerra, se anexionó territorios en la desembocadura del Yalú, la Peninsula de Liaotung (incluida la fortaleza de Port Arthur), la isla de Formosa y las islas Pescadores. Tres semanas después de la firma de este tratado Alemania, Francia y la propia Rusia declararon “preservar la integridad territorial de China”, obligando al abandono por parte de Japón de todas sus conquistas en territorio continental chino. Recibió a cambio un aumento en la indemnización a pagar por China.

    Tratado de Shimonoseki

    Firma del Tratado de Shimonoseki

  3. La debilidad política china y la ocupación por Alemania de Qindao en 1897, dio inicio a una desmembración del país. El miedo de que las negociaciones rusas para la adquisición de un puerto seguro en China no dieran su resultado o que fueran usurpados por otras potencias occidentales, propiciaron que una escuadra rusa ocupara Port Arthur y, posteriormente, se formalizara la entrega de la plaza a Rusia en forma de arrendamiento en 1898. La ocupación rusa de este enclave, que hacía apenas 2 años había abandonado Japón debido a presiones de la propia Rusia, creó un gran resentimiento en el Imperio Nipón. Ante estos movimientos de potencias occidentales no afines a Japón en la zona del Mar Amarillo, el gobierno japonés cedió a Inglaterra en 1898 el puerto de Wei-hei-wei que estaba en su poder desde la guerra chinojaponesa.
  4. Animadversión del propio Zar Nicolás II hacia los japoneses tras su visita al país en 1891 camino de Vladivostock para la puesta de la primera piedra del Transiberiano en esa ciudad, cuando fue atacado y herido en la cabeza por un samurai en la ciudad de Otsu. Nunca olvidó este suceso y guardó siempre un gran resentimiento al pueblo japonés.
  5. Alianzas de Japón y Rusia. El apoyo a Japón por Gran Bretaña, por el pacto anglonipón de 30 de enero de 1902 por el cual en caso de conflicto generalizado ambos países serían aliados. En el caso de Rusia el pacto de 1893 le unía a Francia, aunque sus fuerzas en conjunto no eran suficientes para enfrentarse a las inglesas, necesitaría de Alemania para que el enfrentamiento fuera equilibrado.

    Zar Nicolas II y Kaiser Guillermo

    Zar Nicolas II y Kaiser Guillermo

  6. Nicolás II, era un Zar débil de carácter y con problemas sociales en sus dominios. Una pequeña guerra reafirmaría su figura ante sus ministros y ante sus súbditos. Dentro de la política rusa podemos apreciar un giro en 1903 donde se apartó a la facción pacifista del gobierno (Witte/finanzas, Lamsdorf/exteriores, Kuropatkin/guerra) al crear el Virreinato del Lejano Oriente y dejándolo en manos del Gran Duque Alexeiev el cual únicamente debía de rendir cuentas ante el Zar.
  7. Creación en agosto de 1903 del Virreinato del Extremo Oriente, por el que se dejaron en manos del Gran Duque Alexeiev las negociaciones con Japón. Carente de experiencia diplomática, el Virrey era partidario de permanecer firme ante la potencia extranjera, no debilitando en ninguna manera la posición política de Rusia en aquellas tierras. En las negociaciones de septiembre de 1903, se estimaron las peticiones japonesas como ‘muchas e inadmisibles’. En la ronda de negociaciones de enero de 1904, justo antes del inicio de las hostilidades, estimó que las pretensiones japonesas eran ‘más presuntuosas que las primeras’, insistiendo en que se rompieran las negociaciones. Heridos en su orgullo y dignidad, los japoneses rompieron las relaciones diplomáticas con Rusia 2 días antes del inicio de la guerra.
The Varyag (L) and Korietz (R) steam out to meet the Japanese, as seen from the neutral warships

The Varyag (L) and Korietz (R) steam out to meet the Japanese, as seen from the neutral warships