9 de febrero de 1904: Segundo ataque a Port Arthur.


Al amanecer del 9 de febrero de 1904  ya se encontraban de vuelta las torpederas que habían realizado el primer ataque a la flota rusa anclada en la rada exterior de Port Arthur y que desencadenaría la guerra <enlace>. Togo, almirante japonés, no tenía noticia del resultado del combate por lo que ordenó al almirante Dewa que, con 4 cruceros rápidos, hiciera un reconocimiento del lugar.

Ukiuo-e Ataque a Port Arthur  (Fuente : Massachusetts Institute of Technology © 2006 Visualizing Cultures)

Ukiuo-e Ataque a Port Arthur
(Fuente : Massachusetts Institute of Technology © 2006 Visualizing Cultures)

Sobre las 0800 la pequeña escuadra de observación nipona se encontraba en las proximidades de Port Arthur, y pudo observar como la flota enemiga aún estaba anclada fuera de puerto. Se apreciaban una docena de grandes navíos de guerra, de los cuales tres o cuatro estaban escorados, y uno de ellos parecía hundido. Los rusos no parecían tener otra actividad aparte de los torpederos que patrullaban en las inmediaciones. Dewa comunicó por radio la situación a Togo, manifestando su opinión de rematar el trabajo iniciado la noche anterior. En los planes iniciales japoneses no se contemplaba un segundo ataque, aunque la ocasión era demasiado buena para dejarla escapar. Togo dio la orden :

Rumbo de ataque a las fuerzas enemigas. La victoria o la derrota dependen de nuestra acción. Que cada uno cumpla con su deber.

Acorazado Mikasa

Acorazado Mikasa

Lamentablemente Dewa, hizo sus observaciones a muy larga distancia, y no permaneció el tiempo suficiente para observar que los buques de la escuadra rusa se encontraban con las calderas prestas y aparejando para entrar en combate. Los cruceros Boyarin y Askold. habían sido mandados en descubierta y habían detectado a los buques de Dewa. A las 1015 el mismo Boyarin detectó al grueso de la escuadra japonesa, dando la alarma “El enemigo se aproxima”. Al poco tiempo llegaban noticias del Askold “El enemigo avanza con una gran fuerza”. Los fuertes y los puntos de observación también dieron la alarma. El almirante ruso Stark dio la orden de “formar línea de combate”, y a las 1100 la flota rusa se dirigió directamente contra el enemigo.

El acorazado japonés Mikasa fue el primero en abrir fuego a 8000 metros de distancia, siendo respondido por las baterías de costa, y seguido por el resto de buques. Pronto se desató un nutrido fuego cruzado.

Flota Japonesa en las inmediaciones de Port Arthur

Flota Japonesa en las inmediaciones de Port Arthur

A las 1120 la situación era crítica para los japoneses, su escuadra se dirigía directamente al desastre, adentrándose cada vez más en el rango de tiro de las baterías de costa. Togo decidió dar media vuelta, una maniobra muy peligrosa en esta situación pues exponía su flanco al enemigo. La operación se desarrolló con numerosos impactos, sobre todo en los buques que componían la formación de cruceros acorazados de Kamimura. Al ver que los japoneses les enseñaban la popa, los rusos se lanzaron en persecución del enemigo que huía, aunque al poco tiempo, viéndose fuera de la protección de los cañones de tierra regresaron a su base sin éxito.

bttl-pa

Batalla de Port Arthur (9/2/1904) Fuente: russojapanesewar.cm

 

De vuelta a puerto era el momento de hacer recuento: del lado ruso se habían sufrido 150 muertos, siendo alcanzados levemente los cruceros  Askold, Diana, Bayan y Novik. Del lado japonés hubo 90 muertos y, todos los buques principales fueron tocados aunque ninguno de ellos con daños serios. El resultado pudo haber sido mucho más grave, calificándolo como milagroso por Togo.

Vice almirante Togo

Vice almirante Togo

En resumen, los dos ataques realizados por los japoneses a la base rusa de Port Arthur el primer día de la guerra, no cumplieron su objetivo principal de destruir la flota enemiga, aunque sí la dañaron lo suficiente para conseguir una superioridad temporal en el teatro de operaciones que favoreció las operaciones de desembarco de tropas en la península de Corea.

Si quieres  saber más:

  • PIOUFRE, Gerard. La guerre ruso japonaise sur mer, Nantes: Marines édition, 1999
Anuncios

Ataque a Port Arthur del 8 de febrero de 1904


La noche del 8 al 9 de febrero de 1904 el grueso de la flota rusa del lejano oriente se encontraba fondeada en la rada exterior de Port Arthur. El inicio del conflicto armado se intuía inminente. La orden del Zar Nicolás II era clara, esperar a que los japoneses hicieran el primer disparo.

En contra de la opinión del Virrey Alexeiev, el vicealmirante Stark tomó unas ligeras medidas de autoprotección de la flota, se destacaron 2 destructores de vigilancia lejana, una cañonera a 10 millas,  así como dos cruceros mantendrían sus calderas con presión preparados para intervenir si fuera necesario. Los cañones de tiro rápido y tubos lanza torpedos permanecerían cargados, aunque lamentablemente para sus buques las redes antitorpedos no se desplegaron.

Vicealmirante Oskar Victorovich Stark

Vicealmirante Oskar Victorovich Stark (Fuente : wikipedia.org)

El día 8 a las 18:00 horas había oscurecido en Port Arthur, la flota japonesa se encontraba dispuesta para el ataque, el vicealmirante Togo, su comandante en jefe, envió la orden y 10 torpederos de las flotillas 1º, 2º y 3º se pusieron en marcha.

Atacad conforme a lo convenido.Ruego porque vuestro éxito sea completo. Banzai. Banzai. Banzai.

Si tuviéramos que poner un pero a esta acción, dos son los errores que remarcaríamos:

  • el primero, Togo dividió su fuerza de ataque,  otros 8 torpederos de las flotillas 4º y 5º se dirigieron al vecino puerto de Dalny a la caza de los navíos rusos que se pudieran encontrar allí, este fallo es achacable a los servicios de información japoneses, pues se suponía, erróneamente, que allí se encontraban 3 acorazados rusos.
  • El segundo error fue no destacar ningún navío para asegurar las comunicaciones de las fuerzas atacantes con el grueso de la flota, las noticias de lo ocurrido en las operaciones desarrolladas llegaron a Togo una vez terminadas, sin posibilidad de reaccionar en el momento. Esta vez no se aprovecharon los adelantos tecnológicos sino que se actuó con medios del siglo XIX.
Vice almirante Togo

Vice almirante Togo

Las tres flotillas encargadas de atacar Port Arthur se encontraban bajo el mando del comandante Asai. Dividió su fuerza de ataque en dos grupos: el primero compuesto por la 1º flotilla que él comandaba,  el segundo formado las flotillas 2º y 3º que atacarían a los barcos que se encontraran en la rada desde rumbos opuestos y convergentes. La hora para el ataque se fijó entre media noche y la 1:40 de la madrugada al fin de aprovechar el claro de luna llena.

Sobre las 21:30 la iluminación de varios proyectores, indicaron a Asai que la flota rusa no se encontraba totalmente desprevenida sino en un estado de ‘relativa’ guardia. Los japoneses se beneficiaron en ese momento de un banco de niebla que enmascaró la aproximación de las dos divisiones de torpederos. Veinte minutos más tarde se divisaron por la columna del comandante dos destructores rusos (Bestrachny y Rastoropny), se inició una maniobra de evasión ordenando que se apagara cualquier luz de navegación, su división parece que no fue detectada.

En la otra columna las cosas no fueron mejor. Cuando entraron en el campo de los proyectores rusos, el destructor Ikadzuchi redujo su marcha de forma brusca, el Orobo que le seguía le embistió con la mala fortuna que los daños producidos le obligaron a detener su marcha. Otro torpedero el Sazanami perdió su guía decidiendo continuar el ataque por su cuenta. La flotilla 3º intentando evitar a las patrullas enemigas se encontró aislada continuando su ataque independientemente.

Ukiyo-e : Gran ataque a Port Arthur por Kobayashi Kiyochika, 1904

Ukiyo-e : Gran ataque a Port Arthur por Kobayashi Kiyochika, 1904 (Fuente : ukiyo-e.org)

En el bando ruso sus buques destacados en vigilancia, tanto cercana como lejana, quizás no detectaron el ataque japonés o si lo detectaron no lo comunicaron pensando que era un nuevo simulacro de ataque realizado por sus propios torpederos, similar al realizado la noche de 27 de enero, donde se ordenó a unos cuantos destructores que realizaran maniobras de ataque nocturno.

A las 22:00 horas Asai se encuentra en posición para el ataque con sus cuatro torpederos, estaba claro que no había sido detectado por los rusos. Se detuvo y esperó que llegaran el resto de buques. A las 23:00 se iluminaron varios proyectores cuyos haces de luz pasaron cerca de los barcos japoneses. Asai temiéndose descubierto decidió no tentar más su suerte y se lanzó al ataque, a toda máquina se dirigió hacia los grandes acorazados rusos anclados frente a él, a 600 metros redujo su marcha y lanzó sus torpedos; en ese momento se unió al ataque el Sazanami perteneciente a la 2º flotilla que junto a los otros tres buques del grupo de Asai lanzaron sus torpedos entre 400 y 500 metros de sus objetivos. En la flota rusa se marcaron varios impactos.

Los japoneses se apresuraron a abandonar el lugar cuando empezaron a responder las baterías rusas, ningún barco atacante reportó daños.

IJN Sazanami

IJN Sazanami (Fuente : wikipedia.org)

La flotilla 3º había recogido al Oboro que había logrado reparar someramente sus averías, y cuando todos juntos se lanzaron al ataque fueron recibidos por un vivo fuego de la artillería rusa ya en alerta. Lanzaron sus torpedos a 1.500 metros, ninguno alcanzó su objetivo, por el contrario dos de los torpederos japoneses reportaron ligeros daños.

El crucero Novik, intentó la persecución sin éxito, tras 30 millas regresó a puerto con las manos vacias.

En Dalny las flotillas 4º y 5º no encontraron enemigos, solamente un barco repleto de refugiados japoneses.

Así terminó el primer gran ataque de torpedos de la historia, las condiciones ideales de mar en calma y visibilidad perfecta por la luna llena, los objetivos anclados y relativamente desprevenidos, culminaron con un éxito relativo; de los 19 torpedos lanzados solamente 3 alcanzaron su objetivo (acorazados Retvizan y Tsarevich, y crucero Pallada) causándoles daños poco serios.

Los motivos de este ‘fracaso’ en el ataque los hemos esbozado ya :

  • La mala información de que disponían los japoneses que les hizo desviar la mitad de los buques disponibles a Dalny.
  • La falta de coordinación en el ataque, primeramente en la aproximación debido a las patrullas rusas, y posteriormente en el ataque en sí, que hizo que las fuerzas japonesas atacaran escalonadamente, obligando a los últimos a lanzar sus torpedos a gran distancia.
  • La falta de precisión de los torpedos, los cuales en estos momentos se encontraban en unas fases muy iniciales de desarrollo. A parte que su eficacia se encontraba en esos momentos mitificada, lo que pudo contribuir a que el ataque no fuera todo lo ‘masivo’ que debiera.

Si quieres saber más :

  • PIOUFRE, Gerard. La guerre ruso japonaise sur mer, Nantes: Marines édition, 1999
  • Hace unas semanas realizamos un análisis más exhaustivo de los ataques realizados por torpederos a lo largo de la guerra ruso-japonesa y lo teneis aquí.